Apatía frente al paro

En Andalucía durante 2018 se redujo el paro en 126.200 personas y se registraron 118.600 ocupados más. Recuerdo estos datos de la Encuesta de Población Activa a colación de la previsión de creación de empleo consignada en el proyecto de Presupuestos de esta comunidad autónoma para 2019. Un texto elaborado por el Gobierno de derechas de PP y Ciudadanos, que tomó posesión el 22 de enero de este año y que baja los brazos a las primeras de cambio en la lucha contra el principal problema que tienen los andaluces: el paro. El Ejecutivo autonómico ha elaborado un texto que prevé una reducción del crecimiento de nuestra economía en cinco décimas (pasando del 2,5% al 2%) y una generación de sólo 60.000 puestos de trabajo. Esta cifra exigua y poco ambiciosa, jaleada por los terminales mediáticos de la derecha, representa la mitad del aumento del empleo registrado el año pasado y una décima parte de la promesa lanzada en campaña electoral por el actual presidente, Juan Manuel Moreno Bonilla. Los 600.000 empleos en esta legislatura el viento se los llevó. Como ya nos auguró tras llegar al cargo el hoy consejero de Economía, Rogelio Velasco,se trataba sólo de lenguaje electoral. A este ritmo el actual inquilino de San Telmo necesitaría 10 años para cumplir su palabra. Y esta falta de interés por contribuir a reducir el paro se confirma en una rebaja del 15% de las partidas destinadas para políticas activas de empleo en relación con el último presupuesto socialista. Toda una declaración de intenciones sobre sus prioridades. Han tirado la toalla sin más, casi con alevosía. Esa desgana y esa apatía no sintonizan con las urgencias de la ciudadanía. Este es el Gobierno del cambio a peor en éste y en todos los ámbitos de gestión.

Nuevos incentivos al empleo

Estas cuatro imágenes resumen los nuevos incentivos a la contratación y al empleo aprobados hoy por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. El Ejecutivo que preside Susana Díaz ha dado luz verde a medidas para la contratación indefinida y el fomento del empleo juvenil, con un presupuesto total de 74 millones de euros. Se establecen ayudas al empleo estable (8.000 euros para cada nuevo contrato indefinido), a la ampliación de la jornada laboral parcial (4.000 euros para los que se transformen en jornada completa) e impulsó al Bono de Empleo Joven (que eleva sus incentivos de 4.800 euros a 6.000 para los contratos a tiempo completo). Una iniciativa oportuna, necesaria y que ratifica la apuesta de la Junta por el empleo de calidad.

Siempre el ancho del embudo

La historia se repite. Una y otra vez. Y a los protagonistas no se les cae la cara de bochorno. Cuando se producen buenos datos de paro y creación de empleo en Andalucía, salen los dirigentes del Partido Popular y apuntan el registro positivo a las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy. Cuando la estadística ya no es tan favorable, achacan la responsabilidad a la Junta de Andalucía. Ayer se conocieron las cifras de paro correspondiente al mes de abril y Andalucía ha liderado en España el descenso del desempleo. Se han registrado 24.105 parados menos y 86.572 afiliados más a la Seguridad Social. Uno de cada tres parados menos en nuestro país y uno de dos ocupados nuevos es andaluz. Aplicando la tradicional estrategia del ancho del embudo, Antonio Sanz, delegado del Ejecutivo central en esta comunidad, sostiene sin ningún rubor que todo se debe a las políticas de Rajoy. Este trilerismo político, además de no engañar a nadie, deja en evidencia a aquel que lo practica. No cabe una lectura tan selectiva ni caprichosa de la realidad. El truco está ya muy visto.

Foto.- Expansión.

¡Qué previsibles son en el PP!

Hoy se ha conocido la encuesta de población activa del cuarto trimestre de 2017 y el cierre de todo el ejercicio. Los datos son buenos en España y muy especialmente en Andalucía. Se registran en el conjunto del país 471.100 parados menos y sólo en esta comunidad autónoma son 159.700 personas las que ya no están en desempleo. Quiere decir que uno de cada tres parados menos es de Andalucía. Además, es el territorio donde más empleos se han creado el año pasado: 126.400. Sin duda, hay aún muchas personas sin trabajo y sufriendo las secuelas de la crisis, sin olvidar el mucho empleo precario que existe y, en muchos casos, con condiciones indignas como consecuencia de la reforma laboral. Por tanto, no cabe ni en el conformismo ni lanzar las campanas al vuelo, sino entender esta EPA como un acicate para seguir reduciendo las listas del paro. Ni triunfalismo pero tampoco el derrotismo y la hipocresía del Partido Popular. Presentando Andalucía los mejores datos de España, han vuelto a hacer una lectura miope y rácana hablando de que “Susana Díaz se conforma con las migajas” o que el buen comportamiento del mercado laboral es gracias a la varita mágica de Rajoy. ¡Son tan previsibles! Cuando el paro aumenta ya está el PP responsabilizando en exclusividad a la Junta de Andalucía. Cuando disminuye el desempleo, todo es mérito del Gobierno. Ese maniqueísmo ramplón supone un insulto a la inteligencia de cualquier ciudadano. ¡Más altura de miras y menos demagogia, señores y señoras del PP!

Salud laboral

Cuando existe un problema, lo mejor es afrontarlo con determinación aunque la solución no dependa de uno mismo e implique a varios actores políticos, económicos y sociales. Los datos de siniestralidad laboral se han disparado en los últimos años en España y en Andalucía. Pero el Gobierno de esta comunidad autónoma ha tomado la iniciativa y ha lanzado hoy un acuerdo con patronal y los sindicatos para reducir los accidentes en el ámbito laboral. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha presentado la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud Laboral hasta 2022, un documento consensuado con los agentes sociales que conlleva una inversión de 59 millones de euros para conseguir la “siniestralidad cero”. Se trata de sensibilizar a todo el tejido productivo de que invertir, como ha apuntado Díaz, en “prevención y en seguridad de los trabajadores no es un coste, sino una apuesta que hace a las empresas más competitivas”. Andalucía cuenta con un tejido productivo con un 95% de pymes y se priorizará precisamente en las pequeñas y medianas empresas actuaciones de apoyo para mejora de la seguridad laboral. Ésta es una iniciciativa oportuna y necesaria.