Taller en abierto

julio 11, 2017

Desde mañana hasta el 15 de diciembre, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ofrece a los ciudadanos la posibilidad de presenciar en directo los trabajos de rehabilitación de dos lienzos de Murillo. A través del programa ‘Murillos en restauración: taller en abierto’ se quiere dar a conocer el extraordinario trabajo del IAPH y sus técnicos, divulgar su labor científica y acercar de una forma novedosa y atractiva la cultura y el patrimonio a la ciudadanía. Esta iniciativa, totalmente gratuita, se inscribe en las actividades organizadas por la Consejería de Cultura de apoyo al IV Centenario del nacimiento del pintor barroco. El público podrá ver in situ el complejo tratamiento antiedad que los especialistas están haciendo a dos obras del maestro sevillano (‘El milagro de la multiplicación de los panes y los peces’ y ‘Moisés haciendo brotar el agua de la roca) propiedad de la Iglesia de la Caridad y que, gracias a la Fundación La Caixa, están siendo restauradas por vez primera con una inversión superior a los 128.000 euros. También se desarrollarán talleres didácticos para los más jóvenes para concienciarlos de la importancia de la preservación del patrimonio. Esta mañana, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, he podido conocer de primera mano los avances de la recuperación de las dos obras y contagiarme del enorme entusiasmo del director del IAPH, Román Fernández-Baca, y su equipo. Viven y disfrutan con su trabajo. Ha sido un rato emotivo y muy fructífero. Los ciudadanos no se deberían perder esta oportunidad.

La Unesco mueve ficha

marzo 17, 2014

El Centro de la Organización para la Cultura, la Ciencia y la Educación de Naciones Unidas (Unesco) de Andalucía ha entrado de lleno en el debate sobre la titularidad de la Mezquita de Córdoba. La franquicia andaluza de la Unesco se ha posicionado del lado de los que defienden el carácter público y de uso “para todos” de este singular bien patrimonial andaluz.

Se suma de esta manera al movimiento ciudadano que reclama el uso público del monumento como respuesta a la argucia legal que ha permitido a la Iglesia registrarla a su nombre por sólo 30 euros. Recuerda el centro andaluz de la Unesco que, entre otros criterios, se declaró patrimonio mundial a la Mezquita de Córdoba–The Mosque of Cordoba por considerarla “testigo del intercambio de valores humanos”. Y con ese nombre y no otro consta en el acuerdo adoptado en Buenos Aires el 2 de noviembre de 1984. Además, con los pasos dados en los últimos tiempos se pone en duda la conservación del valor universal excepcional del monumento.

En la decisión de este organismo internacional, se reconoce “no sólo su singularidad artística y arquitectónica, sino también el carácter simbólico del edificio como ejemplo del paradigma en el que Córdoba siempre ha querido sentirse identificada: la concordia entre creencias y civilizaciones”. Este posicionamiento de la filial andaluza de la Unesco supone un toque de atención sobre el futuro de la Mezquita como patrimonio mundial por el uso privativo y excluyente que pretende hacer la Iglesia del mismo. Este aviso no debería caer en saco roto.

Foto.– Madero Cubero en Cordópolis.

Recuperar la Mezquita

febrero 22, 2014

La Junta de Andalucía quiere recuperar para lo público la titularidad de la Mezquita de Córdoba. Para ello, el Gobierno andaluz ha encargado un informe para conocer si puede revertir el proceso de inmatriculación por el que la Iglesia se había apropiado de este patrimonio colectivo merced a una ley de la cosecha de Aznar de 2003. La reforma de la ley inmobiliaria abrió la puerta a un espectacular negocio para la Iglesia: se le permite inscribir a su nombre todos los bienes muebles no registrados. Este cambio normativo confirió a los obispos las prerrogativas de notario y se las han tomado al pie de la letra hasta convertirse en insaciables agentes de la propiedad a lo largo y ancho del territorio español. Los efectos perniciosos de esta reforma pasaron desapercibidos en su momento pero años después están aflorando con graves consecuencias para lo colectivo.

