Argucia ramplona

julio 20, 2017

Hay gestos que sólo buscan desviar la atención o envolverse en la demagogia. La última pirueta de Cristina Cifuentes se zambulle en esos dos ámbitos. La renuncia de la presidente madrileña a disfrutar este año de vacaciones pretende un hipotético aplauso fácil de la opinión pública y tapar que su número tres está cada vez más cercado por la fiscalía anticorrupción y la investigación judicial. Ante el enésimo episodio que salpica a un dirigente del PP en la comunidad de Madrid, Cifuentes ha sacado el señuelo de quedarse sin vacaciones para conducir el debate político a un asunto menor y que los focos no estén sobre su consejero Jaime González Taboada. Regate corto, argucia ramplona que desde luego no va a engañar a nadie. Es tan insolvente su argumento que ha recibido la crítica unánime de sindicatos y otras fuerzas políticas. Y lo más llamativo es que hasta su compañera Fátima Báñez, a la sazón ministra de Empleo, le ha recordado que las vacaciones son un derecho de los trabajadores. La maniobra de la presidenta madrileña no merece perder ni un segundo en el plano jurídico y en el plano político se ha ganado el reproche por falaz y ventajista.

Foto.- Huelva Hoy.

Unanimidad contra Rajoy

julio 15, 2017

Los sindicatos han criticado unánimente y con contundencia el anuncio del Gobierno de la nación de recurrir la jornada de 35 horas de los empleados públicos de Andalucía. Coinciden con la Junta en que esta decisión supone una agresión a los trabajadores, al empleo y a los servicios públicos.

UGT considera lamentable la irresponsabilidad del Gobierno del PP al recurrir las 35 horas en el sector público andaluz. El PP, a su juicio, vuelve a atacar a Andalucía y a sus empleadas y empleados públicos con nuevos recortes, que suponen una vuelta atrás en la recuperación de derechos y en la estabilidad laboral.

CCOO sostiene que este recurso es “un ataque” y “una prueba de que el Gobierno y el PP no permiten que Andalucía recupere sus derechos”. Esta central sindical ha lamentado la reacción de Moncloa hacia una política positiva que, además de recuperar un derecho, suponía generación de empleo en servicios públicos que tomaban fuerza, por lo que la decisión del Gobierno representa “una vuelta de tuerca”.

CSIF subraya que ha habido poca sensibilidad del Gobierno con unos empleados cuyos derechos «han sido los más recortados desde el inicio de la crisis y que vieron la medida de la Junta como una devolución justa ante el esfuerzo y la dedicación para sostener los servicios públicos esenciales durante estos años».

Todos emplazan al PP de Andalucía a que pongan pie en pared ante el hachazo a los empleados y los servicios públicos de esta comunidad. Como siempre, el PP y Moreno Bonilla callarán sumisos.

Foto.- El País. Acuerdo firmado por la Junta, con Susana Díaz, y los sindicatos para recuperar derechos en la función pública.

Todos menos uno

junio 3, 2016

Estaban todos los que tenían que estar, todos menos uno: el Gobierno de la nación. En Antequera se dieron cita Junta de Andalucía, las corporaciones locales, sindicatos (UGT y CCOO), los empresarios (CEA) y las Cámaras de Comercio para reclamar la conexión de los puertos andaluces con los corredores ferroviarios europeos. La ausencia de representantes de la Administración central ante esta reivindicación de justicia resalta con más énfasis el agravio que sufre Andalucía en las inversiones ferroviarias. Mariano Rajoy castiga infraestructuras prioritarias como la Algeciras-Bobadilla, que multiplicaría el volumen de mercancías y empleo del mayor puerto de España, o la línea con Almería para dar salida a su gran producción agroalimentaria, mientras que favorece otras instalaciones portuarias con derramas multimillonarias.

