3.553 plazas

agosto 4, 2017

El camino se hace andando. El Gobierno de Andalucía hace camino marcando la diferencia en el fortalecimiento del estado del bienestar y de los servicios públicos. En el último Consejo de Gobierno no sólo se ha aprobado aumentar la plantilla docente de los centros públicos no universitarios, 2.676 profesores más para el próximo curso. También se ha dado luz verde a la oferta pública de empleo del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que hoy ya se ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Se sacan 3.553 plazas pasara 2017. Del total, 2.555 serán de turno libre, mientras que las 998 restantes se destinan a promoción interna. Andalucía lidera con mucha distancia en España la apuesta por el empleo público en el sector sanitario: en los últimos cuatro años las convocatorias han sumado 10.226 plazas. Un dato concluyente que confirma la apuesta del Ejecutivo que preside Susana Díaz por mejorar la calidad del sistema público de salud y por dar estabilidad a sus profesionales. En definitiva, por tener una sanidad que haga efectiva la igualdad de oportunidades ante la enfermedad de todos los ciudadanos.

 

 

Anuncios

Triste honor de Rajoy

julio 24, 2017

Se consuma el hachazo. El Tribunal Constitucional ha decretado la suspensión cautelar de la jornada de 35 horas semanales de los empleados públicos de la Junta de Andalucía tras el recurso presentado por el Gobierno de la nación. Mariano Rajoy acumula en su casillero el triste honor de haber arrebatado por segunda vez este derecho de los trabajadores de la Administración autonómica. Es una agresión a los más de 250.000 empleados públicos de la Junta de Andalucía, a los más de 7.000 nuevos empleos que se habían generado con las horas excedentarias y un desgaste innecesario al que se somete a los servicios públicos. Un ataque gratuito y autoritario cuando, al calor de esta polémica, el propio Ejecutivo ha planteado la posibilidad de volver a la jornada de 35 horas con los presupuestos generales de 2018. Sin duda, una reacción a remolque y que evidencia la mala conciencia que existe en Moncloa con una decisión que no cuadra con el discurso de la recuperación económica. El PP andaluz se dio cuenta que el recurso ante el TC le hacía pupa electoral y pidió con la boca pequeña, sin convición y de cara a la galería que no se aplicara la suspensión cautelar. Pero el presidente de la franquicia pepera andaluza, Juan Manuel Moreno Bonilla, no tiene fuerza en el seno de su partido, le echan tanta cuenta como al pito de un sereno. Como siempre, no es novedad, ha carecido del arresto para plantar cara con firmeza ante una decisión injusta que agrede a los empleados públicos. Ya estamos acostumbrados a una derecha que no tiene sensibilidad ni compromiso con Andalucía ni con su gente.

Foto.ABC de Sevilla. Firma entre la presidenta andaluza, Susana Díaz, y los sindicatos de las 35 horas y la recuperación de otros derechos arrebatos por el Gobierno de Rajoy.

No tienen arreglo

julio 17, 2017

El Partido Popular sabe que la decisión del Gobierno de la nación, de su jefe Rajoy sin ir más lejos, de recurrir la jornada de 35 horas de los empleados públicos les hace mella electoral y casa mal con su discurso grandilocuente de la recuperación económica. Por esta razón, han intentado a amortiguar este ataque a los derechos devueltos a los trabajadores públicos de la Junta, al empleo público creado y a los servicios públicos con argumentos peregrinos y retorcidos. Todo una cortina de humo de palabrería buscando tapar la fechoría del Consejo de Ministros. Han salido casi todos con el argumentario ortopédico y previsible de la manida “confrontación” y los que no lo han seguido han metido la pata hasta el corvejón. Es el caso del ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha sostenido con la suficiencia del teórico erudito que “en ningún país europeo los funcionarios trabajan 35 horas”. A través de Twitter, mi compañero Máximo Díaz-Cano le ha respondido con sarcasmo: “Francia, Portugal o Irlanda deben ser asiáticos”. Sonoro zasca. Y después de esta agresión a esta tierra y sus empleados públicos nos dicen que dejan las 35 horas en el sector público para 2018. ¿Por unos meses montan este disparate? Es que en el PP están desarbolados, van como pollos sin cabeza. Y siempre con la misma consigna: Contra Andalucía. No tienen arreglo.

Foto.EFE. Guindos y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Unanimidad contra Rajoy

julio 15, 2017

Los sindicatos han criticado unánimente y con contundencia el anuncio del Gobierno de la nación de recurrir la jornada de 35 horas de los empleados públicos de Andalucía. Coinciden con la Junta en que esta decisión supone una agresión a los trabajadores, al empleo y a los servicios públicos.

UGT considera lamentable la irresponsabilidad del Gobierno del PP al recurrir las 35 horas en el sector público andaluz. El PP, a su juicio, vuelve a atacar a Andalucía y a sus empleadas y empleados públicos con nuevos recortes, que suponen una vuelta atrás en la recuperación de derechos y en la estabilidad laboral.

CCOO sostiene que este recurso es “un ataque” y “una prueba de que el Gobierno y el PP no permiten que Andalucía recupere sus derechos”. Esta central sindical ha lamentado la reacción de Moncloa hacia una política positiva que, además de recuperar un derecho, suponía generación de empleo en servicios públicos que tomaban fuerza, por lo que la decisión del Gobierno representa “una vuelta de tuerca”.

