Pensiones dignas

Ni las duras condiciones climatológicas han frenado el ímpetu de una muchedumbre que en más de 100 ciudades españolas ha salido a la calle a reclamar al Gobierno del Partido Popular pensiones dignas. Cientos de miles de personas han desafiado el viento, el agua e incluso la nieve para alzar la voz por una revindicación justa. La subida del 0,25% impuesta por Rajoy les ha supuesto a los pensionistas una pérdida importante de poder adquisitivo. Si a esa cicatería le unimos el copago farmacéutico o la carestía de los suministros básicos, especialmente el recibo de la luz, les sobran los motivos para la indignación. Es lógico que protesten cuando observan la millonada que el Ejecutivo ha dado para el rescate de los bancos o las autopistas de peaje. Muchos de nuestros mayores, con sus exiguas pagas, constituyen el sostén de sus familias y, sin embargo, el PP no deja de hacer ‘regalos’ a sus amigos y a ellos les da de lado. Este desprecio del PP les pasará factura.

Fotos: El País.

Prevenir la obesidad

En Andalucía el 18,7% de la población adulta muestra síntomas de obesidad, un porcentaje que se dispara al 22,5% en el tramo de edad infantil y juvenil. La obesidad perjudica seriamente a uno de cada cinco andaluces. Con estos datos, similares a los que se registran en el resto de España, está claro que el exceso de peso supone una preocupación desde el punto de vista de la salud pública. Los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo representan el 10% de las causas de mortalidad y de discapacidad y son factores determinantes para desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, así como graves problemas cardiovasculares. Por tanto, las personas con sobrepeso y obesidad constituyen un grupo de riesgo sanitario y su situación ha de ser un problema prioritario de salud pública. Ante esta realidad, el Gobierno que preside Susana Díaz está elaborando una ley promoción de una vida activa y una alimentación equilibrada en Andalucía para intentar revertir la situación.

Este texto no nace con espíritu punitivo sino de concienciación. Así se quiere llegar a familias, centros educativos, empresas, centros de mayores y personas con discapacidad, sector agroalimentario y a la industria de la alimentación, turismo, urbanismo, medios de comunicación, a la publicidad… Se pretende crear entornos saludables y favorecer políticas de transporte activo y movilidad sostenible, rutas seguras y libres de tráfico para caminar o ir en bici, aparcamientos de bicis en empresas o acceso a instalaciones deportivas, de ocio y de tiempo libre. En el ámbito educativo, se apuesta por un mínimo de 5 horas semanales de actividad y ejercicio físico, recreos con juegos de acción, mayor oferta de actividades extraescolares para ejercicio físico e inclusivo y la promoción de una dieta saludable.

Otro de los objetivos es proteger a la población frente a la publicidad y el patrocinio de alimentos y bebidas y que toda la ciudadanía reciba una información veraz sobre su calidad nutricional. Frente a los efectos que tienen en la población infantil u adolescente, se establecen nuevas limitaciones para las campañas publicitarias dirigidas a menores de 15 años, sistemas de autocontrol sobre la información que suministran y acuerdos de regulación voluntarios con operadores económicos y profesionales en materia de publicidad. También es una prioridad prevenir los trastornos de la conducta alimentaria y otros asociados a una distorsión negativa de la propia imagen corporal, como la anorexia o bulimia. Por eso, hay que contrarrestar las actitudes discriminatorias, prejuicios y estereotipos y fomentar valores sobre una imagen corporal diversa.

En definitiva, Andalucía prepara una ley pionera, la primera en España para prevenir la obesidad y mejorar la calidad de vida de las personas que la sufren. Una apuesta por el bienestar.

Foto.El País.

Busque, compare y…

Una señora recordaba hace unos días en un mitin del PSOE en Sevilla que el Gobierno de la nación sólo le había aumentado este año 70 céntimos la pensión. No es la primera vez que escuchamos el lamento de una persona mayor que ve cómo su paga crece de manera testimonial. Andan los peperos sacando pecho con la pírrica subida del 0,25% de las pensiones y pretenden que se le agradezca el mísero detalle para con los mayores, cuando año tras año éstos pierden poder adquisitivo. Subidas de céntimos y copagos farmacéuticos de muchos euros. El 0,25% no deja de ser un señuelo porque por otro lado les meten a los pensionistas la mano en la cartera. La reforma de las pensiones impulsada por Mariano Rajoy es sólo una engañifa, un mal truco de magia para despistar y meter el sablazo por la retaguardia. Así, produce vergüenza e indignación comparar la realidad del sufrimiento de muchos trabajadores, pensionistas y parados para llegar a fin de mes con el discurso triunfalista del Partido Popular sobre la recuperación económica. Rajoy y sus colegas viven en una realidad paralela.

