No he querido escribir estos días de uno de los asuntos de actualidad de la semana porque cada cual hace con su dinero lo que quiera siempre que sea legal. Si hoy escribo este post es porque los protagonistas, Pablo Iglesias e Irene Montero, lo han convertido en materia pública convocando un referéndum entre las bases de Podemos para seguir o no en sus cargos tras la compra de un chalet de lujo por valor de 600.000 euros. Esta operación inmobiliaria no es noticia en sí misma, lo que ocurre es que la demagogia y populismo podemitas la habrían definido como propia de la casta si los titulares de la escritura fueran de otro signo político. Iglesias y Montero han impartido tantas lecciones de moralidad y han repartido tantos carnets de pureza democrática que esta compra ha puesto sobre el tapete sus contradicciones. Haz lo que yo diga y no lo que yo haga. Y por si no fuera ya sangrante la incoherencia entre su discurso y su praxis, también existen sospechas más que fundadas sobre supuesto trato de favor en la obtención de la hipoteca: cobertura del 90% del precio de compra, cuando el límite para la inmensa mayoría está en el 80%, y condiciones muy favorables de pago, al alcance de muy pocos proletarios en el mercado bancario. El resultado es que tienen una vivienda propia de aquellos a quienes los morados llaman casta y además han conseguido supuestos privilegios hipotecarios de los bancos. Se someten al veredicto de los suyos en un plebiscito personal, una maniobra a la desesperada de trasnochado culto al líder, pero la gente, la ciudadanía en general, ya los tiene calados.

Foto.- La Razón.

Anuncios

Ha salido el barómetro sel CIS de enero y nos ha dado la primera foto demoscópica tras el proceso electoral catalán del 21 de diciembre. Hay que digerirlo con la cautela de que estamos ante un instrumento falible, de que vivimos una coyuntura política muy cambiante y de que no se atisban elecciones anticipadas (si Rajoy agota la legislatura, queda partido hasta junio de 2020). El titular mediático más relevante es el ascenso de Ciudadanos al tercer lugar, desplazando a Podemos. Pero en un análisis desde una perspectiva progresista, lo preocupante es que la derecha supera a la izquierda con cierta holgura y, de confirmarse esta tendencia, la suma de Partido Popular y Ciudadanos podría rondar la mayoría absoluta. La estimación de voto, la conocida ‘cocina’, da la victoria al PP, con un 26,3%, seguido del PSOE (23,1%), Ciudadanos (20,5%) y Podemos más confluencias (19%). Si se observa la intención directa de voto, los socialistas aparecen en primera posición. Igual ocurre si al apoyo electoral manifestado de forma espontánea se le suma la simpatía hacia los partidos. En este estudio del CIS no aprueba ningún político y la peor nota la recibe Pablo Iglesias: un escuálido 2,54. Su popularidad caído en picado por su soberbia y su discurso errático, especialmente ante el conflicto catalán.

En clave andaluza, el claro ganador de unas elecciones en esta comunidad sería el PSOE,  a mucha distancia de las otras tres fuerzas nacionales. Los socialistas ganarían en siete de las ocho provincias y sólo en Almería lo adelantaría el PP por estrecho margen. Haciendo una extrapolación a escaños, el PSOE alcanzaría los 22 frente a 17 de la franquicia de Rajoy. Y Ciudadanos desbancaría a Podemos en el tercer lugar: 11 escaños naranjas por 10 morados. Esta lectura de urgencia permite concluir que Andalucía sigue confiando en  los socialistas. Y si los comicios fueran autonómicos, la distancia a favor del PSOE sería mucho mayor aún.

El sainete de Podemos

diciembre 1, 2017

Sin encomendarse a sus compañeros catalanes, los comunes, Pablo Iglesias anunció ayer por sorpresa la decisión de Unidos Podemos de impugar ante el Tribunal Constitucional la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Como en un corral de comedias, entró en escena un Xavier Domènech despavorido por una proclama que rompe su campaña de la equidistancia en las elecciones del 21 de diciembre. Todo un sainete a apenas tres semanas de los comicios. Lo que no podían hacer los independentistas por falta de diputados en el Congreso se lo pone en bandeja la formación morada. Se necesitan 50 parlamentarios para presentar un recurso ante el TC.

Todo el mundo era consciente de los coqueteos de Iglesias y su troupe con los separatistas. Pero esta iniciativa indica bien a las claras del lado que está Podemos. La posición sobre Cataluña está abriendo un abismo entre Iglesias y sus votantes. Ya lo alertó una de las cofundadoras, Carolina Bescansa, pidiendo que su partido “hablara más a España y a los españoles y menos a los independentistas”. Su sugerencia, salta a la vista, ha caído en saco roto. La cúpula nacional de Podemos se ha abrazado al secesionismo. Cada día tiene más poder el ala más radical y antisistema.

