De casta…

…le viene a Casado. ¡Y qué casta! De la casta de Esperanza Aguirre y los andaluces se mueven por el ‘pitas, pitas’. De la casta de Ana Mato y los niños andaluces estudian en el suelo. De la casta de Cristóbal Montoro y los andaluces son unos indolentes. De la casta de Rafael Hernando y Andalucía es como Etiopía. Casado se apunta ahora a la fiesta del agravio y del tópico manido y crea la casta de Andalucía es una anomalía democrática. Otro ejemplo más del estrabismo con el que la derecha mira a esta tierra. ¡Demasiado desprecio e insensibilidad! El presidente del PP tendría que dejar sus prejuicios y enterarse de que en Andalucía la gente vota libremente lo que le da la gana y que cada cual decide su sufragio con madurez política, que votamos aquí con la misma libertad y la misma madurez que lo hacen los ciudadanos de Castilla-León, donde su partido gobierna desde hace más de 30 años. Lo que sí es anómalo democráticamente es negarse a sacar de un espacio de homenaje a uno que llegó al poder tras un golpe de estado y una cruenta guerra civil y nos tuvo cuarenta años de represión y sin poder votar. También se tendría que desprender Casado del lastre de sus antepasados políticos. Pero si no lo hace, al menos que no insulte ni a los andaluces y a las andaluces ni a su inteligencia. Ya está bien de tanta ofensa gratuita y tanto estereotipo casposo. Aquí, como en toda España, la gente vota lo que quiere. ¡Entérese, señor Casado!

Foto.Público. Casado, entre Aguirre y Aznar.

Palabras impresentables

Rafael Hernando vuelve a las andadas. Es un político de trazo grueso y lengua fácil e irreverente, un broncas. Otra vez ha disparado con su verbo procaz contra Andalucía. Tiene una trayectoria política jalonada de insultos e improperios en todos los ámbitos y hacia todos los territorios. Pero con la comunidad de la que es diputado cunero desde 1993, se dice pronto, la tiene tomada, rezuma inquina. Hace unos años comparó a esta tierra con Etiopía porque el Gobierno autonómico puso en marcha el programa de tres comidas para niños y niñas de familias en riesgo de exclusión como consecuencia de la brutal crisis económica que aún no hemos dejado atrás. Luego otras muchas instituciones se sumaron a esta medida. Ahora, para tapar el castigo que han supuesto los Presupuestos Generales del Estado de 2017 para Andalucía, con una caída del 36,6 de las inversiones y la negativa a un plan especial de empleo que sí se concede a otros CCAA, se ha despacho a gusto con otro disparate con el sello de la factoría Hernando.

Ha defendido sin decir toda la verdad, para disimular el escándalo de unas cuentas con una baja temeraria de inversiones, que se enviarán 1.000 millones adicionales a Andalucía para que “los niños andaluces dejen de estudiar en barracones“. ¡Ya está bien de insultos y de menosprecio a esta tierra! ¡Ya está bien de trasladar al exterior una imagen distorsionada que para nada se ajusta a la realidad! Ni los niños y niñas andaluces estudian en el suelo, como en su día aseguró Ana Mato, ni tampoco lo hacen en barracones. Hernando desconoce la red de centros públicos de esta comunidad y habla sólo desde el resentimiento para hacer daño. A él la educación pública le importa un pimiento.

No esperemos que el Partido Popular andaluz levante la voz contra este ataque intolerable, antes estas palabras impresentables. Tampoco por el agravio que suponen los presupuestos para esta tierra. Su jefe, Juan Manuel Moreno Bonilla, estará escondido. Como siempre, mantendrá un silencio cómplice y sumiso, dando de lado a estudiantes, a docentes y a Andalucía. No dan para más. ¡Qué vergüenza!

Foto.-  Libertad Digital. Hernando y Moreno Bonilla.

Incompatibilidades obligatorias

Esta semana nos hemos enterado de nuevos negocios de Federico Trillo y también de Vicente Martínez Pujalte. Negocios que bordean la legalidad y que desde luego resultan impresentables desde el punto de vista de la ética. Estos dos representantes del decadente Partido Popular han actuado como lobbistas. Han cobrado por asesorías verbales unas cantidades desorbitadas. Ambos lo hicieron mientras que eran diputados. Trillo, que sigue en la vida pública pese a su gestión nefasta del accidente del Yak 42, cobró hasta 354.000 euros por informes orales a una constructora. La misma empresa le daba 5.000 euros al mes a Pujalte, ese látigo de la derecha más ultra, por tomar dos cafés con uno de sus directivos. Otro halcón de la derecha, Rafael Hernando, salta a la palestra para defender a sus cuates y pide suavizar el régimen de incompatibilidades. Una demanda a contracorriente del sentir mayoritario ciudadano. El PP cada vez está más lejos de la realidad.

