México, no te rindas

Unos versos de Benedetti para apoyar a México. No te rindas por favor no cedas, / aunque el frío queme, / aunque el miedo muerda… No te arrodilles, México, que mejor sufrir de pie, que vivir de rodillas. Está en juego la dignidad como país ante el bullying del poderoso. Donald Trump no sólo está trabajando ya para construir un muro con su vecino del sur, sino que lo humilla de obra y de palabra. (No sólo eso: la recuperación de la tortura como método de interrogatorio policial o la mordaza para los medios de comunicación, considerados la oposición al nuevo orden) El magnate actúa con un estilo matonil intolerable. Entra dentro de lo previsible, y más si ideológicamente se es de derechas, que un gobierno quiera regular los flujos migratorios. Pero de ahí a pisotear al vecino, a despreciar a sus instituciones democráticas, a mofarse de las personas media un abismo. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha cancelado con razón su visita a Estados Unidos. No tenía sentido una cumbre diplomática marcada por el desprecio y los deseos de ridiculizar al débil del montaraz inquilino de la casa Blanca. Trump está ofreciendo el peor de los perfiles que pronosticaba su forma de hacer política bronca, descarnada e intimidante. Especialmente con México. Y la comunidad internacional permanece callada y sumida ante las astracanadas de Trump. La única voz que se ha alzado en las últimas horas contra las barbaridades del presidente americano ha sido la del ex jefe de Gobierno José Luis Rodriguez Zapatero. Que cunda el ejemplo y Europa y América Latina se levanten contra la xenofobia, el acoso y chulería del nuevo vigía de Occidente. Pongamos freno a este disparate antes que sea demasiado tarde.

Foto.- Ya hay más de 1.000 kilómetros de muro en la frontera.

Banderas se moja

Antonio Banderas ha arremetido sin tapujos contra el magnate estadounidense Donald Trump por sus ataques a la población hispanohablante y su intención de construir un muro en la frontera de México. Durante los Premios Platino del cine iberoamericano, el actor malagueño ha reivindicado el orgullo de ser latino y de hablar el idioma de Cervantes en un ataque directo y valiente contra las posturas xenófobas del aspirante republicano a la Casa Blanca, increíblemente es el mejor situado en las primarias de su partido. El vídeo es del 20 de julio, anterior a la expulsión de una rueda de prensa del periodista hispano Jorge Ramos por parte de Trump, pero se ha empezado a mover mucho en los últimos días en las redes sociales. Banderas actúa en conciencia, defendiendo la convivencia de culturas, la tolerancia y la dignidad de los hispanos que enriquecen ese país. El acto se moja y deja en evidencia la política retrógrada e intolerante del candidato republicano. Que mal le iría al mundo si este ultraconservador se convirtiera en presidente de los Estados Unidos.

Adiós a un poeta sencillo

Libro de José Emilio PachecoQuizá sólo tenga en mi biblioteca un único libro dedicado. Es La fábula del tiempo, una antología poética de José Emilio Pacheco. La noticia de su muerte me ha hecho recordar nuestro breve pero tierno encuentro en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en noviembre de 2006. Este autor mexicano era una persona afable, sencilla y humilde pese a gran talla cultural. Una persona llena de humanidad y con una mirada bonancible y que inspira confianza. Una personalidad que recorre toda su creación. Pacheco, perteneciente a la Generación del 50 de poetas mexicanos, tiene un estilo claro, directo, sin barroquismo, aunque con una enorme profundidad. Toda su producción tiene un enfoque existencialista que construye un universo realista y austero. Como siempre en estos casos, prefiero dejar de escribir y recomendar su magnífica obra.

Pandemia

La gripe porcina cabalga desbocada. Eso se deduce de un informe del Centro Europeo del Control de Enfermedades (ECDC), organismo con sede en Estocolmo que asesora a la Unión Europea ante el brote de esta enfermedad. Dice el instituto que, al menos, cuatro de cada diez europeos incubará el virus, eso sí en grado leve, y que su conversión en pandemia es inevitable.

