¿Máster regalado?

marzo 24, 2018

Cristina Cifuentes está viviendo por adelantado una particular semana de pasión, un camino al calvario al que le quedan aún muchos capítulos. Hasta ahora había sorteado con mucha fortuna el campo de minas de la corrupción del PP en la Comunidad de Madrid. Pero el escándalo del supuesto máster regalado le está haciendo mucha mella en su credibilidad. El alumnado de ese curso de postgrado asegura no haber visto nunca en clase a la presidenta madrileña en las aulas de la Universidad Rey Juan Carlos. No acudió “ni un solo día“, según testimonios recogidos por el medio que ha destapado el caso, eldiario.es. Un dato más que pone a Cifuentes en el disparadero y que dinamita su débil e inconsistente argumentación. Quedan muchos cabos sueltos que demandan una respuesta solvente o, al menos, verosímil por parte de la dirigente del Partido Popular:

1. ¿Cómo solicita el título sabiendo que tenía dos asignaturas sin aprobar y sin mediar una nueva matriculación de las mismas?

2. ¿Incitó para que en 2014 fueran modificadas en las actas las notas de las dos asignaturas que en el curso 2011/2012 reflejaban un ‘no presentado’?

3. Si como sostiene Cifuentes esas dos asignaturas, que suponían 27 créditos de un total 60 para obtener el máster, las aprobó en 2014, ¿por qué no muestra el apunte o el documento bancario del pago de la matrícula? En caso de no tenerlo, lo podría solicitar a la entidad financiera.

4. Entra dentro de lo posible que haya perdido el trabajo de fin de máster (TFM), pero se depositan varios ejemplares en el departamento universitario en papel y en formato digital. (Los que hemos realizado estudios de postgrado nos encargamos de realizar varias copias de la tesis o el TFM por temor a que se extravíe lo que tanto cuesta elaborar).

5. ¿Quién fue el tutor de Cifuentes para el TFM?

6. ¿Qué día y ante qué comisión evaluadora defendió la hoy presidenta madrileña su TFM? La defensa de este documento es un acto público y en la Universidad nadie recuerda su celebración.

7. Si la verdad estuviera de su parte, ¿por qué no exige a la Universidad que haga públicos los datos de su expediente académico?

Éstas son las cuestiones que tiene que aclarar cuanto antes la presidenta de Madrid. Si no lo hace, callando y otorgando, sólo debería responder a otra pregunta: ¿Cuándo piensa dimitir? Por mucho menos, en otros países europeos un cargo público habría presentado ya su renuncia. De momento, sólo se ha quitado de escena desde hace 48 horas aludiendo a su presunta gripe… A ver si escampa, pero tendrá que dar la cara y ofrecer pruebas frente a un escándalo tan mayúsculo.

Anuncios

Argucia ramplona

julio 20, 2017

Hay gestos que sólo buscan desviar la atención o envolverse en la demagogia. La última pirueta de Cristina Cifuentes se zambulle en esos dos ámbitos. La renuncia de la presidente madrileña a disfrutar este año de vacaciones pretende un hipotético aplauso fácil de la opinión pública y tapar que su número tres está cada vez más cercado por la fiscalía anticorrupción y la investigación judicial. Ante el enésimo episodio que salpica a un dirigente del PP en la comunidad de Madrid, Cifuentes ha sacado el señuelo de quedarse sin vacaciones para conducir el debate político a un asunto menor y que los focos no estén sobre su consejero Jaime González Taboada. Regate corto, argucia ramplona que desde luego no va a engañar a nadie. Es tan insolvente su argumento que ha recibido la crítica unánime de sindicatos y otras fuerzas políticas. Y lo más llamativo es que hasta su compañera Fátima Báñez, a la sazón ministra de Empleo, le ha recordado que las vacaciones son un derecho de los trabajadores. La maniobra de la presidenta madrileña no merece perder ni un segundo en el plano jurídico y en el plano político se ha ganado el reproche por falaz y ventajista.

Foto.- Huelva Hoy.

Falso debate (II)

febrero 4, 2017

Insisto: ante la demagogia, datos. No hay mejor forma de desmontar una mentira que contar la verdad. Este vídeo, que ofrece el balance del impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía en 2016, deja en evidencia la propaganda malsana del Partido Popular para favorecer a los que más tienen. Gracias a las exenciones que hace el PP en la Comunidad de Madrid las grandes fortunas se ahorraron 600 millones el año pasado por este tributo. La derecha siempre barre para los más poderosos.

