Razones sobran

Este vídeo de UGT resume las muchas razones que tenemos los trabajadores y las trabajadoras para hacer de este Primero de Mayo una jornada de reivindicación y de reconquista de derechos. La recuperación ha de ser justa y llegar a a todos o no será. Este Gobierno del PP sigue sin escuchar el gran clamor social contra sus políticas.

Pensionistas en marcha

En una semana los pensionistas han salido dos veces a la calle en demanda de unas retribuciones justas. Al Gobierno de la nación se le llena la boca de recuperación pero a las pensiones no les ha llegado ea supuesta bonanza económica. (Tampoco a las familias ni a un mercado laboral precario y con salarios de miseria). Siete años del PP tomando decisiones con el BOE en la mano que les han supuesto a nuestros mayores una pérdida de poder adquisitivo que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy pretende tapar con un aluvión de propaganda.

Si ya es rídiculo que te suban la pensión un 0,25% cuando los precios han crecido en 2017 un 1,1% según la estadística oficial, resulta insultante que la ministra de Empleo te envíe una carta para glosar las maravillas que hace este gobierno del PP y lo preocupado que está por los jubilados. Una actitud que no deja de ser un chiste de mal gusto. Como también lo es que al ministro de Hacienda, el inefable Montoro, le resulte anticuado que el PSOE pida equiparar la subida de las pensiones al IPC… Lo que sí es antiguo, a la par que inmoral y cruel, es que los pensionistas lleguen con dificultad a final de mes por la cicatería de la derecha.

A este PP en descomposición interna, acosado en los tribunales y en caída libre electoral se le amontonan los problemas. Y este de los pensionistas reivindicando nóminas dignas es de los que atacan directamente a su médula electoral. En la estructura de voto del PP, los mayores de 65 años representan más de de la tercera parte de sus apoyos (un 36%). Así que aunque sea por egoísmo, por su interés político, esperemos que Rajoy atienda esta justa reivindicación.

De momento, los pensionistas lo han sacado de su habitual letargo y ha pedido comparecer en el Congreso de los Diputados para abordar este asunto candente. Le está llegando el agua al cuello y nuestro impasible presidente habrá pensado que con las cosas de comer no se juega. Pero, ojo, no caben más paños calientes y sí soluciones que den respuesta a las demandas del presente y que garanticen la sostenibilidad del sistema público de pensiones en el futuro. El PP ha dilapidado el fondo de reserva, la famosa hucha que les dejó Zapatero con más de 66.000 millones de euros, y ha llevado a la Seguridad Social a una situación de déficit anual de 18.000 millones. La derecha económica ha movido todos los hilos a su alcance para favorecer los planes de pensiones privados y el PP ha sido su brazo ejecutor. Se les ha visto (y mucho) el plumero.

Andalucía funciona

Recopilo un resumen de noticias positivas de esta semana que confirman que Andalucía funciona, que la estabilidad política da sus frutos, que la recuperación económica no se queda sólo en los parámetros macroeconómicos sino que llega a la gente.

Estas y muchas más que se pueden repasar en la página de la Oficina del Portavoz que se corresponden con apenas seis días. Bueno es recordarlo, pero ni un segundo para el triunfalismo, hay que seguir trabajando más aun si cabe.