Se observa en esta sociedad postmoderna una tendencia a vivir instalados en la psicosis, a la exageración de los nuevos enemigos que descubrimos, a la creación de temores que nos acogoten en nuestra situación de bienestar. Nos quieren meter el miedo en el cuerpo, como ocurrió con la gripe aviar o con las vacas locas, con la colaboración inestimable de los medios de comunicación en la generación de una enorme bola de nieve virtual. Cuando pasa la tempestad, todos concluimos que no era para tanto. Mientras tanto, todos sumidos en el terror y el sobresalto.

El azote de la gripe porcina se está notando en México, su lugar de origen, con un número de víctimas que fluctúa según las fuentes consultadas (la Organización Mundial de la Salud sólo cifra siete muertes), y no tanto por la virulencia del virus, sino por la ineficacia y falta de recursos del sistema público de salud. En este país se ha generado una situación de pánico e histeria por la desinformación y el ocultismo oficial de los primeros días. 

Con tratamiento terapéutico adecuado, esta patología se cura como la gripe común y sólo tiene una mayor incidencia en los mayores y en los enfermos crónicos. Nada nuevo. Los expertos así lo atestiguan: “Se trata de un virus de la gripe y, por lo tanto, es fácil de coger”, concluye Angus Nicoll, responsable del programa del ECDC. Entonces, ¿por qué se crea tanta alarma infundada? Es exigible a las autoridades cautela y prudencia, no tremendismo. Los ministros de Sanidad de la Unión Europea han actuado con calma y han descartado suspender los viajes a México. Sostienen que no hay motivos para el pánico. No deja de ser una enfermedad común y curable. 

Y muchos menos motivos existen para este coyuntural y desmedido espanto cuando miles de personas mueren en el mundo cada semana sin que nadie haga nada para evitarlo, y no precisamente pierden la vida por una enfermedad, sino de hambre.

Guadalajara

forjateatro-3

mercadilloen-la-plaza

fil-guadalajaracarmen-linares

plaza-de-armaszapopan

heladosjardines

Hace dos años disfruté de una gran experiencia que aún permanece muy viva en mi recuerdo. Fueron apenas cuatro días, eso sí apurados con intensidad y alegría. Una expedición de gente de aquí desembarcó allá, en Guadalajara, con motivo de la Feria Internacional del Libro (FIL), la mayor cita de las letras hispanas, en la que Andalucía era la invitada especial. Fui a presentar mi primero y único libro, Noticias a la carta, por consejo de mi editor, Pedro José Crespo. Más allá de las cuitas particulares, que no suponen más que peripecias menores, me sumé a todas las actividades institucionales (muchas y muy bien organizadas) convocadas por el Gobierno andaluz a través de la Consejería de Cultura. La presencia de Andalucía fue todo un éxito… rutilante, incontestable, desbordante. Ofrecimos una excelente imagen, nos convertimos en unos protagonistas de excepción, en una avanzadilla de la cultura, el arte y el ingenio del Sur de esta España nuestra. El sector editorial salió satisfecho de la gira al otro lado del Atlántico. Entre col y col, una lechuga. También hubo tiempo para la diversión, los días tienen veinticuatro horas y los cuerpos resisten con elasticidad inexplicable la algarabía y la jarana. De regreso, en el camino al aeropuerto internacional de Guadalajara, junté unos cuantos versos como resumen de mis impresiones de nuestra estancia en la capital de Jalisco.

Guadalajara

Te dejo atrás Guadalajara,
tu silueta se empequeñece
sólo por los kilómetros recorridos,
se difumina tras un manto nebuloso
de un recuerdo que aún es presente.

Días de vértigo y tequila
desde el Teatro Degollado
al mercadillo de Tlaquepaque.

Noches de frenesí y mariachis
desde el Santo Coyote
a los antros de Zapopan

Ciudad de luz implacable
y calidez sin límites.
El sol de Jalisco brilla
fuera y dentro de sus gentes.

Guadalajara, estación de tránsito
para llegar a ti.
Me despido con un sabor agridulce,
es momento de desgarro
porque un jirón de alma
cabalga entre los gritos tapatíos,
es antesala de ilusión
porque la fantasía
se hará de carne y hueso.

Guadalajara, vente con nosotros.