En 2006, el Obispado de Córdoba inmatriculó por sólo 30 euros la Mezquita en el Registro de la Propiedad. Una plataforma ciudadana que defiende que esta maravilla de la arquitectura andalusí sea patrimonio de todos ha dado la voz de alarma y ha recabado más de 80.000 firmas exigiendo la titularidad y la gestión públicas del templo. La Junta ha reaccionado antes de que la operación inmobiliaria sea ya irreversible. La decisión es pertinente, necesaria y se justifica por la defensa de lo público. El siguiente paso sería a escala estatal: una iniciativa legislativa en el Congreso de los Diputados para anular los artículos de la ley hipotecaria que conceden a la Iglesia unos privilegios de otra época y, de camino, garantizar el conculcado principio constitucional de la aconfesionalidad del Estado. Sólo así se evitará el expolio de lo público.

Arenas, ayer y hoy

febrero 11, 2013

ABC de Sevilla 1996 Chaves entrega su declaración del IRPF y Arenas se niega

AYER (1996): Manuel Chaves entrega su declaración de la renta al presidente de Federación de Asociaciones de la Prensa de Andalucía en la precampaña de las elecciones autonómicas de ese año. Javier Arenas califica de “lamentable”, se niega a hacerla pública y que sólo entregaría la suya a su partido. (ABC de Sevilla 2-2-1996. Recorte que acompaña este post).

AYER (2011): Pepe Griñán dio a conocer su declaración de la renta en el debate sobre el estado de la comunidad (finales de junio de 2011). Arenas se resistió a hacer lo propio durante dos semanas y finalmente entregó un escrito notarial con sus retribuciones pero no el documento oficial del IRPF. (El País 9-7-2011).

HOY (2013), tras el escándalo Bárcenas, la supuesta contabilidad B del PP y el presunto pago de sobresueldos en negro a sus principales dirigentes: Arenas invita a todos los dirigentes a publicar sus declaraciones fiscales. (Agencia EFE 10-2-2013)

A buenas horas mangas verdes. Hechos, no palabras.

Flamenco universal

noviembre 16, 2010

El ministro Ángel Gabilondo ha puesto el dardo en el centro de la diana: el flamenco es ya un patrimonio de la humanidad. Sólo nos falta recoger un reconocimiento del que somos acreedores. El flamenco es una manifestación artística que enardece al público más allá de nuestras fronteras, desde Tokio a Nueva York, una referencia universal que une pueblos y sentimientos por amor a lo jondo. O como diría el titular de Educación del Gobierno de España: “La humanidad ya siente el flamenco como un depósito de cultura, de creación, de expresión y de transmisión de una forma de concebir la realidad, y hasta como una forma de vivir“. Estamos de vigilia esperando la resolución del comité de la UNESCO que concede esta distinción en Nairobi (Kenia). La fumata blanca se conocerá hoy, o a lo más tardar mañana.

Si finalmente triunfa la apuesta de Andalucía, que ha liderado una iniciativa en la que ha embarcado al Gobierno de España y a las comunidades de Extremadura y Murcia, será un triunfo del conjunto, en general, y de la Junta de Andalucía, en particular. Pero como todo gran hito hay personajes que han trabajado en la sombra, con entrega, eficacia y solvencia, que hacen posibles los éxitos. Aparcando mi enorme amistad, voy a poner los focos sobre uno de los facedores, esperemos, del presunto éxito. Es de justicia señalar a Francisco Perujo, en su momento responsable de la Agencia Andaluza de Flamenco y desde hace unos meses director de la Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz, como impulsor y baluarte de esta candidatura del flamenco. Dejó el proyecto muy bien orientado cuando saltó a otras responsabilidades. En términos futbolísticos, Perujo ha dado una asistencia tan precisa y formidable que el delantero sólo ha tenido que empujar la pelota a puerta vacía. O dicho en jerga flamenca, él ha protagonizado todo el festival y otros se encargarán de la pataíta final.

Se consiga o no el reconocimiento de la UNESCO, se ha hecho un gran trabajo. El flamenco se merece esta alta consideración internacional, sería muy bienvenida por estos lares. Lo que abunda no daña. Si no llega, este arte seguirá siendo un patrimonio de incalculable valor y millones de fervorosos seguidores.

PD.- Dos horas después de este post, el deseo colectivo es ya una realidad. El flamenco, de hecho y de derecho, es patrimonio de la humanidad.