Iglesias pretende retorcer la realidad. La aplicación del 155 fue la respuesta constitucional y políticamente adecuada a la declaración unilateral de independencia tras un referéndum ilegal. Y ante el disparate separatista, nada mejor que hable la democracia, que los ciudadanos voten… Aunque a Podemos le gusta más un referéndum de independencia que unas elecciones autonómicas. Qué perdidos están.

Torpedo interno

octubre 25, 2017

No hay peor cuña que la de la misma madera. Carolina Bescansa ha dejado al descubierto la deriva de su partido en el conflicto catalán: “Podemos debe hablar más a los españoles y no sólo a los independentistas”. Lo ha dicho una de las cofundadoras de la formación morada después de ser purgada como miembro de la comisión constitucional del Congreso de los Diputados. Ya sabemos la razón del castigo. Bescansa ha recibido el apoyo en su tesis de falta de proyecto de Podemos para España de Luis Alegre, otro confundador también represaliado por el pablismo por discrepante con la línea oficial. Podemos está jugando más en el terreno de la autodeterminación que en el de la Constitución.

Lo más desternillante es la salida de la portavoz parlamentaria y sustituta de Bescansa en la susodicha comisión. Irene Montero ha afeado a su compañera que exprese su opinión en público ante los medios de comunicación. ¿No eran éstos los próceres de la transparencia? ¿No eran éstos los que querían retransmitir por streaming todas las reuniones? Como recoge el dicho popular: ‘Justicia, señor juez, pero por mi casa no’. Qué pronto han envejecido estos adalides de la nueva política. Purga, oscurantismo y radicalismo ideológico. Menuda carta de presentación.

Reescribidores

octubre 20, 2017

Sirva esta entrevista como recordatorio de la historia de la lucha de Andalucía por la conquista legal de su autonomía, con el máximo nivel de autogobierno y en pos de la igualdad de todos los ciudadanos de este país. Ni más ni menos que nadie. Los lumbreras de Podemos, con Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez a la cabeza, están intentando retorcer la realidad y comparar la movilización andaluza por la vía constitucional con el procés de Cataluña. Ni de lejos el significado del 4-D y del 28-F tiene que ver con el independentismo. Este intento de reescribir la historia por parte de la formación morada produce bochorno. Sólo buscan tapar sus vergüenzas por su posición incomprensible ante la cuestión catalana. Las mentiras por muchas veces que se repitan no se hacen verdad. Ya no cuela ni la propaganda ni la posverdad.

Sólo ego

junio 14, 2017

Resultado esperado: fracasó de la moción de censura de Podemos. Dos días de fuego cruzado, de show y sobreactuación por el frente morado y defensa numantina por el frente de la gaviota. Eso sí, con nula incidencia en la vida de los ciudadanos. Mariano Rajoy, gazapo para la posteridad aparte, vendiendo los mundos de Yupi, y Pablo Iglesias derrochando retórica huera y sin explicar cuál es su proyecto de gobierno. Duelo baldío y estéril. Salvo sus correligionarios, nadie quiere a Rajoy como presidente pero tampoco Iglesias despierta pasiones más allá de los suyos. Podemos ha malgastado munición por la ansiedad y la soberbia de su jefe, le ha brindado la oportunidad al presidente del Gobierno de salir victorioso. La moción era una estratagema para interferir en la primarias del PSOE y recuperar parte del protagonismo perdido en la oposición. Si hubieran querido sacar al político gallego de la Moncloa, habría negociado la moción con otros grupos antes de presentarla. Sólo ha buscado sus minutos de gloria. Cuesta digerir un discurso de casi tres horas dedicado al lucimiento personal. Y mirando su ombligo le ha dado aire a Rajoy, quien hace ya más de un año, desde marzo de 2016, podría estar en los bancos de la oposición si Podemos no hubiera pensado sólo en el sorpasso al PSOE. Esta fallida maniobra ha sido simplemente un derroche de ego por parte de Iglesias y Rajoy, vivito y coleando, fumándose un puro.

Arrebato antisocialista

junio 7, 2017

Una declaración que deja en evidencia el antisocialismo de muchos de los dirigentes de Podemos. Y Teresa Rodríguez es una de sus exponentes más refractarios a cualquier tipo de entendimiento con el PSOE. Sus palabras hoy en el debate sobre la situación de Andalucía se comentan por sí solas. En unos días pedirán apoyo para el numerito de la moción de censura a la mayor gloria de Pablo Iglesias. Parafraseando la famosa fábula de Valera, quien no te conozca que te compre.