Busque y compare…

Los datos hablan por sí mismos. La acción del Gobierno de Andalucía garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a la universidad. Casi 92.000 jóvenes se han beneficiado de la bonificación al 99% de las matrículas por aprobar los créditos en primera convocatoria, lo que viene a suponer la práctica gratuidad, apenas una tasa de seis o siete euros por curso. Una medida en la que Andalucía es pionera y que ha tenido una magnífica acogida por la comunidad universitaria. Este año se ha extendido a las enseñanzas artísticas superiores. Seguimos dando pasos para fortalecer nuestra educación pública.

76.558 razones

Hay medidas que suponen un antes y un después. La decisión de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, para que el alumnado universitario que apruebe tenga matrícula gratis (se le bonifica el 99%) ha supuesto una auténtica revolución en este ámbito académico. En su primer curso de aplicación se ha contado con una inversión pública de 29,1 millones de euros y ha beneficiado a 76.558 estudiantes. En esta comunidad se trabaja con el objetivo de hacer gratuitas todas las etapas educativas desde 0 a 3 años hasta la Universidad. Un paso importante en la línea de garantizar la igualdad de oportunidades y que define las prioridades de un gobierno progresista frente a los recortes y obstáculos que pone el Partido Popular a la educación pública.

Foto.- Ahora Granada.

Un gran acierto

La bonificación del 99% de las matrículas universitarias de los alumnos que aprueben ha tenido una excelente acogida en Andalucía. Una medida pionera que garantiza la igualdad de oportunidades, fortalece la educación pública y que, sin lugar a dudas, se acabará copiando en el conjunto de España. El PSOE de Andalucía explica de esta forma tan gráfica lo que representa esta política para las familias en nuevos derechos que amplían el estado del bienestar y en ahorro económico. Todo un acierto.

Un curso especial

Comienza el curso universitario (hoy ha tenido lugar el solemne acto de apertura) y lo hace de una forma muy especial en Andalucía. Estamos ante un año que viene marcado por la bonificación del 99% para los estudiantes que aprueben en primera matrícula. Esta medida, pionera en toda España, supone que en esta comunidad se cursa estudios universitarios a precio de una entrada de cine premiando el esfuerzo y el trabajo. Es un paso que marca un camino diferente y que garantiza la igualdad de oportunidades con una inversión pública de 30 millones.

La bonificación puesta en marcha por el Gobierno de Andalucía se aplica a los estudios de grado y a los másteres, tanto habilitantes (imprescindibles para ejercer una profesión regulada) como los no habilitantes. De esta forma, un estudiante con buen rendimiento podrá cursar el grado pagando prácticamente solo el primer curso (757 euros por los 60 créditos del año completo) y el máster, casi gratis. La medida está dirigida a todos los alumnos que cursen estudios en los centros propios de las universidades andaluzas y que no tengan la condición de becarios del Ministerio de Educación, que ya tienen las matrículas gratuitas. El impacto de la bonificación se está notando en la demanda de másteres, con 26.908 solicitudes hasta la fecha, lo que supone un 30% más que el año anterior, para un total de 20.850 plazas.

Además de la bonificación de matrícula, la Junta cuenta con otras medidas económicas orientadas a lograr un acceso igualitario a la educación superior. Se mantienen congelados por quinto año consecutivo los precios de los grados (en 12,62 euros) y se iguala a la baja el coste de los másteres habilitantes y no habilitantes (13,68 euros). Andalucía es la única comunidad autónoma en mantener los precios de los grados y másteres igual para todas las ramas del conocimiento. También se mantienen los precios de los doctorados (13,68 euros) y tutela académica del periodo de investigación (60,30 euros) y continúan otras medidas como el fraccionamiento de los pagos hasta en ocho cuotas, las exenciones a personas con discapacidad o víctimas de violencia de género o las becas para conseguir las competencias lingüísticas en un idioma extranjero.

