Un gran marrón

En el PP se ha montado un lío gigantesco, un embrollo propio de un vodevil aunque el trasfondo es de extrema gravedad y puede tener serias repercusiones políticas. Voces, intrigas, amenazas, chantajes, bravatas, rebeliones, componendas, desprecios, traiciones… se amontonan en el interior del primer partido de la oposición en España. El escándalo Gurtel ha estallado y ha salpicado de metralla a toda la organización. No se salva ni el apuntador. Queda por definir al héroe de la obra en un guión por rematar, pero protagonistas y actores de reparto hay muchos.

A estas alturas de la película está claro que Ricardo Costa no se quiere comer solito el marrón y ha apuntado a la cabeza de su partido en este país y en su comunidad, que Francisco Camps está entre la espada de lealtad a la maltrecha autoridad del presidente nacional y la pared de la amenaza de Costa de tirar de la manta, que Mariano Rajoy manda menos que un sereno, que María Dolores de Cospedal está de los nervios, que Javier Arenas empieza a ahuecar el ala de la escena nacional atrincherándose en su terruño para intentar pasar desapercibido (y eso que buena parte de lo ocurrido se perpetra en su etapa de secretario general), que Eduardo Zaplana está afilando la faca para cobrarle a Camps viejas facturas, que Esperanza Aguirre pisa fuerte pese a los casi 400 contratos firmados por el Gobierno de Madrid con la red corrupta y deja en ridículo a Rajoy, que Manuel Fraga se preocupa de lo que hacen los demás y quizá de lo que aconteció en su época en Galicia, que el locuaz Esteban González Pons se ha quedado mudo, que Rita Barberá está descompuesta por dentro y compuesta por fuera con el bolso de Louis Vuitton regalado por los cabecillas de la banda, que al plurimputado Carlos Fabra le aflora una erupción de ética y se desmarca de los enjuagues en el entorno de Camps…

Faltan algunas secuencias más para desenredar este enmarañado ovillo… Ojo a la reacción airada de un Ricardo Costa que no se conforma con ser cabeza de turco. El siguiente paso ha de ser suyo después de perder esta mañana, con carácter temporal, su condición de portavoz en las Cortes valencianas y número dos en el partido. ¿Quién se comerá al final este gran marrón?

Foto.- El País. Camps, Rajoy, Mayor  Oreja, Ricardo Costa y Fabra (con gafas negras), en un mitin en Valencia durante la campaña de las elecciones europeas de 2009.