Merecido homenaje

Merecido homenaje a los maestros y las maestras, a los profesores y a las profesoras de la educación pública. Y más en los tiempos que corren de desplantes hacia la figura del docente (con Esperanza Aguirre y las abigarradas huestes neoliberales dinamitando su prestigio) y de recortes y cortapisas a su labor. Juegan un rol esencial para la construcción de una sociedad mejor y para garantizar la igualdad de oportunidades. El cuerpo docente no sólo enseña, sino que actúa como garante del mantenimiento de este derecho. El acceso a una educación de calidad (y su aprovechamiento) nos abre las puertas del futuro. No demos ni un paso atrás en su defensa.