Ya era hora

julio 5, 2017

Cuánto ha tardado el Gobierno de la nación en darse cuenta de que la recuperación y la mejora de la competitividad no se podía hacer recaer también en la espaldas de los trabajadores, deprimiendo sus condiciones laborales y sus retribuciones. Se han llevado años negando la realidad de que los salarios habían bajado durante su gestión cuando las estadísticas eran demoledoras. El peso de la masa salarial en la riqueza nacional ha decrecido en tres puntos, del 50% al 47%, desde la entrada en vigor de la cruel reforma laboral firmada por Mariano Rajoy. Ayer, se cayeron del caballo como Saulo, y se dieron cuenta que no se podía exigir más sacrificios a los trabajadores y plantearon un aumento de las retribuciones en la negociación colectiva hasta del 3%, Hasta la patronal CEOE, a través de su presidente, Joan Rosell, ha salido apoyando la medida. Han estirado el chicle todo lo que han podido hasta que la situación era ya insostenible. No podían vender su mantra de recuperación económica si ésta seguía sin llegar a los trabajadores. Un baño de realidad que esperemos que se concrete en beneficio de quienes más han sufrido los estragos de la crisis.

Anuncios

Programa de izquierdas

mayo 17, 2017

Susana Díaz ha presentado el documento de su candidatura para liderar el PSOE. Un texto que se convertirá en aportaciones a la ponencia marco que se debatirá en el 39 Congreso. Es un programa no sólo para fortalecer el modelo de partido sino es una propuesta de futuro para gobernar a España desde la izquierda, haciendo política útil. Se avanza hacia una mayor participación de la militancia y hacia liderazgos más compartidos pero sobre todo se propone dar respuesta a los nuevos desafíos y los problemas que aquejan a los ciudadanos tras siete años de crisis. Se propone la lucha contra la desigualdad y la pobreza, especialmente la infantil, desarrollar un quinto pilar del estado del bienestar para garantizar la inclusión social, la subida del salario mínimo un 6% cada año, un pacto educativo que consolide la educación gratuita desde los cero años hasta la salida de la Universidad, un crédito de 24.000 euros a interés cero para que los jóvenes puedan mejorar su formación o emprender un proyecto empresarial, favorecer la convivencia a través de avanzar a un modelo federal que respete la diversidad y las singularidades territoriales y garantice la igualdad de todos los ciudadanos, tal y como recoge la Declaración de Granada… Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en el siguiente enlace:

http://100por100psoe.com/wp-content/uploads/2017/05/PROPUESTAS-SUSANA-DIAZ.pdf

Mucho que reivindicar

mayo 1, 2017

El Primero de Mayo siempre es sinónimo de reivindicación. Y mientras que no se consiga derogar la reforma laboral del Partido Popular con más motivo. El Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho mucho daño a los trabajadores. Se necesita acabar con esta reforma infame y establecer un nuevo marco de relaciones laborales que recupere derechos de los trabajadores y la negociación colectiva, que combata la precariedad y los salarios de miseria que produce trabajadores pobres, que garantice mejoras en seguridad laboral (el índice de siniestralidad es insoportable), que consolide la igualdad en el trabajo y acabe la brecha salarial (no es asumible que una mujer cobre un 23% por el mismo trabajo). España no se puede permitir que los jóvenes no tenga oportunidades aquí. La generación mejor formada de nuestra historia no se merece salarios bajos, contratos precarios, que se les obligue a trabajar como falsos autónomos o que no les quede otra que irse fuera. Por tanto, en este Primero de Mayo, y tras una Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año que no ha sido tampoco muy halagüeña en España, tenemos mucho que reivindicar más que celebrar.

Foto.20 minutos.

100 días en blanco

febrero 9, 2017

Los primeros 100 días de este nuevo Gobierno de Mariano Rajoy han sido decepcionantes para Andalucía. Un auténtico fiasco,  100 días en blanco para esta comunidad. Sólo se ha registrado un avance en algunas cuestiones porque el Ejecutivo en minoría ha estado forzado por la nueva realidad parlamentaria y fundamentalmente por la oposición útil del PSOE se ha conseguido subir un 8% el salario mínimo, paralizar las reválidas, impulsar la propuesta de los sindicatos de renta mínima para los parados, que se esté negociando un pacto de estado contra la violencia de género o aprobar medidas para paliar la pobreza energética. Dicho esto, y en relación con Andalucía, en este periodo nos hemos encontrado algunas buenas palabras y ninguna buena acción. Antes al contrario, desde el Consejo de Ministros se han tomado decisiones que claramente suponen un agravio y un castigo para tierra.

