Reescribidores

octubre 20, 2017

Sirva esta entrevista como recordatorio de la historia de la lucha de Andalucía por la conquista legal de su autonomía, con el máximo nivel de autogobierno y en pos de la igualdad de todos los ciudadanos de este país. Ni más ni menos que nadie. Los lumbreras de Podemos, con Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez a la cabeza, están intentando retorcer la realidad y comparar la movilización andaluza por la vía constitucional con el procés de Cataluña. Ni de lejos el significado del 4-D y del 28-F tiene que ver con el independentismo. Este intento de reescribir la historia por parte de la formación morada produce bochorno. Sólo buscan tapar sus vergüenzas por su posición incomprensible ante la cuestión catalana. Las mentiras por muchas veces que se repitan no se hacen verdad. Ya no cuela ni la propaganda ni la posverdad.

Anuncios


Si la mayor crítica que han realizado a coro Partido Popular y Podemos a los presupuestos de la Junta de Andalucía para 2018 es que el Gobierno que preside Susana Díaz ha entregado el proyecto de ley 20 días antes del límite legalmente establecido, entonces es que vamos por el buen camino. Les resulta insoportable, y es una patología destructiva que se debían hacer mirar, que el Ejecutivo cumpla y lo haga con diligencia. Para cualquiera que actúe de buena fe, este ejercicio de responsabilidad y este mensaje de estabilidad sería bienvenido. Andalucía es la primera comunidad en contar con cuentas para el próximo año en un escenario convulso que ha llevado incluso al Gobierno de la nación a prorrogar los presupuestos generales del Estado por falta de apoyos políticos, una circunstancia que da aún más valor a que Andalucia tenga las suyas para 2018. Este acierto político de la Junta ha cogido con el pie cambiado a PP y Podemos, aliados habituales en el Parlamento autonómico. Inmersos siempre en la estrategia de cuanto peor, mejor, en su alianza antinatural, les ha caído la presentación de los presupuestos andaluces como un jarro de agua fría y los ha dejado si cabe más desnortados de lo que andan habitualmente. Esa mezquindad política les pasará factura. La oposición no se puede dedicar sólo a obstruir sin pensar en la ciudadanía.

Todos… ¿y el PP?

septiembre 4, 2017

Nos jugamos mucho en Andalucía ante la aprobación de un nuevo modelo de financiación autonómica. Hay un compromiso suscrito por Gobierno de España y comunidades autónomas de aprobarlo este año, y es que el vigente está caducado desde 2014. Está sobre la mesa el futuro de los servicios públicos y de nuestro autogobierno. Sabedora de esta realidad, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha mantenido una ronda con los dirigentes de los partidos para trabajar en una posición unitaria ante una nueva financiación justa y que distribuya los recursos suficientes para garantizar la igualdad, una reivindicación que ya habían compartido sindicatos y patronal la semana pasada.

A esta alianza por Andalucía se han sumado en líneas generales todas las fuerzas parlamentarias. El PP, consciente de su soledad en este asunto, se ha visto obligado a modular (al menos de boquilla) su discurso ante la contumacia de los datos. El último ejercicio presupuestario liquidado, el de 2015, se traduce en que cada andaluz recibe 104 euros menos que la media nacional, lo que en términos absolutos suponen unos 1.000 millones de euros. O dicho de otra manera, con la aplicación que hace del sistema de financiación el Ejecutivo de Mariano Rajoy no se envían los fondos correspondientes a 220.000 andaluces.

El agravio es evidente y Moreno Bonilla no ha tenido más escapatoria que apelar a un gran acuerdo nacional entre PP y PSOE. Una contorsión de urgencia ante quien siempre se ha puesto de perfil y no levantado nunca la voz ante la Moncloa. Lo que en el argot del rugby sería una patada hacia adelante para alejar el peligro. Sin embargo, empecemos por los cimientos, no por el tejado: lo primero es sellar un gran acuerdo en Andalucía para recibir los fondos que nos corresponden por derecho. Y los dirigentes del PP se tendrán que retratar, decidir si por una vez en su historia anteponen los intereses de esta comunidad o se pliegan sin decoro a las exigencias de su partido y a los compromisos de Rajoy. Ellos verán… Hasta ahora su actitud sumisa y genuflexa la rechaza la mayoría de los ciudadanos de esta tierra.

