Y hoy al confesionario

Manifa aborto 1
Manifa aborto 2Manifa aborto 3

Esta riada de gente pía, beata y devota que se congregó en Madrid con la excusa oficial de oponerse a la reforma de la ley de interrupción voluntaria del embarazo tendrá que pasar hoy por el confesionario antes de la misa de doce. Hicieron caso omiso de algunos preceptos de su doctrina y ya saben que quien no cumple, puede arder en el infierno hasta el fin de los tiempos. La enorme masa humana acopió pecados como la mentira, la intransigencia o la agresividad. Actitudes antitéticas frente a la verdad, la tolerancia o la mansedumbre que preconizaba Jesucristo. Aunque algunos confirman día a día que una cosa es predicar y otra dar trigo.

Saltaba a la vista que la manifestación no estaba orientada contra la modificación de la norma vigente. La mayoría de los reunidos pidieron voz en grito la abolición del aborto. Tremenda hipocresía. La ley actual tiene unos cuantos lustros y nadie se ha movilizado en los últimos años para su derogación. Ni siquiera los oportunistas del PP, que al calor de las demandas de grupos ultras se han sumado ahora a la marcha y no movieron ni un dedo cuando pudieron hacerlo desde el Palacio de la Moncloa. Aparece José María Aznar junto a los extremistas provida cuando se cruzó de brazos durante sus ocho años de gobierno. Junto al grumete de las Azores se dejaron ver Ana Mato, Esperanza Aguirre o Jaime Mayor Oreja, todos ellos también miraron a otro lado en las dos legislaturas del PP y tenían galones para haber alzado la voz.

La manifestación por un mal entendido derecho a la vida era la tapadera para una nueva protesta contra el Gobierno. ¿Por qué tantas banderas españolas por las calles de Madrid? ¿Es que se es más o menos español si se está en contra o a favor del aborto? Uso maniqueo de los símbolos de todos para hacer una guerra miope y retrógrada. La derecha se cree que la roja y gualda es de su propiedad y olvida que es patrimonio compartido de más de 44 millones de criaturas nacidas en este sacrosanto país.

Fotos.- Efe y El País.