Netamente sociales

Los datos que contiene el vídeo son elocuentes. Los presupuestos de Andalucía para 2018 son netamente sociales, que pretenden que la recuperación económica llegue a las familias en términos de mayor renta disponible y con mejores servicios públicos. Para ellos, se dispondrá de 34.759,5 millones, 1.520 más (un 4,6%) que en el presente ejercicio. Todas las áreas de gobierno crecen en las cuentas andaluzas, pero muy especialmente en términos absolutos salud (505 millones), educación (225 millones) y políticas sociales e igualdad (141 millones). Es un proyecto que, además, piensa en el empleo y el desarrollo económico, para lo que se dedicará 2.183 millones. Son presupuestos sociales porque incorporan nuevos derechos (198 millones para la renta mínima de inserción) y porque no habrá ningún trabajador público que gane menos de 1.000 euros. Y son unas cuentas sociales porque también apuestan por la cultura: el presupuesto global (Consejería, Patronato de la Alhambra y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que suma al C3A) aumenta un 5,1%, pasando de 192 a 202 millones. En definitiva, un texto que apuesta por el crecimiento, fortalece el estados del bienestar y lucha contra la desigualdad. Todo esto en un clima de estabilidad política que hace que Andalucía sea la primera autonomía con presupuesto para 2018, un escenario que también contrasta con la falta de apoyos del gobierno del PP para sacar los suyos adelante y abocado a prorrogar los de este año.

Avanzando

Poco a poco los datos económicos confirman la recuperación y que la crisis, aunque muchas familias siguen sufriendo sus secuelas, empieza a quedarse atrás. Andalucía crecerá este año un 3%, siete décimas más de lo previsto. Este dato tira por tierra el catastrofismo del Partido Popular, que jamás valora el esfuerzo colectivo que se hace en esta tierra. No encontramos en la derecha un ápice de generosidad, siempre preocupada en airear una falsa imagen de Andalucía con un fin puramente electoralista.

Otro dato que avala la gestión del Gobierno andaluz es que a mes de julio esta comunidad presenta déficit cero, esto es, equilibrio entre ingresos y gastos. La Junta cumple con las obligaciones contables, aunque no comparta el reparto que hace Moncloa, y al mismo tiempo fortalece el estado del bienestar, crea condiciones para atraer la inversión y dinamizar la economía. De ello tampoco hablará el PP. Viven solo para destruir y obstruir.

Y todo esto con un acuerdo para sacar adelante los presupuestos de 2018. Andalucía muestra estabilidad que es un factor clave para la inversión y el dinamismo económico.

No se bajan del burro

La ministra de Sanidad dejó claro que el Gobierno del Partido Popular mantendrá el copago para los pensionistas. Si alguien de buena fe creía que con la fanfarria gubernamental de la recuperación económica Mariano Rajoy iba a devolver derechos arrebatados, se equivocaba de medio a medio. El copago y otras muchas conquistas sociales pertenecen a lo que el viento se llevó y mientras que esté la derecha en la Moncloa no volverá. Dolors Montserrat, sin complejo alguno, le zampa la negativa al ciudadano interpelante. Un día de éstos dejaremos la crisis atrás, aún quedan muchas familias sufriendo sus graves secuelas, pero cuánto habremos perdido en el camino por la obstinación del pensamiento único neoliberal de arrasar con los grandes avances conseguidos en las cuatro décadas de democracia en bienestar y libertades públicas.

Contra los derrotistas

Los datos de los centros de prospección económica prevén en crecimiento económico de Andalucía por encima de la media española este año. El último estudio difundido ayer por el BBVA deja un titular concluyente: Andalucía será una de las comunidades que experimentarán un mayor crecimiento económico en 2017. El pronóstico es de un aumento del 3,5% de nuestra riqueza (producto interior bruto), dos décimas más que la media nacional, y que en 2018 Andalucía será una de las CCAA que habrá recuperado el PIB per cápita anterior a la crisis. Los parámetros macroeconómicos están bien y estimulan para seguir trabajando en esa línea, pero la obligación de un gobierno socialista es que la recuperación económica llegue a los ciudadanos y no se quede sólo en las estadísticas. En cualquier caso, estos informes independientes dejan en evidencia el derrotismo del Partido Popular con esta tierra. La derecha sigue instalada en un discurso muy alejado de la realidad, en la Andalucía de color sepia y sin valorar el enorme esfuerzo que ha hecho la sociedad andaluza para converger con otros territorios. Así les va con esa mirada deformada y su política habitual de menosprecio a lo que se conquista en esta tierra.

Foto.- ABC de Sevilla.