Tarjeta roja

noviembre 29, 2016

No es extraño que en el Partido Popular se tenga una visión retrógrada sobre las mujeres. Es un partido que no se ha caracterizado nunca por trabajar por la igualdad real entre hombres y mujeres. El alcalde de Alcorcón, el muy reaccionario David Pérez, se despachó a gusto contra el feminismo hace un año en un foro católico. Ahora cuando emerge el escándalo habla de manipulación y mal entendido. Su opinión es meridianamente clara y ofensiva para un sector de la sociedad, a la que desprecia con epítetos intolerables. La reacción del PP ha sido de motor de gasoil: tardía, insuficiente y blandita. La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, no comparte estas palabras, hasta ahí podíamos llegar, y se ha limitado a pedir explicaciones a su compañero. No puede seguir ni un momento en su puesto una persona con un pensamiento tan cavernícola. Cifuentes tenía que haberle indicado la puerta de salida. Los paños calientes sólo sirven para reforzar a estos especímenes misóginos que siguen anclados a la Edad Media.

PD.– También se merece al menos tarjeta amarilla Pablo Iglesias por afirmar que la feminización de la política no se consigue con más mujeres en puestos de responsabilidad. El líder de Podemos involuciona cuando encasilla a las mujeres en el rol de madres-cuidadoras. Necesita actualizar su concepto de igualdad, se le nota un tono demasiado paternalista y decimonómico. Read the rest of this entry »

Error sobre error

noviembre 18, 2016

Lo más aconsejable cuando se mete la pata es rectificar y dar carpetazo al asunto. Cuando la soberbia se impone, se nubla la razón y se persevera en el error. Enrocarse en el patinazo suele empeorar la situación. Esto es lo que le ha pasado a la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes. No sólo desbarró gravemente cuando manifestó que los andaluces tenemos salud y educación gracias a los madrileños, sino que ya en frío profundizó en el yerro con argumentos peregrinos. Cifuentes, en lugar de envainársela, achacó el rechazo frontal a su desafortunado comentario por parte de la presidenta andaluza, Susana Díaz, a las aspiraciones personales de la socialista y al victimismo del PSOE andaluz. Olvida la presidenta madrileña que su ofensiva afirmación ha recibido la censura de todo el arco parlamentario en Andalucía, incluido su partido, el PP, aunque con la boca chica y con su presidente, Juan Manuel Moreno Bonilla, escondido esperando que escampe el tiroteo de fuego amigo, como bien han señalado algunos medios de comunicación.

Señora Cifuentes, sus palabras son de todo punto inaceptables. En primer lugar porque no se ajustan a la verdad. Andalucía es una de las comunidades autónomas más perjudicadas por la aplicación que hace el Gobierno de Rajoy del sistema de financiación: se dejan de ingresar a razón de 1.000 anuales. Además, en ese reparto cada madrileño recibe 109 euros más para sufragar los servicios públicos que un andaluz. Sin contar los beneficios que reporta a Madrid la capitalidad: más de la mitad de los ingresos extras que recibe es por su condición de capital. Lo más preocupante, sin embargo, es que pretenda enfrentar y dividir a los españoles. Su discurso se asemeja mucho al de los rufianes y compañía. Sólo le ha faltado decir que Andalucía les roba. Este tropezón con reincidencia pone en solfa su concepto de España. Menos golpes de pecho y paraguas con la roja y gualda y más defensa de la igualdad de los españoles. Se hace más patria cuando se pone por delante de todo el bienestar de los ciudadanos, de todos sin excepción. Y por cierto nadie la ha manipulado, señora Cifuentes, sus palabras de ayer fueron claras, clasistas e insultantes.

Foto.OKdiario.

