El otro congreso

julio 5, 2008

 

El otro congreso no es sólo el relato de anécdotas, chismes y otros avatares del cónclave socialista recogido en el blog del periodista andaluz Antonio Montilla. En ese sitio cuenta aquello que sucede entre bambalinas o se escapa a la crónica periodística impresa durante los tres días que dura esta encuentro. Muy recomendable (¿o casi obligatorio?) leer esa cara socarrana y oculta de la luna de esta reunión.

El otro congreso es el que se vive de noche. Cuando cae el telón de la agenda oficial, comienza la fiesta. Delegados, invitados y otros grupos de mal vivir se tiran a la calle a romper la noche. El protocolo de los congresos contempla esa válvula de escape. No hay cita que se precie que no lleve aparejado un buen sarao nocturno. La noche de Madrid ofrece sus encantos y la gente tiene ganas de dar rienda suelta al desenfreno. ¿A quién le amarga un cubata? 

Hay otro congreso, o quizá otra parte del congreso, que se vive también de noche. La liturgia socialista no cambia. Suele ser la madrugada del sábado al domingo el momento en que se materializa la composición de la nueva ejecutiva (en este caso, la federal, pero la historia se repetirá el próximo fin de semana en Granada en el congreso de Andalucía). Baile de nombres, sorpresas y presencias anunciadas. Toda a la hora de las brujas y los vampiros. Habrá que esperar y luego a proseguir con la juerga.

Anuncios