Una foto estimulante

julio 22, 2017

Varios diarios andaluces publican hoy una encuesta que vuelve a dar la victoria al PSOE en unas elecciones autonómicas en Andalucía. La distancia respecto al Partido Popular crece respeto a los comicios de 2015, superando los 10 puntos, y se dibuja un escenario parecido al actual. Además, la dirigente andaluza más valorada es Susana Díaz, muy por delante de Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) y aún más de Teresa Rodríguez (Podemos). Un sondeo es una foto fija de un momento político pero marca una tendencia y, sobre todo, en este caso ha de ser un estímulo para seguir trabajando. Vamos por el buen camino pero tenemos que redoblar esfuerzos y seguir revalidando que somos el partido de los andaluces.

Y vuelven a la carga. Podemos en Andalucía es, sobre todo, antiPSOE. Los dirigentes regionales de la formación morada le exigieron a Izquierda Unida a mediados de mayo que para avanzar hacia la confluencia tenían con romper con los socialistas en los gobiernos locales de esta comunidad. La reacción de IU fue de dignidad: reclamó su autonomía, algo así como en mi hambre mando yo. Luego la jefa de la franquicia, Teresa Rodríguez, se descolgó con que con el PSOE no pactaría “ni muerta”. Frase lapidaria de primeros de junio que deja muy claras cuáles son sus prioridades y sus intenciones. Ahora Rodríguez y su troupe vuelven a meterle presión a sus socios minoritarios. Le insisten en que si hay acuerdo con los socialistas que se olviden de seguir juntos. Lo que viene siendo un chantaje en toda regla. No sólo le faltan el respecto a sus camaradas, sino que demuestran de forma nítida y grosera su inquina hacia el PSOE. Darán muchos gritos con que son izquierdas pero en esta tierra sólo se les conoce por su animadversión socialista y por votar casi siempre en el Parlamento con la derecha. Por sus hechos los conoceréis y los juzgaréis.

Foto.El Mundo.

Arrebato antisocialista

junio 7, 2017

Una declaración que deja en evidencia el antisocialismo de muchos de los dirigentes de Podemos. Y Teresa Rodríguez es una de sus exponentes más refractarios a cualquier tipo de entendimiento con el PSOE. Sus palabras hoy en el debate sobre la situación de Andalucía se comentan por sí solas. En unos días pedirán apoyo para el numerito de la moción de censura a la mayor gloria de Pablo Iglesias. Parafraseando la famosa fábula de Valera, quien no te conozca que te compre.

Moción trampa

mayo 19, 2017

Podemos ha registrado ya su moción de censura contra Mariano Rajoy, un presidente al que nadie quiere pero al que los ciudadanos le han dado más votos (en la izquierda nos lo tendríamos que hacer mirar). Una maniobra política que no conducirá a ningún sitio y resumiría en estas cuatro claves:

1. Teatro. En nuestro ordenamiento jurídico las mociones han de ser constructivas con candidato y programa alternativos y contar con mayoría suficiente en el Congreso de los Diputados para prosperar. Ni la formación morada la ha consensuado con otros grupos ni los números salen.

2. Ego. Es una iniciativa a la mayor gloria de Pablo Iglesias. Sólo busca abrirse espacio a empellones para ganar protagonismo en lugar de apretar a Rajoy y al PP en unas semanas en las que el agua les llega al cuello. Prefieren desviar la atención por un titular que desgastar a la derecha en una semana en que se ha reprobado al ministro de Justicia, al fiscal general del Estado y al fiscal jefe anticorrupción por su inaceptable gestión de la operación Lezo, otro caso de corrupción que acorrala a la derecha gobernante.

3. Interferir en las primarias del PSOE. Esta moción, por el momento en que se produce, constituye un hito más de su agenda de intromisiones en un proceso democrático de otro partido. Para calentar, nañana harán una manifestación en la Puerta del Sol y si pudieran, como ha comentado con ironía Susana Díaz, votarían el domingo.

4. Contra la Constitución. En el texto de la moción se defiende la España plurinacional y se plantea que Cataluña pueda decidir libremente su futuro. Es decir, de forma directa se ataca al modelo de convivencia que nos hemos dado y que consagra nuestra Carta Magna.

Y todo esto cuando, por ejemplo, en Andalucía Podemos lanza un OPA hostil a Izquierda Unida para que rompa en los ayuntamientos con los socialistas y la jefa regional de la franquicia morada defiende que no hay que gobernar con el PSOE. Entonces, ¿para qué presentan esta moción de censura?

Foto.- Efe.