Lapidario de la ansiedad

febrero 4, 2016

La aceptación por parte del socialista Pedro Sánchez del encargo del Rey para intentar formar gobierno ha acentuado el nerviosismo en el seno del Partido Popular. Los dirigentes dóciles y complacientes con la estrategia suicida y cobarde de Mariano Rajoy han destapado el tarro de las ocurrencias y han dejado caer alguna que otra barbaridad. Quizá sea una válvula de escape del malestar que no aflora ante un inmovilismo del presidente en funciones que los sitúa en la periferia del tablero político y sin opción a tocar bola. Cuando la ansiedad prende en una organización, se pueden escuchar desvaríos de tomo y lomo:

  • José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores en funciones

Me vi obligado a informar a mis colegas en Roma de que con un posible gobierno de coalición PSOE-Podemos, si prevalecieran las tesis del segundo, España podría ser el primer país que abandonase la coalición internacional en la que estamos todos empeñados. Como ven, no son cuestiones menores“. (Enlace)

Y se podía pensar que el jefe de la diplomacia era de los más moderados del gabinete. Recurrir al discurso del miedo constituye una manifestación nítida del estado de inquietud que se vive en las filas populares. Exagera el ministro ante la falta de argumentos. Sabe que el PSOE es el promotor junto a su partido del pacto contra el terrorismo yihadista. Con cosas tan serias, señor Margallo, no se juega ni se buscan réditos políticos.

  • Alfonso Alonso, ministro de Sanidad en funciones

“Esta mañana han salido los datos del índice de confianza del consumidor del mes de enero. Se desploman. Cae ocho puntos la confianza de los consumidores. Y 14 puntos, el índice de expectativa. Estamos viendo que la situación de incertidumbre empieza a calar en la población y […] abre riesgos para el futuro”.

Quiere achacar el ministro al aspirante socialista el mal registro contemplado en este indicador. El encargo lo recibió el 2 de febrero. El intento queda desmontado por las fechas. ¿No tendrá más que ver el retraimiento de los consumidores con la inacción del Gobierno en funciones, con la hibernación de Rajoy esperando a ver si escampa? Alonso se nos presenta como profeta del apocalipsis. (Enlace)

  • Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso

“Lo que no se compadece es un mes para una candidatura que podía estar ya negociando, que se presenta a ver si sale, lo que me parece frívolo, y lo ideal sería que el debate de investidura fuera el 16 de febrero”, decía. “Esta Cámara -añadía Villalobos- se merece ya un Gobierno, los españoles se merecen que el Congreso se empiece a preocupar por los problemas reales de los ciudadanos”. (Enlace)

Lo que no se compadece es que Mariano Rajoy haya declinado por dos veces el reto de formar gobierno y que haya estado esos más de 40 días pasados desde las elecciones atrincherado en la Moncloa y sin hablar con nadie. Llama la atención la complacencia con el jefe pusilánime y pasota y la presión al PSOE y a Pedro Sánchez cuando han asumido el reto de desbloquear la situación por la falta de arrestos de Rajoy.

  • Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid

“Vamos a intentar hacer todo lo posible para que en España no ocurra lo que entendemos que es muy malo para los ciudadanos españoles”. (Enlace)

No parece que Rajoy esté haciendo nada, tan sólo sestear y esperar a que caiga la breva. Discurso contradictorio con lo que está haciendo su partido y una nueva apelación al miedo. Más de lo mismo.

Viñeta.Ricardo en El Mundo.

Se va antes de que la echen

septiembre 10, 2014

Ana Botella ha anunciado su renuncia a repetir como alcaldesa de Madrid un minuto antes de que la echaran. Su calamitosa gestión había encendido las alarmas en los cuarteles generales del PP. Todas las encuestas certificaban su eventual derrota en caso de liderar la candidatura popular. El desfile de carteles alternativos era clamoroso: que si Esperanza Aguirre, que si Cristina Cifuentes, que si Soraya Sáenz de Santamaría. El ruido interno era ensordecedor ante un ambiente para nada ‘relaxing’ en las filas de la gaviota. Su suerte estaba echada porque la derrota de Madrid supondría un varapalo de los grandes para un PP afanado en dar un golpe de mano antidemocrático con una reforma electoral que busca aminorar sus daños en la inminente cita con las urnas.

Desde la sede nacional de la madrileña calle Génova le han diseñado una cuidada escenografía de retirada y nos quieren hacer creer que se va por decisión propia. No quedaba otra que preparar un simulacro. Por ser quién es, por los tentáculos alargados de José María Aznar o porque su salida por decisión política sería tanto como admitir el nefasto legado que deja en la ciudad. A una mala gestora se le ha ofrecido una salida digna. Para nada es una renuncia por sorpresa. El cambio de Botella estaba cantado… y decidido. Rajoy no pensaba arriesgar una debacle en Madrid. Por tanto, forzada jugada de ajedrez del PP para intentar frenar la sangría de votos en la capital de España.