La luz de San Telmo

mayo 8, 2010

El Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, recobra la luz. Después de cinco años de rehabilitación, esta joya del barroco sevillano recupera el esplendor de antaño de la mano del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra y restaña las graves heridas en su estructura y en su identidad infligidas en el siglo XX por los arquitectos Basterra y Galnares siguiendo instrucciones de la miope curia eclesial de la época. La luminosidad, la calidez de sus espacios, la elegancia y lo acogedor de sus estancias son las notas más significativas de la actuación.

Un grupo de diputados y diputadas del Parlamento de Andalucía (como siempre, el PP, descortés y más interesado en la demagogia y la crispación, dio plantón) conocimos ayer de primera mano las obras de salvación del Palacio. Era la crónica de una ruina más que pronosticada si se miraba a otro lado. El Arzobispado de Sevilla, propietario del inmueble, reconoció en 1989 que no podía hacer nada, que San Telmo se venía abajo y que la supervivencia del edificio estaba en riesgo absoluto. Andalucía podía perder este monumento, que ahora ha recuperado en su integridad para siempre. La rehabilitación se ha culminado en dos fases desde 1992.

Vázquez Consuegra ha tenido la habilidad de retrotraer los efectos nocivos de la picota depredadora de sus últimos predecesores gremiales, de reinventar la esencia del entramado barroco de su diseño original y de rescatar del agujero negro de la destrucción y el hacinamiento que había empañado el brillo de un recinto impresionante.

Esta imponente edificio, en su origen escuela de mareantes y luego residencia de los Montpensier y seminario de futuros sacerdotes, retomará desde septiembre su actividad como sede administrativa en virtud del convenio de cesión firmado con el Arzobispado de Sevilla. Pero sobre San Telmo abre sus puertas de forma permanente para que todos los andaluces y andaluzas puedan disfrutar, a través de visitas guiadas, del edificio más emblemático del barroco sevillano. Se ha consumado una imprescindible inversión (46 millones de euros) para evitar el ocaso de un palacio excepcional, un inmueble de incalculable valor. Y como todo el mundo sabe, es de necios confundir valor y precio. La resurrección del antiguo colegio de mareantes era un compromiso ineludible con nuestro patrimonio y con el pueblo de Andalucía.

Me ha llenado de esperanza y satisfacción la noticia de unos jóvenes que han sido condenados por hacer pintadas callejeras en Alcalá de Guadaíra (Sevilla). He de confesar que ante el vandalismo en el espacio público me muestro inflexible y exigente y, especialmente, me molesta la agresión visual y el daño estético que producen las pintadas. Es una vergüenza pasear por nuestras ciudades y encontrar fachadas, mobiliario urbano, puertas metálicas, garajes e incluso monumentos e iglesias con la marca indeleble del aerosol. Ya he escrito alguna vez que no estoy contra el grafiti, movimiento artístico y cultural urbano al que hay que buscar zonas para su desarrollo, detesto en cambio a los niñatos que siembran de garabatos innecesarios y absurdos edificios públicos y privados.

Pues bien, un juez de primera instancia obliga a los dos jóvenes autores de las pintadas como autores de una falta contra el patrimonio a abonar los gastos de limpieza de los inmuebles agredidos por vis incívica. Una sanción ejemplarizante que esperemos que sirva de escarmiento para los condenados y de aviso para sus colegas de trazo incontinente.

Para estos casos hace falta una justicia al estilo norteamericano de imponer castigos de contenido social y educativo de servicio a la comunidad. En Andalucía conocemos la trayectoria del juez Calatayud, quien entre otros muchos casos falló, por ejemplo, que un joven acompañara durante 100 horas a una patrulla de policía local por haber conducido temerariamente y sin permiso o a otro lo hizo trabajar con los bomberos por haber quemado papeleras.

Posiblemente, para los dos Picassos callejeros de Alcalá de Guadaíra hubiera sido un correctivo más severo dedicar ocho fines de semana a limpiar y pintar con sus propias manos las fachadas ensuciadas con sus pintarrajos que la multa por el daño causado. Pero por algo se empieza y esta sentencia abre una vía para que nuestras ciudades se libren de la lacra del aerosol.