Un fiscal en apuros

mayo 30, 2017

El fiscal jefe anticorrupción, Manuel Moix, estaba más que tocado tras su papelón en la Operación Lezo, la investigación judicial que ha llevado a prisión preventiva, entre otros, a Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid y hombre de confianza de Esperanza Aguirre. Ya se pidió su dimisión o destitución fulminante tras la denuncia de sus subordinados de injerencias y obstáculos para que no pudieran realizar su labor investigadora de este caso de corrupción en la esfera del PP. Se atrincheró en su puesto con la aquiescencia del Gobierno de la nación y muy particularmente del ministro de Justicia, Rafael Catalá. Pues si su cabeza pendía de un hilo, hoy se ha conocido una noticia que lo pone de nuevo en el filo del precipicio. El diario Infolibre ha descubierto que Moix es propietario del 25% de una empresa de Panamá desde el año 2012. Este medio ha intentado hablar con el fiscal durante una semana para conocer su versión, incluso le envío un burofax, y éste dio la callada por respuesta. En cambio, a través de otro medio digital, Moix ha ofrecido su versión con inexactitudes y falsedades. Dice en su descargo que no ha podido disolver la empresa por problemas económicos de sus hermanos. Y estamos hablando de una 400 euros a escote. Si ya es inasumible que tenga una empresa offshore un representante del ministerio público, las explicaciones no tienen ya ni un pase. No por este último capítulo, sino por todo lo que arrastra, Moix no puede seguir ni un minuto más en su puesto. Él no piensa dimitir y el Gobierno mirará al tendido. ¡Qué país!

Foto.eldiario.es. Moix e Ignacio González.

Anuncios

El vendaval de la corrupción ha adquirido dimensiones de tsunami en el Partido Popular. La operación Lezo, por la que está en prisión Ignacio González y ha provocado la tercera dimisión en cinco años de Esperanza Aguirre, se suma a la larga de ristra de casos (Gürtel, Bárcenas, Púnica, Rato, Bankia, Brugal, Taula, Emarsa, Palma Arena…) que no sólo afectan a la dirección nacional sino a las de Madrid, Comunitat Valenciana, Murcia o Baleares. En todos escándalos se investiga la presunta financiación ilegal del PP y el enriquecimiento de ilustres representantes de la derecha patria. Si es gravísimo el uso y abuso del dinero público para el beneficio particular, no le anda a la zaga lo que hemos conocido en el transcurso de la operación Lezo sobre penetración del PP en distintas instancias para controlar los resortes del Estado, unas maniobras que suponen una adulteración de la democracia y un ejemplo nítido de corrupción institucional. Han trascendido cosas inaceptables que exigen explicaciones urgentes e incluso dimisiones.

  • El intento del fiscal jefe anticorrupción de boicotear el trabajo de los fiscales del caso frenando registros claves para el esclarecimiento del caso.
  • La reunión del número dos del Ministerio del Interior, José Antonio Nieto, en la propia sede institucional con el hermano de Ignacio González cuando la investigación judicial estaba ya en curso.
  • La confesión del juez Velasco reconociendo que se le está haciendo vida imposible y por eso pide irse.
  • La decisión del magistrado de poner micrófonos ocultos en el despacho del ex presidente de Madrid porque los investigados estaba recibiendo avisos del pinchazo de sus teléfonos.

Todo esto sitúa al PP ante un necesario ejercicio de refundación y al Estado en la obligación de cortar todos los tentáculos con los que el partido de Rajoy podría estar vulnerando las reglas del juego democrático.

Viñeta.- Miki&Duarte, en el Grupo Joly.

