Ataque a los agricultores andaluces

Los previsiones eran malas pero los hechos ciertos resultan catastróficos y dañinos. La distribución definitiva de los fondos de la Política Agraria Común (PAC) para el periodo 2014-2020 recrudece el castigo del Gobierno de la nación hacia Andalucía. La Junta ya alertó en 2014 de que Andalucía era la única autonomía que perdía fondos respecto al marco comunitario anterior por decisión caprichosa y arbitraria del Gobierno de Mariano Rajoy. Con el reparto cerrado de las ayudas europeas, se ha consumado la agresión pero mucho más severa que la anunciada. Al final serán más de 900 millones de euros los que dejen de recibir los agricultores de Andalucía, más del doble de lo previsto en su momento. Hasta 2020 se nos escamotean 616,5 millones en ayudas directas y 286 para desarrollo rural. La propaganda del PP, con el conspicuo Arias Cañete al frente del Ministerio, sostenía que no se perderían más de 60 millones en ayudas directas. La realidad multiplica esta cifra por diez. Esto se suma a que ya nos habían metido la mano en la cartera en la inversión para desarrollo rural. Los datos son tozudos y confirman la preocupación mostrada entonces por el Gobierno de Susana Díaz.

Además del agravio con Andalucía, el modelo que defiende la derecha prima a las grandes superficies, a los terratenientes, y se penaliza a los pequeños y medianos agricultores. Por primera vez se imputa una reducción a los beneficiarios de ayudas inferiores a 5.000 euros, que en esta comunidad son 208.000 agricultores, el 80% del total. Se hace una reducción lineal del 8,64% para todos por igual y no progresiva a partir de los 5.000 euros. Es la primera vez que en la historia de la PAC se utiliza un ajuste tan regresivo que favorece a los que más tienen y se ceba con los débiles. Muy del estilo del PP: regalos fiscales y amnistías para los poderosos y mano dura con las clases medias y trabajadoras. Un agravio más para exigir un cambio de gobierno en las elecciones que se repetirán el 26 de junio.

Foto.elconfidencial.com. Cañete y Rajoy.

Irrelevancia

España ha perdido fuerza en Europa. No es una valoración subjetiva, sino un hecho objetivo. Lo reconocen incluso medios de orientación conservadora. Mariano Rajoy está situando al quinto país en la Unión Europea por teórico peso político, económico y demográfico en la irrelevancia. El presidente del Gobierno ha asistido como convidado de piedra a las negociaciones entre las instituciones europeas y Grecia. Ha apostado por la comodidad quedándose bajo la alargada sombra de Angela Merkel, actuando como simple monaguillo que esparce el incienso en los altares del austericidio. ¿A quién sorprende que Rajoy se ponga de perfil y deje hacer? No ha alzado la voz contra unas políticas que se dictan desde Berlín y que se han vuelto a cebar con el pueblo griego, como antes ocurrió con el portugués, el irlandés o el español. Ha demostrado pintar poco en el concierto europeo. Entre los líderes europeos, tan sólo François Hollande y Matteo Renzi han buscado desde la socialdemocracia frenar las ansias revanchistas de un neoliberalismo que campa a sus anchas por el nuevo continente. Al político gallego ni está ni se le espera en estas lides. Una realidad que como español me produce tristeza, sobre todo, por esa manera pusilánime de cruzarse de brazos mientras que el proyecto europeo se resquebraja.

Si el papel casi de extra desempeñado en la crisis griega ya nos escandalizaba, el jarro de agua fría recibido al perder la tan cacareada presidencia del Eurogrupo confirmó el rol testimonial en el tablero europeo en el que ha quedado España. Rajoy y sus altavoces mediáticos habían vendido sin cesar que el ministro de Economía, Luis de Guindos, era el candidato bendecido por Merkel para este organismo europeo. Era la demostración del ‘poderío’ de Rajoy ante Bruselas. A la hora de la verdad, el español se quedó compuesto y sin cargo. España cuenta con menos presencia institucional desde la llegada del PP a la Moncloa. En 2012 perdimos la plaza que teníamos en el Banco Central Europeo y en el reparto de la nueva Comisión cedimos una vicepresidencia que ostentaba Joaquín Almunia a cambio de una cartera de menor peso para Arias Cañete pensando en el ciento volando de la futura Presidencia del Eurogrupo. Al final, todo quedó en nada, Rajoy tropezó y se le cayó el cántaro de leche. ¿Qué hubieran dicho el PP y determinados medios de comunicación si este fiasco le hubiera pasado a Rodríguez Zapatero? Lo habrían despellejado políticamente hablando. Pero esto de Rajoy para algunos no es un fracaso, la culpa es de la oposición. ¡Qué tropa!

El examen de Cañete

Miguel Arias Cañete no ha pasado a la primera el examen para convertirse en comisario de Energía y Clima de la Unión Europea. Le han apretado de lo lindo en el Eurocámara y lo han dejado para ‘septiembre’ (la semana que viene). Más allá de su comentario machista de la campaña electoral, que ya suponía un serio hándicap para superar la prueba, los últimos movimientos del cabeza de cartel del PP y amigo de Mariano Rajoy han dejado al descubierto prácticas que en España ilógicamente se aceptan pero que en Bruselas están seriamente contraindicadas.

