Quedarme en casa…

QUEDARME EN CASA…
Ana Merino

Quedarme en casa,
sumergida en los pliegues de las horas,
y no esperar a nadie.

Que los ojos escuchen
y se olviden del mundo.

Que me arrope el silencio
y respire en mi nuca
su suave indiferencia.

Que vivir sea esto,
sin palabras de aguja
ni rodillas de llanto,

con el tiempo desnudo al borde de la cama
y mi boca dormida en su tímido beso.

Dime que era verdad aquel sendero…

DIME QUE ERA VERDAD AQUEL SENDERO
Carlos Bousoño

Dime que era verdad aquel sendero
que se perdía entre la paz de un prado;
aquel otero puro que he mirado
yo tantas veces con candor primero.

Dime que era verdad aquel lucero
que se incendia casi a nuestro lado.
Di que es verdad que vale un mundo amado
y un cuerpo roto en un vivir sincero.

Di que es verdad que vale haber sufrido
y haber estado entre la mar sombría;
que vale haber luchado, haber perdido.

Haber vencido a la melancolía,
haber estado en el dolor, dormido,
sin despertar, cuando llegaba el día.

Todos somos Charlie Hebdo

Je Suis Charlie - Quién daña más a Mahoma

Hoy todos somos Charlie Hebdo. Todos juntos tenemos que luchar contra la barbarie y la sinrazón del terrorismo venga de donde venga. Lo ocurrido en la revista satírica francesa es una masacre que se ha cobrado 12 vidas humanas y que ataca al mayor de nuestros valores, la libertad, que es la esencia de nuestra convivencia democrática. Un atentado trágico y salvaje que nos tiene que reforzar en nuestras creencias democráticas. Ante la amenaza del fanatismo tenemos que responder unidos y con firmeza, pero dentro de legalidad, y desde luego sabiendo diferenciar entre musulmanes y asesinos.

Leía esta mañana en la cuenta personal de Twitter de la periodista Montse Doval: “Aprendimos a decir: vascos sí, ETA no. Aprenderemos a decir: musulmanes sí, terroristas no. Lleva tiempo, a unos más que a otros”. Por tanto, no erremos en la respuesta. Nuestro rechazo se ha de centrar exclusivamente contra aquellos que hacen de la violencia su única forma de expresión. A los terroristas, a los que intentan romper la convivencia pacífica, no hay que darles tregua, los tenemos que derrotar con los instrumentos que nos ofrece el estado de derecho. No hay mejor tributo para las víctimas que luchar contra el terrorismo desde la legalidad y defendiendo la libertad y la tolerancia entre distintas formas de entender la vida.

Cuando sea mi vida…

Ayer se cumplió el 75º aniversario de la muerte de Antonio Machado y el mejor homenaje es recordar su creación poética.

CUANDO SEA MI VIDA…

Cuando sea mi vida,
toda clara y ligera
como un buen río
que corre alegremente
a la mar,
a la mar ignota
que espera
llena de sol y de canción.
Y cuando brote en mi
corazón la primavera
serás tú, vida mía,
la inspiración
de mi nuevo poema.
Una canción de paz y amor
al ritmo de la sangre
que corre por las venas.
Una canción de amor y paz.
Tan sólo de dulces cosas y palabras.
Mientras,
mientras, guarda la llave de oro
de mis versos
entre tus joyas.
Guárdala y espera.

Agur, ETA

Hay momentos históricos que marcan. La tarde del 20 de octubre de 2011 quedará grabada a fuego en nuestras memorias. El principal riesgo de la democracia española durante demasiado tiempo se desvanecía. Parecía cantado, todo el mundo lo da por hecho, pero se tenía que producir y se produjo. ETA renuncia a la violencia después de medio siglo de dolor, sinrazón y muerte. 829 víctimas mortales y muchas familias destrozadas constituyen el triste balance de la barbarie etarra. Anoche me emocionaba al teclear en mi cuenta de Twitter el hashtag #agurETA. Aún es más impresionante ver ese título esta mañana en la portada de Público, junto a una contraportada con el nombre de todos los damnificados de esta demencial cruzada etarra. Cómo sobrecoge la contundencia de ‘El fin del terror’ que reza a cinco columnas en El País. El triunfo de la democracia sobre ETA copa todas las portadas de los medios. La banda claudica por el cerco político, social, policial y judicial. Su decisión es consecuencia de su derrota. Sorprendente, sin embargo, la reacción de cabeceras como El Mundo y La Razón, que se apartan del sentimiento generalizado de alegría y alivio provocado por el fin de la violencia. De los panfletos incendiarios de la ultraderecha, mejor ni hablar. Habría que preguntarse como hacía esta mañana José María Izquierdo: “¿Es decente que algunos se molesten por el fin de ETA?”.

Año Nuevo

AÑO NUEVO
Cristina de Fercey

Se vuela, de entre las manos,
esta vida que nos queda;
¡Cómo se escapan los años!
¡Con qué premura se van
y solos, frente al espejo,
vemos el rostro de siempre,
pero, el alma está más vieja,
cansada de tanto andar…!

Es que se van, de las manos,
los días, tan velozmente…
que quizá, ni los sentimos
y corremos a la par;
sin ver, que así de ligeros
se nos van yendo los años
entre apuros y zozobras
sin poderlos disfrutar.

Por eso, este Año Nuevo
cambiaremos nuestro ritmo.
Si las penas nos empujan…
las dejaremos atrás;
y andaremos por las calles,
con una eterna sonrisa,
la sonrisa de la dicha…
la sonrisa de la paz.