Andalucía ocupa una posición geoestratégica que le confiere enormes oportunidades “al ser el nodo de paso de la principal ruta del comercio mundial”. Por ese motivo, todos los participantes del foro firmaron la ‘Declaración por el desarrollo de las infraestructuras logísticas, el crecimiento y el empleo’. Se trata de un compromiso para impulsar las infraestructuras logísticas de Andalucía a fin de fomentar las actividades industriales y el empleo. Pero esta apuesta por el desarrollo necesita inversión en la red ferroviaria. Así, las organizaciones firmantes exigen al Gobierno de España y a la Unión Europea que culmine la red ferroviaria transeuropea que contempla el eje Mediterráneo (Huelva-Sevilla-Antequera-Granada-Almería-Levante-Frontera Francesa), así como la conexión de Huelva con la Ruta de la Plata y el eje Central (Algeciras-Antequera-Córdoba-Linares-Madrid-Frontera Francesa). Ambos ejes interconectan en Antequera. Y se considera de especial prioridad la culminación de la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla.

Fotos.– Clausura del foro y mapa de la red ferroviaria transeuropea.

Ayudas y contradicciones

diciembre 15, 2014

Suelo definir a las hemerotecas como templos de las contradicciones. Son como una especie de Pepito Grillo que te martillea en el presente con las cuestiones del pasado. Hoy, Gobierno, patronal y sindicatos firman un acuerdo para poner en marcha una ayuda para parados de larga duración. La medida es oportuna e imprescindible. Con más de 4,5 millones de parados registrados (y 5,5 millones según la Encuesta de Población Activa), el Ejecutivo no puede mirar hacia otro lado, máxime cuando la protección social por desempleo cubre a poco más del 50% de los desempleados, la otra mitad no tiene nada que llevarse a la boca. Esta ayuda es de justicia y paliará el drama que están pasando muchas familias sin ingresos y sin expectativas de empleo a corto plazo. Llama, sin embargo, la atención que el Partido Popular impulse una medida que criticó cuando la hizo José Luis Rodríguez Zapatero. Antes fue un parche… para la derecha española, hoy hablan de gran acuerdo social. La contradicción no puede ser más exasperante. Pero lo importante no son los vaivenes de Rajoy y su equipo, sino una ayuda que supondrá un alivio para muchos hogares para las que la crisis no es cosa del pasado.

Devaluación de las pensiones

septiembre 14, 2013

En los cuartes generales del Partido Popular quizá quieren olvidar su falta de colaboración en la reforma vigente de las pensiones. El aspirante Rajoy apostó por la irresponsabilidad y se negó a colaborar con el Gobierno presidido entonces por José Luis Rodríguez Zapatero. En aquel momento se desentendió y ahora va a sacar la motosierra contra los pensionistas. El Gobierno del PP ha dado ya el primer paso para, usando la terminología de El País, devaluar las pensiones. Un reforma que impulsa sin consenso, de espaldas a la oposición y a los sindicatos y que conlleva un perjuicio a los beneficiarios actuales y para los futuros.

  • Para los que ya cobran la fórmula de revalorización (ya no es el IPC) que contempla la reforma (0,25%) supone una pérdida real de poder adquisitivo de todas las pensiones, año tras año.
  • Y las futuras porque las fórmulas que se establecen hará más difícil acceder a una pensión y su cuantía será menor que las actuales. Y a eso, claro, añadirán después la ya citada pérdida de poder adquisitivo anual.

En cambio, la reforma en vigor de 2011, que contó con el apoyo de los agentes sociales y económicos y que rechazó el PP, garantiza la sostenibilidad del sistema manteniendo las retribuciones por jubilación. La propuesta del Gobierno se hace a costa de los ciudadanos. Todos pierden con esta reforma del PP, muy especialmente los que tienen la pensión más baja y las mujeres. El Ejecutivo de Rajoy contribuye a aumentar las desigualdades. Una vuelta de tuerca más, sus recortes siempre tienen los mismos destinatarios: las clases medias y trabajadoras.