De susto en susto

abril 19, 2017

El Partido Popular no gana para sustos. Se estaba relamiendo las heridas por la citación de Mariano Rajoy como testigo en el caso Gürtel cuando se pone en marcha una operación contra la corrupción que acaba con la detención del ex presidente madrileño Ignacio González y diez personas más. El juez pretende desentrañar un catálogo de graves delitos por presunto desvío de muchos millones de euros públicos a través la empresa Canal de Isabel II. Lo del PP en Madrid es una charca con mucho fango, con grandes escándalos como Gürtel, Púnica.. y ahora se suma otro caso más: la operación Lezo. Desde el año 2003, cuando Esperanza Aguirre tomó el poder al asalto gracias al tamayazo, han desarrollado una gestión bajo sospecha cuyas excrecencias que estamos conociendo ahora. De momento, los dos hombres de confianza de Aguirre están bajo la lupa de la justicia: Francisco Granados, en prisión y González, detenido esta mañana. La pregunta es: ¿Cuándo asumirá responsabilidades políticas la ex presidenta? Ya son muchos sapos que tragar para esta charca. Todo lo que se investiga ocurrió durante sus mandatos. Mucho está tardando.

Y en la sede nacional de la calle Génova la preocupación ha aumentado varios grados, casi hasta la ebullición. Ya estaban noqueados por la citación de Rajoy y de buena mañana otro marrón. Es la primera vez que un presidente de Gobierno en activo en lo que llevamos de democracia ha de testificar ante los tribunales. Mucho ha tardado Rajoy en tener que dar explicaciones sobre los tejemanejes de Correa y su banda dentro de su partido. Hasta ahora ha ido esquivando ese mal trago y eso que el político gallego ha sido alto dirigente del PP en todo el tiempo que se investiga. Ya no se puede esconder más detrás del plasma. Tiene la obligación de decir toda la verdad de ese periodo turbio y responder a todas las preguntas. Rajoy debe colaborar con la justicia y decir todo lo que debe saber. Resulta impensable que no conociera lo que estaba pasando cuando, según se desprende de la instrucción judicial y de lo publicado en los medios de comunicación, fue el mandatario popular que recibió más sobres de la mano de Bárcenas. Y no olvidemos el famoso ‘Luis, sé fuerte’ o el disco duro machacado a martillazos. Por tanto, es más que lógica su presencia ante la Audiencia Nacional y el PP sólo se rasga fatuamente sus vestiduras. Se han de limitar a aceptar la decisión judicial. Les guste o no.

Viñeta.– Ricardo, en El Mundo.

Ensuciando la campaña

mayo 8, 2014

Los dirigentes nacionales del Partido Popular se despachan a gusto contra Andalucía. No es nuevo. Es una dinámica insultante que se acentúa en los periodos electorales. El turno le ha tocado hoy al reincidente Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid. El sustituto de Esperanza Aguirre asegura: “No queremos una Europa que se parezca a Andalucía“. Ataque directo y sin matices. Bien podría haber criticado al Gobierno de esta comunidad, pero a la derecha siempre se la va la mano con una tierra que ni quiere ni comprende. El pepero madrileño despotrica a lo grande y mira por dónde se ha comprado un ático exclusivo en una zona de lujo de la Costa del Sol. (Por cierto, una operación bajo investigación judicial que mantiene de momento imputada a su esposa). Algo tendrá esta tierra cuando la elige para sus estancias vacacionales. No será tan mala. Por supuesto, el PP andaluz calla y otorga, como siempre mantiene un silencio bochornoso.

Esta salida de tono no es casual ni fruto de un calentón. Es una parte sustantiva del juego sucio con que el PP afronta estas elecciones europeas. Saben en la sede nacional de la madrileña calle Génova que el resultado en los comicios del 25 de mayo no les será favorable en esta comunidad. Y por eso recurren a las malas artes y a los golpes bajos. Andalucía es una china en el zapato para el PP porque todos los días está demostrando que es posible hacer otra política, que se piensa y se trabaja para las personas, y esa realidad deja en evidencia la gestión de la derecha, que ha ensanchado como nunca la brecha de la desigualdad y que ha empobrecido a las clases medias y trabajadoras. Andalucía es ese testigo incómodo, ese aldabonazo que molesta al PP y que deja claro que existe un camino más justo para salir de la crisis.