Andalucía contará este curso con más de 207.000 alumnos distribuidos en las diez universidades públicas andaluzas, con una oferta académica compuesta por 439 grados, 499 másteres y 164 programas de doctorado, con la novedad del Grado de Cine y Cultura en la Universidad de Córdoba. La plantilla asciende a 16.700 docentes e investigadores y 9.600 profesionales de administración y servicios.

Buena acogida

Las universidades públicas andaluzas han recibido de manera satisfactoria la propuesta de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, de bonificar hasta el 99% las matrículas universitarias de los alumnos que aprueben. El Gobierno de Andalucía quiere extender la gratuidad de la educación pública hasta la Universidad. Para ello, los universitarios aprobados en primera matrícula en cada curso se verán bonificados en las del curso siguiente, de manera similar a como se ha venido haciendo con las matrículas de honor.

Esta medida premia el esfuerzo de los estudiantes y al mismo tiempo garantiza la igualdad de oportunidades. El universitario que pertenece a una familia de renta más baja se podrá beneficiar además de la beca.
Este sistema, que se asemeja al de Alemania o los países nórdicos, permite además que los becarios que hayan perdido su beca por razón del aumento de los requisitos académicos sobre las mismas, el fatídico medio punto que subió Wert hasta el 5,5, puedan seguir viendo bonificadas aquellas asignaturas o créditos que aprueben. Por tanto, es una garantía de continuidad en los estudios.

Las universidades públicas se verán compensadas por parte del Gobierno de Andalucía a través del modelo de financiación. La medida, según las primeras estimaciones, supondrá una inversión de unos 25 a 30 millones de euros y puede beneficiar a unos 30.000 alumnos al año.

Las matrículas más bajas de España

El Gobierno de Andalucía ha aprobado los precios públicos para las matrículas universitarias de grados y másteres para el curso 2016/17 y un año más son los más bajos de toda España. En comunidades como Madrid, Valencia o Cataluña se duplica o triplica el esfuerzo de las familias. En cambio, en Andalucía el Ejecutivo que preside Susana Díaz garantiza la igualdad de oportunidades y pone los estudios superiores al alcance de todos los jóvenes con independencia de la renta familiar. Aquí se apuesta por una educación para todos para hacer efectiva la justicia social y se renuncia a convertir las matrículas en una forma de financiar las universidades.

Bajando al detalle, para los grados el precio del crédito se mantiene congelado desde hace cuatro años en 12,62 euros, ajustado al mínimo que nos permite el Ministerio de Educación y, además, es único para todas las ramas del conocimiento. En cuanto a los másteres, mantienen también su precio el próximo curso y lo hacen tras varios años consecutivos de descenso, gracias también al esfuerzo realizado por las universidades para racionalizar el gasto. Así, Andalucía casi iguala la matrícula de grado y de máster habilitante (13,68 €), facilitando que sus estudiantes ejerzan cuanto antes estas profesiones reguladas.

La política de precios públicos en Andalucía forma parte de una estrategia global para blindar la igualdad de oportunidades. En esta línea, se favorece el fraccionamiento de la matrícula en hasta ocho pagos, un derecho de todo el alumnado, hay exenciones de pago para víctimas de violencia de género o los Premios Fin de Grado, se devuelve hasta el 70% de la matrícula a quién apruebe en convocatoria extraordinaria, se dan ayudas propias a las becas Erasmus (la Junta dedica tanto como el Gobierno del PP para toda España) y para obtener el B1 en idioma extranjero.

Foto.ABC. Aula de la Universidad Pablo de Olavide.

Distrito único

Uno de los cometidos de un gobierno es transmitir seguridad y tranquilidad a los ciudadanos. Y ese es el objetivo del acuerdo alcanzado por la Junta de Andalucía y los rectores en el marco de la Comisión Académica del Consejo Andaluz de Universidades para mantener el sistema de distrito único para el acceso a la universidad en la comunidad autónoma, a pesar de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Se mantiene un único sistema de acceso a todas las universidades públicas andaluzas y no que cada una de ellas fije sus propios criterios, como permite la fatídica norma elaborada por el Gobierno de España de la mano del pernicioso José Ignacio Wert. Así, se garantiza la igualdad de oportunidades y la transparencia en el acceso de los estudiantes a las enseñanzas superiores de grado y máster bajo el prisma del mérito académico.