Oídos sordos

noviembre 15, 2012

Cientos de miles de personas en las calles no cambian un ápice la posición del Gobierno de la nación. Ni se inmutan: en el PP están vacunados contra el dolor y la angustia social. Es más, Mariano Rajoy se reafirma en sus perversas e injustas recetas, ésas que efectos tan ¿positivos? nos proporcionan, y se aferra a que Bruselas refrenda su política como el único camino posible. ¿Adónde queda la soberanía de España? En poco más de diez meses, lleva ya dos huelgas generales sobre su espalda y sigue haciendo oídos sordos al clamor social. Quizá sólo lea esos periódicos que han ocultado en sus portadas las multitudinarias manifestaciones que han salpicado toda la geografía española. Si las hubieran convocado la Conferencia Episcopal o el Foro de la Familia, habría tenido un despliegue informativo sin precedentes aunque sus asistentes no fueran más que un puñado de reaccionarios. Desinformado por los medios conservadores, Rajoy mantiene su hoja de ruta que ya nos ha situado en la frontera de los seis millones de acuerdo con la EPA y ha empobrecido severamente a las familias.

No basta el sufrimiento de la gente, se antepone unas órdenes que vienen de fuera al bienestar y al futuro de la inmensa mayoría de este país. Se prioriza la contabilidad y no a las personas. El Gobierno de la nación está en otra onda: está alejado de los ciudadanos, de espaldas a la realidad y no escucha. Rajoy se encuentra cómodo con lo que hace, está desarrollado su ideario, el viejo sueño de la derecha de quebrar el estado del bienestar y el modelo social basado en la igualdad de oportunidades que hemos construido en más de tres décadas. Este atracón ideológico que se están dando los barandas del PP lo padecen especialmente las clases medias y trabajadoras. Nos están dejando sin futuro. Como dice Máximo en su viñeta diaria en ABC: “La clase alta goza. La clase media sufre. La clase baja tirita“.

Viñeta.- Miki & Duarte, en los diarios del Gripo Joly.

Camino de la depresión

julio 20, 2012

Los españoles nos hemos echado a la calle contra los recortes del Gobierno de Rajoy. La gran movilización de ayer es la expresión de un profundo descontento de la sociedad española. Muchas familias están al límite, ya no aguantan más. Se ha escuchado un nítido y vigoroso ‘BASTA YA’ a una política basada en recortes de derechos y de servicios públicos que nos arruina día a día. La inmensa mayoría es consciente que por este camino acabamos en la depresión del país. La gente está harta de hacer sacrificios sin saber a dónde nos lleva y sin una mínima certeza de cuándo saldremos de esta maldita crisis. Está muy extendida la sensación de que todo este sufrimiento es inútil.

Ya estamos escarmentados: los recortes sólo llaman a nuevos recortes y la situación no es que no mejore, es que cada día está peor. Hace falta un cambio de rumbo, medidas de estímulo económico y otras decisiones que no penalicen a los de siempre. Además, los tijeretazos, tal y como los aplica este Gobierno de Rajoy, manifiestan una preocupante falta de equidad. Son injustos porque arremeten contra lo fundamental, que son los servicios públicos, que son la verdadera garantía de igualdad entre los ciudadanos. Y los esfuerzos recaen siempre sobre los mismos y, sin embargo, no se acometen de manera decidida medidas contra las grandes fortunas, el fraude fiscal o privilegios de algunos estamentos como la Iglesia.

No sólo es arbitrario en el reparto de los sacrificios, sino que el Gobierno es muy poco transparente. Resulta inaudito que los Parlamentos de Alemania, Holanda o Finlandia tengan más información que los representantes del pueblo español. Se hurta, por tanto, información a los españoles que tienen todo el derecho a saber. Se impone desde la Moncloa el oscurantismo y el ordeno y mando. Tremendo.

Viñeta.- El Roto en El País.