Mordaza y censores

La libertad de expresión se ha devaluado en este país en las últimas horas. La aprobación de la ley mordaza supone un retroceso a tiempos oscuros y nos aleja de los países de nuestro entorno. Qué antiguo y qué de derechas es el Partido Popular. Estos más de tres años de gestión de Mariano Rajoy se resumen en recortes y más recortes de derechos y libertades. El texto sólo responde a sus prejuicios ideológicos y no a las necesidades y demandas de la sociedad española. Hoy nuestro país ofrece una imagen más sombría. No es de extrañar que recién aprobada la flamante ley de Seguridad Ciudadana está ya recurrida ante el Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales. El PSOE rechaza el castigo como uso preferente y la instauración de un Estado Policial.

Y en esta línea de silenciar toda la crítica social se han conocido dos noticias que ejemplifican el carácter censor de la derecha. Lo llevan en su ADN. Mediaset, la empresa propietaria de Cuatro y Telecinco, ha destituido al periodista Jesús Cintora por presiones directas desde la Moncloa. No tienen bastante con la manipulación de los medios públicos, usando lo que es de todos para sus intereses particulares, sino que meten sus tentáculos en los privados. Está claro que al PP no le gustan las voces discordantes, las que no responden al argumentario que reparte a diario la gaviota mensajera. No parece tampoco muy democrática la instrucción de la dirección de RTVE restringiendo lo que difunden los empleados de TVE y RNE en sus perfiles profesionales de Twitter o Facebook. La corporación les prohíbe que publiquen cualquier tipo de noticia que no haya pasado antes el visto bueno del organismo oficial. Casualmente, esta orden coincide en el tiempo con la aprobación de ley mordaza. ¿Y dónde queda la libertad de expresión consagrada en nuestra Constitución? Pisoteada por los censores.

Recorte televisivo

A partir de las cero horas, nueve canales de TDT pasarán a negro. Una sentencia del Tribunal Supremo anula el procedimiento de adjudicación en 2010 y el actual Gobierno de la nación, según las empresas afectadas, se ha cruzado de brazos y ha dejado que se consume el cierre teniendo margen para remediarlo. Las dos principales plataformas españolas, Atresmedia y Mediaset, han lanzado una campaña muy dura contra la inacción del gabinete de Rajoy, una iniciativa corporativa inusual. Nuestra oferta televisiva que no era la panacea, será menos amplia y aún más pobre. Este recorte en las ondas nos privará de estaciones interesantes como La Sexta 3 (todo cine) o Xplora. También desaparecen Nitro, La 7, La 9 y AXN. No vamos a echar mucho de menos, sin embargo, los tres canales de teletienda que caen en esta operación calificada por los operadores como “atropello”. La pregunta es simple: ¿quién sacará beneficio de esto? Lo sabremos pronto. De momento, ya conocemos a los damnificados: los cadenas que pierden posiciones en el dial y, como siempre, los ciudadanos que contaremos con menos canales y que, además, tendremos que hacer una nueva resintonización de nuestras antenas a cargo de nuestros bolsillos.