Vuelve el gendarme de Occidente

Es la primera vez en la historia que cualquiera de nosotros quiere que un político no cumpla su programa. No parece que Donald Trump, en cambio, esté dispuesto a ceder. Tras su victoria frente a Hillary Clinton, se empezó a extender la especie de que no era tan fiero el lobo como lo pintaban y que no llegaría a poner en marcha las medidas más controvertidas. Pero nuestros deseos se van a quedar en eso… Los primeros movimientos del excéntrico multimillonario nos ha puesto los pies en la cruda realidad que se avecina. Trump ha elegido a tres ‘halcones’, a tres genuinos representantes de la extrema derecha de su partido, para tres puestos claves de su futuro gabinete: fiscal general, director de la CIA y asesor de Seguridad Nacional. La línea dura republicana copa puestos claves para tomar decisiones que nos afectarán al resto del planeta, desde la geoestrategia militar al espionaje pasando por la gestión de la inmigración, entre otras cuestiones. Trump quiere volver a los tiempos del ‘imperio’ y convertirse en el gendarme de Occidente. Y no sólo recuperando la hegemonía en política internacional y en materia de defensa, sino también desde una perspectiva económica. El futuro presidente norteamericano volverá al proteccionismo de fronteras hacia adentro, penalizando con fuertes aranceles las importaciones a su país, y al mismo tiempo buscará colocar sus exportaciones por todos los rincones. Y todo esto produciendo sin control ni respeto al medio ambiente. Al futuro gobierno de EEUU el cambio climático le importa una higa. Trump nos dejará un mundo peor…