Odisea con final feliz

En Hungría…

…y días después en Alemania.

Osama y su hijo, de 7 años, ya se encuentran en Alemania. Han quedado atrás doce días de peregrinaje desde Turquía y más de un año desde que salieron de Siria huyendo de la guerra. Protagonizaron todos los informativos y las redes sociales hace unas jornadas cuando una mal llamada reportera, Petra Laszlo, les puso una zancadilla a su llegada a Hungría. Osama, que fue entrenador de la primera división de fútbol siria, y su vástago ya están en Múnich y sus rostros ya no reflejan el dolor ni la indignación tras el triste episodio vivido en la campa húngara. En la capital de Baviera, además, se han reencontrado con el hijo mayor, Mohammad, de 18 años. Hace ocho meses, cuando aún era menor de edad, éste llegó por mar a Italia y luego tomó rumbo al país germano. Distintos rumbos para una odisea de momento con final feliz aunque parte de la familia siga en tierras turcas.