En Andalucía, estos tejemanejes de los prebostes de la gaviota son imposibles. Aquí rige la máxima de una persona, un cargo y un sueldo, ya sea público o privado. En el Gobierno autonómico existe un severo régimen de incompatibilidades desde hace una década. Un miembro del Ejecutivo sólo puede recibir el ingreso público, recogido en los Presupuestos, cuando accede al cargo y no existe excepción. En el Parlamento de Andalucía tampoco es posible compaginar emolumentos privados con la asignación pública. Harían bien en mirar experiencias como la andaluza para evitar que se produzcan episodios bochornosos como los de Trillo y Pujalte.

Foto.Cuatro.

Lapidario pepero de Semana Santa

Los pésimos resultados en las elecciones andaluzas han provocado una enorme conmoción en el seno del Partido Popular. Se han producido críticas internas al inmovilismo de Mariano Rajoy, se ha empezado a cuestionar a dirigentes y portavoces (desde Cospedal a Floriano pasando por Rafael Hernando y Pablo Casado) y se ha culpado de todo a errores de comunicación (es imposible una buena comunicación con una mala política). Los nervios han aflorado y se están cruzando puñales dialécticos en la arena pública. Aquí os dejo un breve lapidario de los últimos días de Semana Santa:

Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid: “El PP no está en su mejor momento ni mucho menos“.

Carmen Riolobos, portavoz del PP en Castilla-La Mancha: “Esos perdedores se están dedicando a desestabilizar al partido, a su presidente y a su secretaria general filtrando a la prensa supuestas decisiones que sólo existen en sus cabezas“.

Agustín Conde, viceportavoz del PP en el Congreso: “Si [Mariano Rajoy] quiere seguir siendo presidente del Gobierno, más le vale tener a María Dolores de Cospedal como secretaria general.

María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP: “No me siento cuestionada, había que ser portavoz en los momentos más difíciles que ha vivido este partido y francamente, la que lo ha hecho he sido yo”.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia: “Que se expliquen bien las decisiones del PP porque si los ciudadanos no las comprenden, tenemos un problema“.

Insulta quien puede…

Entrevista Rafael Hernando ABCCuando aún no se han apagado los rescoldos por el insultante vídeo de Monago, otro de los halcones del Partido Popular salta a la palestra para agredir a las gentes de Andalucía. Dice Rafael Hernando, una de las lenguas más rápidas y afiladas del Far West político, que hay que sacar a Andalucía del pelotón de los torpes. Expresión cuando menos desafortunada. ¡Que poco valora el PP el enorme esfuerzo que ha hecho este pueblo para situarse al nivel de otros territorios de España después de décadas y décadas de marginación y abandono! La conquista de la autonomía permitió cambiar el signo de nuestra historia y empezar ganar futuro y cotas de bienestar. Que queda por hacer, por supuesto. ¿O es que en otras zonas de nuestro país no existen problemas? Estamos hartos ya de estos barandas de la derecha que desprecian nuestra tierra. Hace unos días fue Monago, hoy Hernando. Pero es una actitud continua y reiterada en el tiempo. Nos han llamado de todo: vagos, indolentes, apesebrados, voto cautivo, que nuestros niños son analfabetos, que respondemos como las gallinas al ‘pitas, pitas’, que somos como Etiopía… Todo un catálogo de improperios inaceptable. Este es el ‘cariño’ que dispensan los dirigentes del PP a un territorio tan español como Andalucía y con casi nueve millones de habitantes. Y lo peor de todo es que sus cuates de aquí, Arenas antes y hoy Moreno Bonilla, callan y consienten. Luego dicen no entender por qué los andaluces y las andaluzas no los votan. La razón es bien simple: el PP ni cree ni valora ni quiere a esta tierra Y la gente lo sabe.

¡Que viene el lobo!