El PP no quiere una Europa como Andalucía porque:

  • Aquí existe una sanidad pública, universal y de calidad y la derecha donde gobierna la privatiza y les arrebata derechos a los ciudadanos.
  • Aquí apostamos por las becas y contamos con las tasas universitarias más bajas mientras que ellos están rompiendo la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación con recortes, más obstáculos y la escandalosa LOMCE.
  • Aquí hacemos leyes para frenar el drama social de los desahucios y ellos recurren estas normas dejando a muchas familias en riesgo de perder su techo mientras ‘regalan’ 40.000 millones a los bancos.
  • Aquí atendemos a las personas en situación de dependencia mientras que ellos nos recortan 314 millones desde que llegaron al Gobierno y no cumple con su obligación legal de cubrir el 50% de la prestación.
  • Y los ejemplos serían infinitos…

La inmensa mayoría de los ciudadanos quiere una Europa que como Andalucía defienda el estado del bienestar y los servicios públicos; una Europa que haga políticas que favorezcan la cohesión social y que estimule el crecimiento económico y el empleo, especialmente para los jóvenes; una Europa que blinde la igualdad de oportunidades para construir una sociedad más justa y más eficiente; una Europa solidaria y que su principal objetivo sean las personas. En definitiva, una Europa que mire a Andalucía para hacer una política distinta a la desarrollada durante los últimos años.

Foto.– González y su esposa, Lourdes Cavero.

El PP, en el diván

julio 27, 2013

La confirmada renuncia de Pepe Griñán y la inminente llegada de Susana Díaz a la Presidencia de la Junta ha cogido al Partido Popular con el pie y el discurso cambiados. Si ya estaban descolocados desde el 25 de marzo de 2012, donde las urnas le infligieron un dolorosísimo revés, los últimos movimientos políticos en las filas socialistas han desnudado sus contradicciones, su inconsistencia (sólo tienen el monotema de los ERE) y el profundo desconcierto que reina en una organización con un líder interino que está deseando dejar el cargo y sin un recambio que le permita afrontar esta nueva travesía del desierto. La intervención de Juan Ignacio Zoido sobre la marcha de Griñán y el nuevo escenario político que se abre en Andalucía sería un filón para Freud. Sus palabras constituyen un reflejo de los temores y debilidades que afloran del subconsciente del jefe del partido de la oposición:

  • Pide un adelanto electoral. Han defendido una cosa y la contraria en menos de 48 horas. El secretario general de los populares andaluces, José Luis Sanz, defendía que un anticipo de los comicios no era bueno ni para Andalucía ni para la recuperación económica. Zoido cambia de tercio, contradice a su compañero y pisa un charco cuando su partido no tiene ni tan siquiera candidato y él ha mostrado públicamente sus preferencias por seguir como alcalde de Sevilla.
  • Critica el relevo en la Junta porque “no se pueden suceder unos a otros actuando con frivolidad”. Desconocimiento y uso interesado de las reglas del juego democrático, No plantearon ese escenario cuando Alberto Ruiz Gallardón dejó el Ayuntamiento de Madrid a Ana Botella, o cuando Esperanza Aguirre y Francisco Camps dimitieron como presidentes de las comunidad de Madrid y Valencia, respectivamente. Hoy, Ignacio González y Alberto Fabra ocupan la presidencia por idéntica fórmula que se hará en Andalucía. Sintomático y habitual doble rasero. Por cierto, él ejerce de jefe de la oposición por la dimisión de Javier Arenas tras su cuarto fracaso electoral. ¿Fue también frívola su sustitución?
  • Lamenta la “absoluta falta de respeto a sus instituciones y al Estatuto”. Desde las filas peperas se ha despreciado la carta autonómica andaluza negando, entre otras cosas, las inversiones recogidas en la disposición adicional tercera. El Gobierno de la nación no se siente concernido por el Estatuto que el propio PP apoyó en el Parlamento autonómico y en las Cortes Generales. Zoido, por supuesto, calla y otorga.
  • Justifica la convocatoria de elecciones “por la dignidad y el prestigio de Andalucía”. Produce cierto rubor la grandilocuencia de Zoido cuando desde el PP andaluz no se ha alzado nunca la voz contra los insultos y los estereotipos blandidos por la derecha nacional con la gente de esta tierra. Silencio vergonzante cuando nos han llamado vagos, analfabetos a los niños o apesebrados porque votamos por el “pitas, pitas“. Y un largo etcétera. Se ha echado siempre de menos la voz de los dirigentes conservadores andaluces afeando improperios injustos e injustificados contra el pueblo andaluz.
  • “Huida presionado por la corrupción”. El recurso del ‘Y tu más’ es tan patético como contraproducente e inútil. Usar ese argumento como arma arrojadiza demuestra tener poco más que ofrecer a la ciudadanía. La corrupción hay que combatirla venga de quien venga, no utilizarla para agredir al adversario político o para tapar la propia. Antes de dar lecciones a los demás, hay que dar ejemplo en su propia casa. Además, se intenta desprestigiar a una persona honesta, íntegra y ejemplar como Pepe Griñán.
  • La designación de Díaz ha sido “a dedo”. ¿Cuándo ha habido primarias en el PP? ¿Cuándo en ese partido se ha dado voz a sus afiliados? En el PSOE de Andalucía se ha desarrollado un procedimiento de selección de candidato abierto y participativo. Sólo una persona, Susana Díaz, ha conseguido los avales suficientes (más de 21.000 firmas, casi la mitad de la militancia), los otros tres aspirante no han recabado los apoyos preceptivos. En el PP, en cambio, el único método conocido es el digital y desde la altura. El propio Zoido fue elegido de esa forma desde la sede nacional de la calle Génova. A los militantes conservadores no se le da siquiera la opción de opinar. ya lo ha dicho el número dos de Zoido: “Rajoy ya tiene en la cabeza quién será el candidato“.
  • Habla de dos huidas de presidentes en Andalucía. Quizá se refiera a las de Javier Arenas: en 1996 cuando perdió sus segundas elecciones y se marchó a Madrid, o su reciente paso atrás tras acumular la cuarta tentativa fallida para presidir la Junta.

Mala memoria

enero 17, 2013

A Ignacio González se le había olvidado que había comprado un ático en Marbella valorado en 770.000 euros. Como si fuera un hecho tan cotidiano como adquirir la barra de pan o un litro de leche en el supermercado. Quizá para determinadas élites el ajetreo de la compraventa de inmuebles lujosos supone una actividad ordinaria. El repentino flash de memoria le llega justo el día en que muchos medios de comunicación informan de que una jueza de Estepona, a instancia de la Fiscalía anticorrupción, ordenara a la Agencia Tributaria investigar a quien corresponde la propiedad de ese dúplex de 500 metros en una urbanización exclusiva marbellí.

Rodrigo Rato tuvo un bloqueo mental el día en que compareció en los juzgados por el descalabro de Bankia. Sea por el mal trago o por el miedo escénico de pisar los tribunales, no recordaba todos los detalles que rodean su gestión en la entidad financiera intervenida por el Estado para salvarla de la quiebra. Hoy nos anticipa El Mundo que el vicepresidente del Gobierno en la etapa de Aznar ha enviado un escrito al juez que lleva el caso rectificando algunos extremos de su declaración. Ahora admite que si tenías negocios personales con el asesor que llevó la salida a Bolsa de Bankia. Con tanto trajín, negocios privados, idas y venidas de organismos internacionales, sueldos millonarios, fichajes de estrella de fútbol, ora Bankia, ora Movistar, es lógico que no se tengan frescos todos los detalles.