La apresurada aplicación de la LOMCE ha dejado muchos cabos sueltos y ha generado mucha incertidumbre en la comunidad escolar. De esta forma, en el ejercicio de la autonomía previsto en la propia ley, Junta y rectores han dado un paso para aportar seguridad a los primeros estudiantes y sus familias, disipando todas las dudas que genera la LOMCE. Esta actuación implica que los jóvenes que han empezado este curso el bachillerato con el nuevo sistema educativo tienen la certidumbre del modo de acceso a la Universidad a través de selectividad y que sólo realizarán pruebas relacionadas con las asignaturas que cursan en bachillerato.

Con este acuerdo Andalucía vuelve a marcar el camino tomando decisiones que benefician a los estudiantes. Desde el primer momento, el Ejecutivo que preside Susana Díaz ha mantenido una postura crítica contra LOMCE por el fondo, muy perjudicial para la igualdad de oportunidades y lesivo contra la escuela pública, y también las formas con que se ha puesto en marcha, con prisas, sin consenso, sin financiación suficiente y alterando el sistema educativo, que es clave para la construcción de la sociedad mejor y más justa. Por eso, se Andalucía hemos articulado medidas para paliar esta ley regresiva y dañina, medidas como ésta de mantener el distrito único universitario, el rescate de la asignatura de Educación para la Ciudadanía o el blindaje de las enseñanzas artísticas.

Foto.gelannoticias.blogspot.com. La presidenta andaluza, durante la inauguración del curso universitario 2015/16 en la Pablo Olavide de Sevilla.

Buenas noticias

El Gobierno de Andalucía apuesta nítidamente por la igualdad de oportunidades. Y no lo hace con discursos sino con hechos. Los universitarios de esta comunidad se van a poder beneficiar de la sensibilidad del gabinete que preside Susana Díaz para favorecer que la educación siga siendo el ascensor social y que ningún joven con capacidad se quede sin estudiar por no contar con recursos económicos suficientes. El Consejo Andaluz de Universidades ha aprobado el proyecto de decreto de precios públicos y de titulaciones para el curso 2015/2016, un texto que incluye muy buenas noticias para los estudiantes de educación superior:

  • Los precios públicos de grado y máster a niveles próximos a los registrados en el curso 2011/2012. Andalucía ya estaba entre las comunidades con los precios más bajos y sin distinción por rama de conocimiento.
  • El precio de grado en el mínimo de la horquilla será 12,62 euros, que supone apenas 42 céntimos más que durante el curso 2011/2012.
  • El precio de los másteres descenderá en torno a un 16,5 %, pasando a 13,68 euros frente a los 16,41 del pasado año.
  • Se establecen nuevas medidas de exenciones de pago. Así, a las vigentes este curso (por matrícula de honor en Bachillerato, Formación Profesional de Grado Superior o durante la carrera, Premio Extraordinario de Bachillerato o FP, medallas de oro en olimpiadas científicas, etc.) se suma el caso de Premio Extraordinario de Fin de Grado, que otorgará el derecho a la exención total de precios durante el primer curso de otro título oficial.
  • Se reducirá hasta el 70% del coste del crédito para aquellos estudiantes que superen una materia en convocatoria extraordinaria (generalmente en el mes de diciembre) sin haber recibido docencia, o solo haberlo hecho parcialmente.
  • Se amplía de 5 a 8 los plazos en los que se puede abonar la matrícula.

Todas estas medidas suponen avanzar en la igualdad de oportunidades. Un paquete de apoyo a los estudiantes con menos recursos que no resiste comparación con lo que ocurre en otras autonomías. Y eso que Andalucía estaba ya por muy delante. Como dice el refrán, obras son amores.

Foto.Efe.