Estamos en un año crucial desde el punto de vista político y electoral. Todas las formaciones políticas se preparan para las próximas citas con las urnas. Y ese bullir de los cuarteles generales de las distintas formaciones se nota, especialmente a través de los medios de comunicación. En este arranque de 2015, el Partido Popular está dejando aflorar todo el nerviosismo que reina en su seno por la caída de respaldo ciudadano que señalan todas las encuestas. El grito de que viene la izquierda constituye su primer mantra en el estreno de año. Lo ha verbalizado su portavoz parlamentario, Rafael Hernando: “La izquierda pactará para desalojar al PP“. Este mensaje del miedo ni cala ni cuela y confirma la tendencia a la baja de los peperos. Serán los ciudadanos quienes saquen a los conservadores de las instituciones. Han hecho tal estropicio que la gente ha tomado nota. Tres años de agresiones, recortes sociales, mentiras e incumplimientos sistemáticos que han empeorado la vida de la inmensa mayoría. No sé lo que harán los demás, pero mi partido, el PSOE, sale a ganar, a demostrar que, como en Andalucía, otra forma de hacer política es posible. Aunque no le guste a la derecha, los socialistas comparecerán ante los ciudadanos defendiendo los valores de siempre: libertad, igualdad y justicia social. Una imagen reconocible de un partido socialdemócrata y eso es lo que le molesta al PP. Ladran, luego cabalgamos.

Ala dura

Es un recopilatorio de urgencia de algunas perlas de Rafael Hernando, el flamante portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados verbigracia el dedo de Mariano Rajoy. No hay que perder mucho tiempo en presentarlo: se califica solo. Pertenece al ala dura de la derecha española como se demuestran sus declaraciones siempre en tono agresivo, altanero e hiriente. No parece que con esta designación el PP busque alcanzar acuerdos en la Cámara baja, con sus modos desde luego no hace ni amigos ni aliados. Más bien se puede interpretar como un guiño para aplacar el malestar el sector más conservador de la derecha por decisiones como aparcar la reforma de la actual ley del aborto. Rajoy pretende congraciarse con el sector más escorado de su electorado para que no se fugue a otras opciones políticas como Vox.

Hernandadas

Rafael Hernando, de momento secretario general del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, es un genuino representante de la derecha extrema que habita en el PP. Político lenguaraz, de los que no dejan heridos en el rifirrafe político, irreverente y sectario, muy sectario. Tiene un abultado expediente de polémicas en las que se ha visto envuelto por su procacidad y modos altaneros. Le gusta agitar las bajas pasiones y eso en política tiene unas consecuencias funestas: enturbia la convivencia pacífica. La última hernandada ha sido afirmar que los familiares de las víctimas del franquismo “sólo se han acordado de su padre cuando ha habido subvenciones”. Se puede ser más insensible y cruel. Imagina este baranda del PP la angustia y el dolor que han vivido muchas familias durante décadas por la imposibilidad de recuperar los restos de familiares represaliados por la dictadura y reparar la memoria de sus seres queridos. No tiene ni idea… Y es posible que ni le interese conocer el sufrimiento de personas que, gracias a la ley de Memoria Histórica, ven una oportunidad para honrar y resarcir la dignidad de sus seres queridos. Lo de Hernando no es sólo irresponsabilidad, es falta de respeto e inmundicia.

¿Quo vadis PP?

Rafael Hernando (PP) en Cuatro

Una serie de episodios y declaraciones desafortunadas demuestra no sólo el estado del nerviosismo del Partido Popular sino que han rescatado viejos fantasmas de la derecha más extrema.

  • Un alcalde de un pueblo gallego que menosprecia a las víctimas del franquismo. El regidor de Baralla, Manuel González Capón, aseguró que algo habrían hecho para ser castigadas: “Se lo merecían“. El primer edil pidió perdón ante el escándalo que levantaron sus insensibles palabras. No era la primera vez que un representante del PP se mofa de la memoria de las víctimas del franquismo. El alcalde popular de la localidad malagueña de Mijas ya tropezó en esa misma piedra.
  • Y dirigentes del primera fila que intentan reescribir la historia sin rigor y negando el golpe de estado que se llevó por delante la República y, por tanto, la democracia para dar paso a una cruenta guerra civil y a cuarenta años de dictadura con purga, represión y ausencia de libertades. El portavoz adjunto en el Congreso, Rafael Hernando, ha dejado esta envenenada perla: “Las consecuencias que tuvo la República condujeron a un millón de muertos“. Se le ha ‘olvidado’ al diputado del PP que hubo unos militares que se levantaron contra el orden constitucional y la voluntad del pueblo español expresada en las urnas.

Puede ser una suerte de infortunio comunicativo de la derecha. Pero agitar viejos espantajos no conducen ni a mejorar la convivencia ni a centrar la atención en la principal preocupación de los ciudadanos, que es una salida justa de la crisis a través de la recuperación económica y la creación de empleo sin romper la igualdad de oportunidades y el estado del bienestar. No parece el mejor camino sucumbir a tentaciones que deberían estar apartadas de la dialéctica política. Nunca hay que darle alas a los más radicales. ¿Quo vadis PP?