De otros se apoderado una súbita amnesia. ¿Quién es Luis Bárcenas? En el PP nadie conoce ahora al que fue su todopoderoso tesorero durante lustros. Y menos desde que se ha conocido que durante años ha tenido un capital en Suiza. Hasta 22 de millones distraídos del control del fisco y conseguidos de manera sospechosa. Esa información obra en poder del juez que investiga la trama Gürtel en la Audiencia Nacional. En la cúpula del PP se desentienden. Carlos Floriano, su secretario de organización, se encoge de hombros. A el ministro De Guindos le faltó preguntar Luis ¿qué? Años defendiendo la inocencia de quien ha llevado las finanzas peperas, pagando su defensa y dejándole ocupar un despacho cuando no era ya tesorero o dándole una salida con un escaño en el Senado. Hoy ya nadie se quiere acordar que todo este tejemaneje se gestó con Bárcenas en la sala de máquinas de la calle Génova.

Y lo que el viento se llevó. Palabras de María Dolores de Cospedal a modo de profecía autocumplida: “¿Vosotros os imagináis que de un presidente o presidenta del Partido Popular se hubiera sabido que ellos, algún familiar o sus predecesores del mismo partido tienen dinero fuera, lo han evadido, se han quedado con dinero que no era de ellos y que se hablara de cuentas corrientes en Suiza?”. Y contestó al auditorio que asentía: “¿A que yo ya habría tenido que dimitir?”.

Una recomendación para los desmemoriados: el tradicional consumo de rabillos de pasas o al más moderno método del braintraining.

Atentado injustificable

diciembre 28, 2012

Sin complejos. Los ultraliberales no se detienen ante nada. Ignacio González, delfín de Esperanza Aguirre y actual presidente de la Comunidad de Madrid, ha perpetrado el mayor atentado contra la sanidad pública jamás conocido. O lo que viene a ser lo mismo, ha puesto el patrimonio de todos al servicio del negocio privado y deja en el aire la igualdad de oportunidades en el acceso a la sanidad pública al romper la cobertura pública y universal. Unas consideraciones a vuelapluma sobre esta decisión tan injusta como injustificada:

  • Es una leyenda urbana que la sanidad privada sea más barata y más eficaz que la pública. En Estados Unidos y Holanda, dos países con un modelo similar al que abandera el PP, es mucha más cara, menos eficaz y discriminatoria. En EEUU la gente se muere en la puerta de los centros sanitarios si no tiene seguro. ¿Ése es el modelo al que nos conduce Mariano Rajoy?
  • Nadie apoya esta reforma dañina. Rechazo frontal de todos los sectores de la sanidad pública (y como los trabajadores en su conjunto protestan, el presidente tiene la ocurrencia de modificar la ley de huelga), toda la oposición en la Asamblea de Madrid y una inmensa mayoría de la sociedad (más de un millón de firmas contra el expolio recogidas en un tiempo récord).
  • Estrategia de la confusión. No todos somos iguales. Los barandas peperos se inventan mentiras como catedrales para justificar una decisión de raíz ideológica que rompe un modelo socialmente compartido y muy valorado. El Gobierno de  Madrid y el PP dicen que en Andalucía hay 17 hospitales privatizados. FALSO. Es una indecencia, una mentira burda, un invento infame. En Madrid seis hospitales y veinte centros de salud públicos, construidos y pagados con dinero público, es decir, patrimonio de todos, se han puesto en manos privadas. En Andalucía, todos los centros son públicos 100% y hay conciertos con 17 hospitales de propiedad privada que ofrecen unos servicios públicos universales. La diferencia es abismal. No es sano mentir a los ciudadanos con la sanidad pública.
  • Después de tantos recortes y deterioro de servicios públicos, a Ignacio González sólo le queda recortar la legislatura. Debería someter al escrutinio de la ciudadanía unas políticas que están acabando con el bienestar colectivo y los servicios públicos. Seguro que no se atreve a conocer la temperatura social.