CSIF subraya que ha habido poca sensibilidad del Gobierno con unos empleados cuyos derechos «han sido los más recortados desde el inicio de la crisis y que vieron la medida de la Junta como una devolución justa ante el esfuerzo y la dedicación para sostener los servicios públicos esenciales durante estos años».

Todos emplazan al PP de Andalucía a que pongan pie en pared ante el hachazo a los empleados y los servicios públicos de esta comunidad. Como siempre, el PP y Moreno Bonilla callarán sumisos.

Foto.- El País. Acuerdo firmado por la Junta, con Susana Díaz, y los sindicatos para recuperar derechos en la función pública.

Con alevosía y ‘estivalidad’. Así ha actuado el Gobierno de Mariano Rajoy anunciando un recurso contra la jornada de 35 horas semanales de los empleados públicos de Andalucía. Lo hace un viernes de mediados de julio cuando media España se encuentra de vacaciones. En esta comunidad, tras acuerdo con los sindicatos, se volvió a la jornada de 35 horas el 16 de enero de este año y seis meses después, y pese al soniquete incesante de la recuperación económica, el Partido Popular vuelve a recortar derechos de los trabajadores. No solo perjudican a los que verán aumentadas sus jornadas, sino que pone en peligro el empleo público que se había creado en Andalucía para cubrir dichas horas y desgastan unos servicios públicos en los que no creen. Muy del estilo del PP. Mucho discurso y fanfarria pero a la hora de la verdad sólo la pagan con los de siempre: los trabajadores y los que necesitan unos servicios públicos para estar en igualdad de oportunidades. Así se las gasta la derecha.

Miopía severa

julio 8, 2017

El Gobierno de Mariano Rajoy no considera la cultura un servicio público esencial. En este ámbito aplica de manera estricta las recetas neoliberales recortando presupuestos y limitando la reposición de vacantes producidas en la administración pública. Decisiones que ponen en riesgo o, cuando menos, en dificultad el acceso de los ciudadanos a la cultura. Y cultura no es sólo un derecho, una seña de identidad o el instrumento de enriquecimiento colectivo para construir sociedades más críticas y tolerantes. La industria cultural es, además, una oportunidad de generación de riqueza y empleo aprovechando el enorme potencial y talento que hay en este país. Por todo esto, cuesta entender esta obcecación del PP por poner trabas a la cultura, esa miopía severa que lleva a la derecha a desdeñar el enorme valor que aporta a una sociedad. Hago esta reflexión coincidiendo con el lanzamiento a bombo y platillo de una oferta de empleo público con más de 20.000 plazas que pasa de largo por este ámbito. Ya es hora de que la recuperación llegue también a la cultura y se la considere servicio público esencial. El lunes se lo plantearé al ministro en la Sectorial, que no se reúne, por cierto, desde 2015, si no me falla la memoria. A ver si cambian el paso… Sin cultura, viviríamos en la barbarie.

8.000 plazas

febrero 22, 2017

La Junta de Andalucía mantiene su hoja de ruta y convocará 8.000 plazas de empleo público en 2017. Esta apuesta firme permitirá seguir mejorando el funcionamiento de los servicios públicas, clave para la igualdad real de los ciudadanos, y permitirá a personas que llevan muchos meses preparándose encontrar un puesto de trabajo. Aunque sólo sea por estas dos razones, el Gobierno de la nación debe de dejar de meter miedo y no usar a los opositores como arma arrojadiza en el debate política. En Andalucía, las primeras oposiciones son las de cuerpo de maestros y no hay motivos para sembrar dudas sobre las 2.468 plazas que se ofertan en esta comunidad.

Desde el Ministerio de Hacienda se está intentando confundir a la opinión pública. La tasa de reposición no está vinculada a la prórroga presupuestaria. Es más, todos los escenarios posibles llevan al normal desarrollo de la oferta de empleo público prevista por Andalucía. Si hay Presupuestos Generales del Estado, la tasa de reposición se mantendrá al menos en el 100%. Si no hay nuevas cuentas, dicha tasa quedará prorrogada como mínimo igual que estaba en 2016. Habrá oposiciones sí o sí. Ante su incapacidad política para sacar adelante los presupuestos, el Gobierno de Rajoy está intentando coaccionar una vez más a las comunidades autónomas. Es un chantaje burdo que no tiene ningún sustento legal. Digan lo que digan los que intentan distraer y atemorizar a los opositores, la oferta pública de empleo en educación tiene toda la cobertura legal y todo el respaldo presupuestario.

Lo que tiene que hacer ya el Gobierno de la nación es eliminar cualquier límite a la tasa de reposición, como se exigió en la reciente Conferencia de Presidentes. Y que se plantee un proceso extraordinario de consolidación de empleo público para absorber las altas tasas de temporalidad e interinidad que la crisis ha dejado en el sector público. Debe ser un proceso coordinado en todas las CCAA para evitar un efecto llamada y proteger así a los profesionales que actualmente desempeñan su función en la administración andaluza.

Foto.Cadena Ser.