El PSOE ganaría de nuevo las elecciones en Andalucía y aumentaría su distancia sobre el Partido Popular (hasta 17 escaños y 11 puntos) si hoy se celebrarán comicios en esta comunidad autónoma. Éste sería el resumen de una encuesta de Celeste-Tel que publican tres periódicos andaluces (Córdoba, Jaén y La Opinión de Málaga). El PSOE sería el partido más votado y obtendría un escaño más con respecto a las elecciones de 2015. Junto a los socialistas, el otro partido que mejora resultado es Ciudadanos, que pasaría de 9 a 13 escaños. El PP continúa perdiendo apoyo electoral y se quedaría con sólo 31 diputados. Podemos e IU también perderían representación parlamentaria. Este sondeo dibuja un escenario de estabilidad política. Y penaliza a las fuerzas que buscan la destrucción y se dedican exclusivamente a poner palos en las ruedas: Podemos y PP son los partidos que más rechazo generan al electorado y a los que más gente manifiesta que nunca votarían. La socialista Susana Díaz es la dirigente política mejor valorada y la que recibe la mejor nota con diferencia. La peor calificada es Teresa Rodríguez, de Podemos. También sale muy mal parado, Juan Manuel Moreno Bonilla, con una marca personal pésima y un apoyo al PP bajo mínimos.

Anuncios

El sainete de Podemos

diciembre 1, 2017

Sin encomendarse a sus compañeros catalanes, los comunes, Pablo Iglesias anunció ayer por sorpresa la decisión de Unidos Podemos de impugar ante el Tribunal Constitucional la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Como en un corral de comedias, entró en escena un Xavier Domènech despavorido por una proclama que rompe su campaña de la equidistancia en las elecciones del 21 de diciembre. Todo un sainete a apenas tres semanas de los comicios. Lo que no podían hacer los independentistas por falta de diputados en el Congreso se lo pone en bandeja la formación morada. Se necesitan 50 parlamentarios para presentar un recurso ante el TC.

Todo el mundo era consciente de los coqueteos de Iglesias y su troupe con los separatistas. Pero esta iniciativa indica bien a las claras del lado que está Podemos. La posición sobre Cataluña está abriendo un abismo entre Iglesias y sus votantes. Ya lo alertó una de las cofundadoras, Carolina Bescansa, pidiendo que su partido “hablara más a España y a los españoles y menos a los independentistas”. Su sugerencia, salta a la vista, ha caído en saco roto. La cúpula nacional de Podemos se ha abrazado al secesionismo. Cada día tiene más poder el ala más radical y antisistema.

Iglesias pretende retorcer la realidad. La aplicación del 155 fue la respuesta constitucional y políticamente adecuada a la declaración unilateral de independencia tras un referéndum ilegal. Y ante el disparate separatista, nada mejor que hable la democracia, que los ciudadanos voten… Aunque a Podemos le gusta más un referéndum de independencia que unas elecciones autonómicas. Qué perdidos están.

Un gran sinsentido

octubre 26, 2017

Versión reducida

Versión amplia

Decíamos ayer que Carolina Bescansa, una de las cofundadoras de Podemos, criticaba la falta de proyecto de su partido para España, que tenían que hablar más a los españoles y no sólo a los independentistas. He aquí un ejemplo de ese radicalismo irracional de la formación morada: un diputado andaluz de Podemos, Diego Cañamero, vocifera por la independencia en un acto de la CUP olvidando el marco legal que regula nuestra convivencia democrática. No tienen ni proyecto para España, pero tampoco para Andalucía. En esta comunidad están intentando pervertir el inmenso legado de nuestra lucha por la autonomía, el 4-D y el 28-F, para darle cobertura a los separatistas catalanes. Comparar la conquista de la autonomía andaluza dentro de la ley con lo que está ocurriendo en Cataluña es tanto como pisotear la verdad e insultar la inteligencia de los ciudadanos. Ésta es la triste aportación de un partido que ha perdido el norte. El sinsentido del populismo.

Torpedo interno

octubre 25, 2017

No hay peor cuña que la de la misma madera. Carolina Bescansa ha dejado al descubierto la deriva de su partido en el conflicto catalán: “Podemos debe hablar más a los españoles y no sólo a los independentistas”. Lo ha dicho una de las cofundadoras de la formación morada después de ser purgada como miembro de la comisión constitucional del Congreso de los Diputados. Ya sabemos la razón del castigo. Bescansa ha recibido el apoyo en su tesis de falta de proyecto de Podemos para España de Luis Alegre, otro confundador también represaliado por el pablismo por discrepante con la línea oficial. Podemos está jugando más en el terreno de la autodeterminación que en el de la Constitución.