¡Brindemos por este año!
¿Si fue malo?… ¡ya termina!…
Por el año que se inicia
brindaremos a embriagar.
¿Quién nos quita lo vivido?
Por eso… ¡Nada de penas!
¡Adelante con la vida!…
Que la vida se nos va…

Otro atropello israelí

No se entiende la obsesión del Gobierno de Israel de hacer antipático a su país a los ojos de la comunidad internacional. En algunas ocasiones encuentran las coartadas perfectas para eludir el escarnio público ante sus atropellos y barrabasadas con sus vecinos, especialmente el pueblo palestino. Otras veces sólo lo ha sacado del atolladero su alianza con la Administración norteamericana, aunque en la era Obama han cambiado en parte las reglas del juego.

Esta madrugada la Armada del estado hebreo ha perpetrado una de las suyas. Los buques de guerra israelíes han atacado una flotilla compuesta por seis barcos con ayuda humanitaria para la franja de Gaza. La acción bélica se ha saldado con diez muertos (otras fuentes hablan de hasta 16 víctimas mortales) y una treintena de heridos. Si ya de por sí tiene poco sentido la oposición de las autoridades de Tel Aviv a que la ONG Cultura, Paz y Solidaridad llevara a Palestina diez toneladas de víveres y enseres de primera necesidad para un territorio donde la gente está pasando penurias y hambre, el uso de las armas resulta desproporcionado e intolerable. El bloqueo del Gobierno judío a la población palestina adquiere cotas inasumibles por la comunidad internacional y requiere una respuesta contundente, sin ambigüedad y con resultado práctico y palpable.

El comunicado oficial de las autoridades israelíes no resta un ápice de gravedad al asunto. Una simple nota lamentando el incidente no puede dar por cerrado el asunto. Entre otras razones, porque las disculpas insinceras han venido acompañadas de excusas de grueso calibre, como que los miembros del convoy humanitario pertenecen a “Hamás y Al Qaeda” y venían pertrechados con “fuego real, cuchillos y palos”. Estos pretextos no se sostienen en pie, es la vieja cantinela de siempre, que no convence a nadie. Acorazados militares amenazados por barcos de mercancías, es como si los pájaros disparasen a las escopetas.

Las razones de seguridad del pueblo de Israel, que se merece garantías y protección de su Gobierno, no supone un cheque en blanco ni manga ancha para todas las ocurrencias de la inteligencia y las fuerzas armadas de Tel Aviv. La Unión Europea, Turquía y España han criticado con dureza estos hechos gravísimos. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha llamado a consultas al embajador israelí como gesto de condena por lo ocurrido. Se hace necesaria una reacción firme e inequívoca de Obama. La pelota está ahora en el tejado de la Casa Blanca.

Vídeo.- Información de la cadena turca Sondakka Net.

A callarse

A CALLARSE
Pablo Neruda

Ahora contaremos doce
y nos quedamos todos quietos.

Por una vez sobre la tierra
no hablemos en ningún idioma,
por un segundo detengámonos,
no movamos tanto los brazos.

Sería un minuto fragante,
sin prisa, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos
en un inquietud instantánea.

Los pescadores del mar frío
no harían daño a las ballenas
y el trabajador de la sal
miraría sus manos rotas.

Los que preparan guerras verdes,
guerras de gas, guerras de fuego,
victorias sin sobrevivientes,
se pondrían un traje puro
y andarían con sus hermanos
por la sombra, sin hacer nada.

No se confunda lo que quiero
con la inacción definitiva:
la vida es sólo lo que se hace,
no quiero nada con la muerte.

Si no pudimos ser unánimes
moviendo tanto nuestras vidas,
tal vez no hacer nada una vez,
tal vez un gran silencio pueda
interrumpir esta tristeza,
este no entendernos jamás
y amenazarnos con la muerte,
tal vez la tierra nos enseñe
cuando todo parece muerto
y luego todo estaba vivo.

Ahora contaré hasta doce
y tú te callas y me voy.

¿Nueva treta abertzale?

Sin lanzar las campanas al vuelo, ETA se encuentra en una situación de franca debilidad después de los últimos golpes asestados a sus comandos gracias a la eficacia de las Fuerzas de Seguridad y gracias a la colaboración internacional, especialmente con Francia y Portugal, que funciona a pleno rendimiento. El cerco a la banda cada vez es más estrecho y su margen de maniobra más reducido, aunque la posibilidad de un atentado siempre esté latente.

Con este escenario de dificultad y las elecciones municipales a la vista, la izquierda abertzale mueve sus fichas en el tablero buscando una vía para burlar la ley de partidos y conseguir presencia institucional con la que conseguir fondos para sufragar sus operaciones. La nueva cara visible del movimiento batasuno, Rufi Etxeberria, plantea un proceso sin actividad armada de ETA. Lo que dicho en plata viene a ser una tregua. Los anteriores altos al fuego han servido de poco y los ha aprovechado el entramado terrorista para restañar sus heridas y reorganizarse.

¿Es ésta una propuesta creíble? ¿Es verdad que de una vez por todas que la izquierda abertzale se ha liberado del yugo de ETA? ¿Es un nuevo intento para ganar tiempo y volver a las andadas de la barbarie tras meses de reconstrucción interna? La experiencia nos conduce irremisiblemente al escepticismo por mucho que los nuevos dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional Vasco esgriman “vías pacíficas y democráticas”. Hasta la fecha, el aparato militar ha marcado la estrategia a su brazo político y éste carece del crédito suficiente ante la opinión pública hasta que no pida el cese de la violencia y la entrega de las armas.

Foto.El País. Rufi Etxeberria, flanqueado por Julen Aginako y Taxio Erkizia, en una protesta en Bilbao.