En Andalucía se hace otra política. Los hechos así lo atestiguan. La semana que viene el Gobierno que preside Susana Díaz aprobará un incremento del 2% los complementos de las pensiones no contributivas y asistenciales. Estas ayudas extraordinarias de la Junta benefician a más 106.000 personas y supone una inversión de 18 millones de euros. Como en los últimos años, y pese a la crisis económica, en esta comunidad se ha mantenido el crecimiento anual del 2% de este refuerzo a esta modalidad de pensiones. Claro compromiso con los mayores, muchos de los cuales tienen que ayudar a sus hijos y a sus nietos para cubrir sus mínimos vitales. Muchos hablan, la Junta de Andalucía hace.

Abuelos

Informe Educo

Hay situaciones que se saben y que están a la vista pero cuando se presentan estudios con estadísticas nos sorprende la profundidad de la realidad. ¿Quién no era consciente de que muchos abuelos están ayudando a sus hijos y nietos durante esta crisis? No deja de ser una pregunta retórica porque cualquiera de nosotros conoce casos directamente en su familia o en su entorno de amistades más cercanas. Se ha difundido un trabajo de la ONG Educo que sitúa en el 80% el número de abuelos que tienen que apoyar económicamente a sus descendientes. Este porcentaje se ha multiplicado por cuatro: hace cinco años sólo un 20% de mayores tiraban del carro de sus familias. La aportación media asciende a 290 euros mensuales. El informe recoge también que más de la mitad de los abuelos (un 57%) sostiene que su situación y bienestar personal han empeorado por las dificultades económicas de su familia. Por eso, los que hablan tan alegremente de recuperación económica tendrán que explicarnos a quién está beneficiando. Está claro que los síntomas de mejoría no llegan a los hogares de las clases medias y trabajadoras. De momento, el respiro se percibe en indicadores macroeconómicos y no en el día a día de la inmensa mayoría de la gente. Desde la Moncloa se ven muy lejanos los problemas de la gente. La crisis, por desgracia, aún no es historia. Por mucho que se enfaden Rajoy y el ministro Montoro y diga lo que diga la propaganda con fanfarrias del Partido Popular.

Apostando por lo público

Lo importante son los hechos, las palabras se las lleva el viento. Y las promesas, si eres del PP, si te he visto no me acuerdo. En sólo unas horas el Gobierno de Andalucía ha tomado una serie de medidas que demuestra la apuesta desde lo público para mejorar la vida de las personas y dar oportunidades de empleo.

  • Se han aprobado cinco planes de empleo para favorecer la inserción laboral, la estabilidad, el retorno del talento y el fomento del trabajo autónomo. Estos programas tienen un dotación de 422 millones de euros para los ejercicios 2015 y 2016 y pretenden generar más de 60.000 puestos de trabajo.
  • Se ha dado luz verde a la oferta pública de empleo del Servicio Andaluz de Salud para 2015. En una convocatoria conjunta con las de 2013 y 2014, salen a concurso oposición 3.282 plazas de sanitarios y no sanitarios. La mayor oferta de empleo público de toda España con mucha diferencia sobre la siguiente.
  • Se ha aprobado el decreto que define el currículo la educación primaria en Andalucía. Una medida que minimiza los efectos perversos de la reforma educativa de Rajoy y Wert, la fatídica LOMCE, y blinda nuestro modelo educativo inclusivo y garante de la igualdad de oportunidades. El texto está elaborado con la aportación de más de 4.000 integrantes de la comunidad educativa y garantiza la educación artística en toda la etapa, ‘Educación para la ciudadanía y los derechos humanos’ en 5º con carácter general, la implantación del área ‘Cultura y práctica digital’, que se impartirá en el 6º, y la enseñanza de una segunda lengua extranjera.
  • Por último, una prestación más para las personas mayores. El servicio de teleasistencia, que da cobertura a 188.000 andaluces, pondrá en marcha un recordatorio de las citas médicas pendientes a sus usuarios a partir del 9 de marzo.

Obras son amores… En esto se debería fijar Monago y no en hacer vídeos insultantes sobre Andalucía y sus gentes.

Con nuestros mayores no se juega

Vídeo de la campaña explicativa del PSOE de Andalucía contra las medidas del Gobierno de la nación que perjudican a nuestros mayores. Como contraste, se subrayan las acciones en positivo de la Junta de Andalucía en materia de sanidad, dependencia o pensiones no contributivas para garantizar su bienestar.

Que se mueran… los viejos

Al Fondo Monetario Internacional le molesta que vivamos tantos años y en tan buenas condiciones. Como queda feo poner fecha de caducidad a personas o sugerir la administración de cianuro a los que cumplan los 80, recomiendan retrasar la jubilación, bajar las pensiones y aumentar las cotizaciones. La gente vive “más de lo esperado” y estos reputados contables con desorbitados ingresos quieren amargarles los últimos años de vida. Ellos, que cobran como marajás, se permiten dar lecciones a mayores que hacen encajes de bolillos con 600 euros mensuales. Con el pretexto de la crisis, nos quieren sacar las tripas con una navaja trapera. Al FMI le falta entonar el que ‘se mueran los… viejos’ como fórmula para reducir el gasto público. Ahora resulta que vivir mucho es un riesgo para la economía. ¡Hay que joderse!

Viñeta.Forges en El País.