En materia de infraestructuras, se han producido con nuevos episodios de discriminación que se suman a la lista de los últimos cinco años. El Gobierno está demorando con intenciones dañinas inversiones fundamentales para esta comunidad. Dos ejemplos sangrantes:

  1. Nuevo revés para la Algeciras-Bobadilla. Desde que llegó a la Moncloa el PP ha castigado sistemáticamente al principal puerto de España, que es el de Algeciras. Mientras el Gobierno ha dedicado a la conexión férrea del Mediterráneo hasta Murcia 6.000 millones a la de Algeciras apenas 50 millones. Y encima ahora nos enteramos que tiene que devolver dinero a Europa por no haber ejecutado este proyecto estratégico para Andalucía. Es imprescindible para el desarrollo económico que los corredores europeos lleguen esta comunidad y no se quede aislada de Europa.
  2. Otro retraso más para el AVE a Granada. Lleva Granada casi dos años incomunicada por tren y el Ministerio de Fomento ha vuelto a posponer hasta bien entrado 2018 el restablecimiento del servicio. Rajoy dejará tres años esperando a los granadinos el ferrocarril, viviendo una situación propia del siglo XIX. Y otro tanto le ocurre Almería, con la Mesa de Infraestructuras exigiendo al jefe del Ejecutivo que cumpla con el transporte férreo de viajeros y mercancías.

Además, se ha conocido un dato muy preocupante. En Andalucía la obra pública ha bajado un 22% en 2016 por la caída de la inversión del Estado. Junta y corporaciones locales, por el contrario, han cumplido aumentando sus partidas. La denuncia proviene de la patronal de la construcción Fadeco. Y lo que es peor, los propios empresarios hablan de discriminación a Andalucía para favorecer a otros territorios. Terrible conclusión… ¿Pero cuándo la derecha ha querido o demostrado sensibilidad hacia esta tierra?

Mientras que se negocia y acuerda un nuevo sistema de financiación, el Gobierno no lanza ninguna respuesta para hacer frente al perjuicio que produce a Andalucía la aplicación del actual modelo. El Gobierno guarda silencio sobre la propuesta de condonar parte del Fondo Liquidez Autonómica (FLA) a las CCAA que están peor financiadas, entre ellas Andalucía, que recibe 1.000 millones menos al año respecto a la media. Tampoco ningún compromiso para corregir ya el incumplimiento flagrante de la ley de Dependencia. El Gobierno tiene que respetar la ley y aportar 50% de la inversión. Ahora la relación es de 80 por parte de la Junta y 20 del Gobierno. Hay que avanzar ya hacia un pacto de Estado para blindar este cuarto pilar del estado del bienestar.

Continuamos sin noticias del plan especial de empleo para Andalucía. ¡Cómo el Gobierno se puede desentender de la principal preocupación ciudadana y no dar ni una sola explicación convincente! Y esperemos que no recurra finalmente la jornada de 35 horas de la que ya disfrutan unos 270.000 empleados públicos de la Junta  Andalucía. Sería una agresión gratuita a los trabajadores públicos y a una medida de justicia.

En definitiva, 100 días que no han supuesto un nuevo tiempo en la relación del PP con Andalucía. Mucha romería de ministros, mucha declaración de boquilla, pero a la postre ha tratado a Andalucía como siempre: con desprecio y marcando distancias.

Foto.- Ideal.

Llevar la iniciativa

diciembre 2, 2016

Suma y sigue. El PSOE ha arrancado al Gobierno del Partido Popular un aumento del salario mínimo interprofesional para 2017. El mayor incremento de esta referencia salarial en los últimos treinta años: un 8% más y pasará de 655,2 euros al mes a 707,6. Éste ha de ser sólo el primer paso hasta conseguir de forma escalonada situar el SMI en el 60% del salario medio neto, como recomienda la Carta Social Europea. Por tanto, este logro conseguido por la presión socialista merece ser reconocido, supone un salto cuantitativo y cualitativo para avanzar hacia una dignificación de las condiciones salariales, y no se entiende la pataleta de Pablo Iglesias y otros cuates de Podemos por una medida que es positiva y que beneficia a los trabajadores. Tiene tanto afán de protagonismo el líder morado que no soporta estar fuera de los focos. La rabieta pueril del jefe de Podemos tiene mucho que ver con la capacidad de iniciativa que está demostrando el PSOE haciendo oposición útil y ya con resultados tangibles. Los socialistas han conseguido frenar la nefasta LOMCE y eliminar las reválidas, el impulso a un Pacto de Estado contra la violencia de género, el inicio del trámite para derogar la ley mordaza (Ley de Seguridad Ciudadana), una décima más de margen déficit para las comunidades autónomas (más dinero para sanidad y educación) y hoy el alza del salario minuto. Como diría el castizo, obras son amores… El griterío de tintes populistas se lo lleva el viento y no soluciona los problemas de la gente.

Una ministra que levita

noviembre 30, 2016

Pasan los días y la ministra de Empleo no se ha desdicho. Sostuvo sin sonrojo Fátima Báñez que nadie en España cobra por debajo el salario mínimo interprofesional (655 euros al mes por una jornada laboral completa). Ocupar una cartera ministerial exige rigor, prudencia y conocimiento de la realidad. La política onubense, será por sus curiosas conexiones marianas, levita más que pisa el suelo. Son muchos los casos de trabajadores que se contratan a tiempo parcial y, sin embargo, hacen una peonada maratoniana. La ministra dijo en el Congreso de los Diputados que si alguien conoce un caso de salario inferior, que lo denuncie porque es ilegal.

