Gasto en defensa

El Gobierno de la nación ha comunicado a la OTAN que cumplirá con un gasto en Defensa del 2% de nuestro Producto Interior Bruto en 2024. El Ejecutivo de Rajoy saca pecho cuando incumple con otras obligaciones fundamentales para los ciudadanos. No les importa mucho dedicar sólo una tercera parte de lo que le corresponde en dependencia, ni la caída drástica de las becas, ni recortar año a año las partidas para investigación, ni el retraso injustificado e ilegal en la aprobación del nuevo sistema de financiación autonómica, ni dar un paso para la eliminación de los copagos sanitarios que ha impuesto con la excusa de la crisis, ni en la reducción al 10% del IVA al cine, ni con la lucha decidida en erradicar la brecha salarial de las mujeres… Una larga lista de agresiones a la gente que deberían hacer sonrojar al Partido Popular. Ni mucho menos. Mientras siguen teniendo bajo mínimos inversiones con mayor rentabilidad social y económica, se apresuran para cumplir con la Alianza Atlántica. Está claro que las prioridades del PP no coinciden con las de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

El sheriff Trump

Donald Trump lleva a la práctica su ‘America first’ (América primero). A cualquier precio, aunque sea con mala educación y modos barriobajeros. En Bruselas, durante la reunión de los mandatarios de los países miembros de la OTAN. el presidente norteamericano hizo exhibición de sus ínfulas: no sólo riñó a sus colegas por su escasa aportación a la organización de defensa, sino que demostró quien manda con el empujón al primer ministro de Montenegro. Trump no se para ante nada. Aspira a ser el vigía de Occidente. Lo que nos quedará por ver y por padecer.

Salir de Kosovo

chacon-en-kosovo

Somos un país que se recrea en el debate. Gentes de dos orillas, de posiciones encontradas, amantes de la controversia, adalides del cainismo. En ocasiones tanta rivalidad, tanta confrontación, resulta desmedida e insoportable. Nos metemos en el fango de la disputa dialéctica por pura inercia, como deporte o como estrategia de desgaste del adversario.

El Gobierno de España plantea la retirada de las tropas españolas en Kosovo y el primer partido de la oposición, que venía reclamando esa medida desde que este territorio declaró la independencia de Serbia de manera unilateral y saltándose a las bravas el derecho internacional, censura la resolución gubernamental por una cuestión de formas, por producirse en la antesala de una cumbre de la OTAN. Eso en argot coloquial tiene una definición muy gráfica, que me ahorraré, pero rebuscando en el refranero nos topamos con ese perro del hortelano que ni come ni deja comer. Algunos medios de comunicación se han sumado al festín para chapotear en un asunto que merecía más altura de miras y menos ansiedades electoralistas.

Desde las filas del PP, como siempre, no ha salido ni una palabra de apoyo al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero pese al acuerdo o sintonía en la cuestión de fondo. La retirada, que no se producirá de forma radical, sino ordenada, escalonada en el plazo de seis meses como mínimo, para facilitar la reordenación operativa del contingente de la OTAN, era algo lógico, conocido y que en algún momento se tenía que producir.

Hemos cumplido con creces una misión para la estabilidad en los Balcanes. Nuestros soldados durante diez años lo han hecho con entrega (algunos incluso han perdido la vida), con eficacia y generando un gran aprecio de los habitantes de la zona.

Hace un año se produjo la declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo, que España, como es bien conocido por todos nuestros aliados y socios en la Unión Europea, no ha reconocido. Nuestro papel en ese escenario perdía una buena parte de su sentido, aun más, una vez que la estabilidad en la zona es cada día mejor. Por tanto, la decisión del Gobierno es coherente y requeriría del respaldo inequívoco del primer partido de la oposición y de otros muchos pescadores en aguas revueltas.

Nuestra presencia en Afganistán es ya otro cantar. España ha adquirido un compromiso por la paz y la democracia para ese país asiático. Nos hemos comprometido en esta misión amparada por Naciones Unidas en función de nuestro peso económico y político en el orden internacional. Es nuestro deber y nuestra responsabilidad estar a la altura de las circunstancias.

Foto: AFP. La ministra de Defensa, Carmen Chacón, pasa revista a las tropas españolas destacadas en Kosovo.