Lo más desternillante es la salida de la portavoz parlamentaria y sustituta de Bescansa en la susodicha comisión. Irene Montero ha afeado a su compañera que exprese su opinión en público ante los medios de comunicación. ¿No eran éstos los próceres de la transparencia? ¿No eran éstos los que querían retransmitir por streaming todas las reuniones? Como recoge el dicho popular: ‘Justicia, señor juez, pero por mi casa no’. Qué pronto han envejecido estos adalides de la nueva política. Purga, oscurantismo y radicalismo ideológico. Menuda carta de presentación.

Reescribidores

octubre 20, 2017

Sirva esta entrevista como recordatorio de la historia de la lucha de Andalucía por la conquista legal de su autonomía, con el máximo nivel de autogobierno y en pos de la igualdad de todos los ciudadanos de este país. Ni más ni menos que nadie. Los lumbreras de Podemos, con Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez a la cabeza, están intentando retorcer la realidad y comparar la movilización andaluza por la vía constitucional con el procés de Cataluña. Ni de lejos el significado del 4-D y del 28-F tiene que ver con el independentismo. Este intento de reescribir la historia por parte de la formación morada produce bochorno. Sólo buscan tapar sus vergüenzas por su posición incomprensible ante la cuestión catalana. Las mentiras por muchas veces que se repitan no se hacen verdad. Ya no cuela ni la propaganda ni la posverdad.


Si la mayor crítica que han realizado a coro Partido Popular y Podemos a los presupuestos de la Junta de Andalucía para 2018 es que el Gobierno que preside Susana Díaz ha entregado el proyecto de ley 20 días antes del límite legalmente establecido, entonces es que vamos por el buen camino. Les resulta insoportable, y es una patología destructiva que se debían hacer mirar, que el Ejecutivo cumpla y lo haga con diligencia. Para cualquiera que actúe de buena fe, este ejercicio de responsabilidad y este mensaje de estabilidad sería bienvenido. Andalucía es la primera comunidad en contar con cuentas para el próximo año en un escenario convulso que ha llevado incluso al Gobierno de la nación a prorrogar los presupuestos generales del Estado por falta de apoyos políticos, una circunstancia que da aún más valor a que Andalucia tenga las suyas para 2018. Este acierto político de la Junta ha cogido con el pie cambiado a PP y Podemos, aliados habituales en el Parlamento autonómico. Inmersos siempre en la estrategia de cuanto peor, mejor, en su alianza antinatural, les ha caído la presentación de los presupuestos andaluces como un jarro de agua fría y los ha dejado si cabe más desnortados de lo que andan habitualmente. Esa mezquindad política les pasará factura. La oposición no se puede dedicar sólo a obstruir sin pensar en la ciudadanía.

Todos… ¿y el PP?

septiembre 4, 2017

Nos jugamos mucho en Andalucía ante la aprobación de un nuevo modelo de financiación autonómica. Hay un compromiso suscrito por Gobierno de España y comunidades autónomas de aprobarlo este año, y es que el vigente está caducado desde 2014. Está sobre la mesa el futuro de los servicios públicos y de nuestro autogobierno. Sabedora de esta realidad, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha mantenido una ronda con los dirigentes de los partidos para trabajar en una posición unitaria ante una nueva financiación justa y que distribuya los recursos suficientes para garantizar la igualdad, una reivindicación que ya habían compartido sindicatos y patronal la semana pasada.

A esta alianza por Andalucía se han sumado en líneas generales todas las fuerzas parlamentarias. El PP, consciente de su soledad en este asunto, se ha visto obligado a modular (al menos de boquilla) su discurso ante la contumacia de los datos. El último ejercicio presupuestario liquidado, el de 2015, se traduce en que cada andaluz recibe 104 euros menos que la media nacional, lo que en términos absolutos suponen unos 1.000 millones de euros. O dicho de otra manera, con la aplicación que hace del sistema de financiación el Ejecutivo de Mariano Rajoy no se envían los fondos correspondientes a 220.000 andaluces.

El agravio es evidente y Moreno Bonilla no ha tenido más escapatoria que apelar a un gran acuerdo nacional entre PP y PSOE. Una contorsión de urgencia ante quien siempre se ha puesto de perfil y no levantado nunca la voz ante la Moncloa. Lo que en el argot del rugby sería una patada hacia adelante para alejar el peligro. Sin embargo, empecemos por los cimientos, no por el tejado: lo primero es sellar un gran acuerdo en Andalucía para recibir los fondos que nos corresponden por derecho. Y los dirigentes del PP se tendrán que retratar, decidir si por una vez en su historia anteponen los intereses de esta comunidad o se pliegan sin decoro a las exigencias de su partido y a los compromisos de Rajoy. Ellos verán… Hasta ahora su actitud sumisa y genuflexa la rechaza la mayoría de los ciudadanos de esta tierra.