Me pareció muy oportuna la réplica de la periodista Soledad Gallego Díaz: “Dado que no son uno ni dos, sino que seguramente hay varios miles de jóvenes que se encuentran en esa situación, uno se pregunta por qué no se encarga ella misma de llevar la denuncia al nuevo fiscal general del Estado para que realice una investigación, contando con los servicios de inspección de su propio ministerio. Es posible que la señora Báñez no alerte a los inspectores para que se lancen a perseguir ese delito porque cree que no existe, pero está equivocada y debería prestar más atención a lo que le cuentan los representantes de otros partidos que están probablemente más en contacto con esa realidad“.

Lo cierto es que la reforma laboral no sólo ha arrebatado derechos sino que ha precarizado el empleo y ha desplomado los salarios. La estadística oficial no engaña: uno de cada tres ocupados cobra menos de 300 euros. La reforma laboral está empobreciendo a los trabajadores. La grandilocuencia de la ministra supone una falta de respeto a los miles de familias que tienen dificultades para llegar a final de mes. Apenas 24 horas después de este desbarre, el Gobierno aceptaba la petición de partidos como el PSOE y Podemos y de los sindicatos de elevar el salario mínimo. Ahora que el gabinete de Mariano Rajoy carece de mayoría absoluta se abre la oportunidad de cambiar esta perniciosa legislación laboral y recuperar derechos de los trabajadores.

Cláusulas sociales

octubre 10, 2016

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha firmado con los sindicatos UGT y CCOO y la Confederación de Empresarios de Andalucía la inclusión de cláusulas sociales en los contratos de la Administración autonómica. Andalucía da hoy un paso muy importante en la línea de garantizar un empleo digno, estable y de calidad. Se trata de que la Junta, la mayor empresa de la comunidad, busque a través de los contratos públicos construir una sociedad más decente en lo laboral, más justa en lo social y más sostenible con el medio ambiente. A partir de ahora, en la adjudicación de los contratos de la Junta se va a valorar a aquellas empresas que sean social y medioambientalmente responsables y que, especialmente, apuesten por el empleo de personas pertenecientes a colectivos con dificultades y por acciones medioambientales sostenibles.

Para ello, se ha elaborado una amplia guía de cláusulas sociales a través del diálogo social con empresarios, sindicatos y también con colectivos del tercer sector que regirá en los criterios de contratación del Gobierno andaluz, dando así cumplimiento a otro de los compromisos de investidura de Susana Díaz. Estas cláusulas sociales persiguen tres objetivos concretos:

  1. Consolidar un tejido empresarial sostenible, con un fuerte compromiso social y medioambiental. Se pretende que en Andalucía haya más empresas, pero empresas comprometidas, socialmente responsables, que a la larga son las más competitivas y las más duraderas en el tiempo.
  2. Mejorar las condiciones laborales de las personas que trabajan en las empresas que contratan con el Gobierno andaluz. Es decir, mejorar su calidad laboral a través del respeto a sus condiciones salariales, pero también a través de mejoras que tienen que ver con la conciliación, el cuidado de los hijos y el reconocimiento y promoción de las personas con discapacidad.
  3. El tercer objetivo es el medioambiental. Contra el cambio climático se lucha con grandes declaraciones y acuerdos internacionales. Pero también en el día a día de las empresas y los ciudadanos. La Administración debe servir como ejemplo y avanzadilla en este cambio en las formas de producir y de consumir, de forma que apostemos por una sociedad sostenible.

Entre las medidas pioneras que se ponen en marcha con esta guía destaca que se rescindirá el contrato a cualquier empresa que contrate con el Gobierno andaluz si está dos meses sin abonar el salario a su plantilla. Otra novedad: se primará la contratación con aquellas empresas que incluyan en sus ofertas medidas de conciliación de la vida familiar y profesional que vayan más allá de lo que establece la Ley de Igualdad. Y se valorará más en los contratos públicos a aquellas empresas que se comprometan a subscribir acuerdos de colaboración con el tejido asociativo local en acciones de interés social y comunitario, o que se comprometan a subcontratar para la ejecución del contrato con Centros Especiales de Empleo o empresas de inserción legalmente constituidos y registrados.

El Gobierno que preside Susana Díaz hace una apuesta en firme para que sus actividades de contratación y compra jueguen un papel ejemplar en la protección del medio ambiente, las políticas sociales y de igualdad, y en el fomento de la innovación. Desde Andalucía se quiere dar ejemplo y servir de ejemplo para construir una sociedad responsable, igualitaria, solidaria y más justa. Como ha subrayado el secretario regional de CCOO, Francisco Carbonero, éste es un acuerdo que deberían imitar otras instituciones.