El ex ministro de Agricultura. Alimentación y Medio Ambiente poseía participación en dos empresas petrolíferas que curiosamente no era obstáculo ni representaba incompatibilidad para ejercer esa competencia en nuestro país. Sin embargo, se apresuró a deshacerse de las acciones para acceder al colegio de comisarios comunitario por colisión entre los intereses personales y la responsabilidad que iba a asumir, prácticamente igual a la que tenía en nuestro país y mantuvo su vinculación empresarial. En España las denuncias de esta anomalía le entraban por un oído y le salían por el otro.

In extremis, un día antes de sentarse ante el ‘tribunal de oposiciones’, Cañete rectificó su declaración de intereses para incorporar un sobresueldo de 5.000 euros al mes como presidente del comité electoral del PP para las elecciones de 2011. Aquí preguntas a los barandas peperos por los sobresueldos y ni contestan, dicen que ya han dado todas las explicaciones aunque tienen a un tesorero en la cárcel y un juez que acusa al partido de tener una caja b e ingresos de dudoso origen. Si es censurable que lo cobren, lo peor es que no den la cara y encima intenten dar lecciones a los demás.

En el Parlamento europeo existe una mayor exigencia ética y de transparencia. De esta experiencia de Cañete tendríamos que sacar conclusiones y elevar el listón en España para evitar casos y noticias que luego nos abochornan a todos.

La bendición de Merkel

Merkel-Rajoy El Mundo Idígoras y PachiMerkel-Rajoy El Mundo RicardoMerkel-Rajoy Diario Sur

A los humoristas gráficos no les ha pasado inadvertido el impostado paseíto de Angela Merkel y Mariano Rajoy por el tramo final del Camino de Santiago. Tampoco a muchos de los presentes en la plaza del Obradoiro a su llegada: la pareja de peregrinos catódicos fue recibida con pitos y abucheos. Los medios de la derecha, en cambio, han presentado la visita de la canciller alemana como un espaldarazo al presidente y a sus políticas. Lo que traducido viene a ser la bendición de la que manda en Europa a los recortes de derechos y libertades y el desmantelamiento del estado del bienestar que ejecuta el PP y que se dirige con el mando a distancia desde Berlín y Bruselas.

Como recompensa por ser buen discípulo, Rajoy podría conseguir el pírrico trofeo de colocar a Miguel Arias Cañete como comisario y a Luis de Guindos al frente del Eurogrupo. Pírrico triunfo porque para contentar a su tropa de la gaviota el presidente del Gobierno ha tenido que postrarse ante Merkel y producir un enorme sufrimiento en amplias capas de la sociedad española. El beneficio del PP se traduce en la angustia de la mayoría. Frente a los movimientos de países como Francia o Italia pidiendo otra política más expansiva que apueste por el empleo y que supere la ortodoxia neoliberal del ajuste y el tijeretazo, Merkel se atrae a España a su redil por un par de sillones en la burocracia comunitaria.

El trueque le vendrá bien a Rajoy y a sus huestes pero perjudicará a la mayor parte de los españoles. Las recetas neoliberales no funcionan: tras casi siete años de crisis la economía europea, en especial la de la zona euro, sigue sin repuntar, estancada o, incluso, en el eufemístico crecimiento negativo de algunos estados que deberían ser locomotora. No parece que el rumbo sea el correcto… Y un par de cargos nos ciegan la visión del precipicio.

Viñetas.- Idígoras y Pachi y Ricardo, en El Mundo, y Sansón, en diario Sur.

Al estilo troglodita

Si Miguel Arias Cañete con su comentario machista nos ha devuelto a la Edad Media, el presidente del PP valenciano, Alfonso Rus, recurre al estilo troglodita para pedir el apoyo ciudadano al Partido Popular en las elecciones del domingo: “O votáis a Arias Cañete u os pego una paliza. A votar todos“. Animando a la participación en las europeas con pedagogía y argumentos.

Os dejo el audio de la Cadena SER: haz click.

Foto.– Rus, a la izquierda, y Esteban González Pons.

Disculpas que llegan mal y tarde

Peridis1-CañetePeridis2-Cañete

Miki & Duarte-Cañete

Campaña atropellada de Miguel Arias Cañete y el PP. Lo mismo lo retiran de la primera línea de los medios de comunicación  para que no meta más la pata que un día después fuerzan una entrevista en una cadena de radio nacional o improvisan un almuerzo de informativo con urgencia para sacar al candidato de la trastienda y que a empujones pueda pedir perdón por su comentario machista. Un patinazo de envergadura que se ha cargado la estrategia de campaña de perfil bajo que los gurús de la calle Génova habían marcado. Las palabras de disculpa, de todas formas, han sonado forzadas, insinceras, obligadas por el escandalera generada tanto dentro como fuera de España. Llegan tarde y mal. El daño ya está hecho. Como ha escrito Ignacio Escolar, si ha tardado tanto en desdecirse es porque no le han salido del alma. Lo han obligado a salir y se le ha notado demasiado la impostura.

Viñetas.– Peridis en El País y Miki &Duarte en el Grupo Joly.

Pánico en la calle Génova

Unas elecciones nunca se ganan durante la campaña pero sí se pueden perder. La gestión del Partido Popular de estos comicios europeos se podría calificar de calamitosa: el retraso incomprensible de la selección del candidato, la pésima gráfica de su propaganda en exterior (vallas, banderolas, carteles…), la escasa capacidad de movilización para llenar varios actos (hasta Rajoy pinchó anoche en Sevilla), los errores de Miguel Arias Cañete en el debate y su letal comentario machista que ha calentado la campaña… Todo unido a una trayectoria de dos años y medio de gobierno marcada por los incumplimientos, los recortes y el empobrecimiento de las clases medias y trabajadoras. Con todo este cóctel explosivo, el pánico ha prendido y de qué manera en la sede electoral del Partido Popular. Han metido a Cañete en una hornacina cancelando entrevistas ya confirmadas para evitar nuevos contratiempos de su número uno. Los últimos movimientos traslucen el nerviosismo que reina en el cuartel general de la madrileña calle Génova. Parece que no tienen tan claro el resultado del domingo por muchas encuestas infladas que saquen.

Esperando las disculpas de Cañete

Si uno comete un error de bulto, lo menos recomendable es enrocarse y huir hacia adelante. Lo mejor es reconocer cuanto antes el yerro y/o trasladar unas sinceras disculpas. Miguel Arias Cañete (qué juego está dando este segundo apellido desde el viernes) y el PP han hecho justo lo contrario de lo que marca el sentido común y la lógica política. Su fatídica frase (“El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralado a una mujer indefensa”) exigía un rectificación sin paliativos. Sin embargo, el candidato del PP a las europeas ha guardado un silencio estruendoso y se limitado a poner fotos acompañado por mujeres en su Twitter para exorcizar el enorme malestar producido por su desafortunada explicación (o más bien por verbalizar su pensamiento más profundo). La cúpula del PP, incluidas las más destacadas dirigentes, ha salido en su auxilio y ha ensalzado a su cartel electoral. Ni una sola palabra de crítica, ni el más mínimo gesto para afear este sonoro patinazo. Todos a una con Cañete y de espaldas a todos aquellas mujeres y aquellos hombres que creemos en la igualdad. Por perder un debate no pasa nada, perder el norte sí tiene consecuencias. Han pasado más de tres días y las disculpas y el propósito de enmienda del PP no llegan. Y lo peor es que, visto lo visto, nadie los espera.

Lapidario de Cañete

Miguel Arias Cañete no anduvo nada fino en el debate de anoche con Elena Valenciano. Sin entrar en el fondo, cuyo único eje se reduce a la herencia recibida ¡dos años y medio después!, estuvo encorsetado, titubeante, por instantes irritado, poco natural y leyendo demasiado. Esta mañana ha intentado justificar su mal papel en el cara a cara y ha sido peor el remedio que la enfermedad:

  • El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralado a una mujer indefensa“.

Una explicación que rezuma machismo, soberbia y un desmedido paternalismo. El candidato del Partido Popular a las elecciones europeas es un político de larga trayectoria, de muchos trienios en la vida pública, y por eso acumula una larga ristra de meteduras de pata misóginas y clasistas bastante sonadas:

  • El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno”
  • No entiendo como hay ex ministras sin estudios cobrando millones en la ONU
  • Ya no hay camareros como los de antes. Aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos uno cortado, un nosequé, mi tostada con crema, la mía con manteca colorada, cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia
  • Las urgencias están colapsadas por los inmigrantes. Claro, alguien que para hacerse una mamografía en Ecuador tiene que pagar el salario de nueve meses llega aquí, a urgencias, y se la hacen en un cuarto de hora
  • Los inmigrantes son responsables de un crecimiento económico de baja calidad
  • “El Plan Hidrológico Nacional se aprobará “por cojones” y su tramitación será “un paseo militar“.

Y sin entrar en otras muchos perlas de índole humorística, como los yogures caducados, o de nulo olfato político, como no prever graves problemas por el Prestige. Las hemerotecas pasan factura.

El espectro de Cañete

¿Quién habrá diseñado la cartelería del Partido Popular? Tanto tiempo se tomó Rajoy para decidirse y ahora enmascaran a Miguel Arias Cañete. Da la sensación que intentan ocultar al candidato. Desde lejos prácticamente no se distingue. Está casi irreconocible en esa nebulosa azul y, además, los retoques de photoshop para aligerarlo de kilos cantan demasiado, lo han puesto en una talla 40. A simple vista, el número uno está entre papá Pitufo y un espectro que surge de las tinieblas. En mi modesta opinión, la campaña no pasará a la historia.