40 años de progreso

Celebramos el cuadragésimo aniversario del instrumento que ha permitido la mayor etapa de estabilidad, libertad y progreso de España en nuestra historia. Nuestra Constitución cumple cuatro décadas, un tiempo en el que ha cambiado radicalmente la faz de este país. Defendamos lo que ha representado y cerremos filas antes los que amenazan su vigencia. Puede necesitar mejoras, retoques para su actualización, pero su esencia y sus valores siguen estando muy vivos. Felicidades a todos l@s español@s y a todos los demócratas.

Anuncios

Quisiera ser tu predilecta almohada…

Quisiera ser tu predilecta almohada
donde de noche apoyas tus orejas
para ser tu secreto y ser las rejas
de tu sueño: dormida o desvelada

ser tu puerta, tu luz cuando te alejas,
alguien que no trató de ser amada.
Huir de la ansiedad que está en mis quejas,
poder a veces ser lo que soy, nada,

no tener nunca miedo de perderte
con variación y honda infidelidad,
jamás llegar por nada a concederte

la tediosa y vulgar fidelidad
de los abandonados que prefieren
morir por no sufrir, y que no mueren.

Silvina Ocampo, de su poemario Espacios métricos.

Pudiera ser

PUDIERA SER
Alfonsina Storni

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
no fuera más que aquello que nunca pudo ser,
no fuera más que algo vedado y reprimido
de familia en familia, de mujer en mujer.

Dicen que en los solares de mi gente,
medido estaba todo aquello que se debía hacer…
Dicen que silenciosas las mujeres han sido
de mi casa materna… Ah, bien pudiera ser…

A veces en mi madre apuntaron antojos
de liberarse, pero se le subió a los ojos
una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado,
todo eso que se hallaba en su alma encerrado,
pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

Nadando al desnudo

NADANDO AL DESNUDO
Anne Sexton

En el sudoeste de Capri
encontramos una pequeña gruta desconocida
donde no había nadie y
la penetramos completamente
y dejamos que nuestros cuerpos perdieran toda
su soledad.

Todo lo que hay de pez en nosotros
escapó por un minuto.
A los peces reales no les importó.
No perturbamos su vida personal.
Nos deslizamos tranquilamente sobre ellos
y debajo de ellos, soltando
burbujas de aire, pequeños
globos blancos que ascendían
hasta el sol junto al bote
donde el botero italiano dormía
con el sombrero sobre la cara.

Un agua tan clara que se podía
leer un libro a través de ella.
Un agua tan viva y tan densa que se podía
flotar apoyando el codo en ella.
Me tendí allí como en un diván.
Me tendí allí como si fuera
la Odalisca roja de Matisse.
El agua era mi extraña flor.
Hay que imaginarse una mujer
sin toga ni faja
tendida sobre un sofá profundo
como una tumba.

Las paredes de esa gruta
eran de todos los azules y
dijiste: “¡Mira! Tus ojos son color mar.
¡Mira! Tus ojos son color cielo”.
Y mis ojos se cerraron como si sintieran
una súbita vergüenza.

Traducción de M. Rosenberg y D. Samoilovic

Con libertad

Ciertos analistas hablan con ligereza y mucho desconocimiento de la libertad de la militancia del PSOE. Quizá también contaminados por corrientes de opinión interna que ven al compañero que no es de su cuerda como menor de edad políticamente hablando. Esa concepción de los afiliados me resulta profundamente injusta y malintencionada. Los hombres y mujeres socialistas ejercen sus derechos en libertad y tienen una contrastada madurez y criterio políticos. Esos teóricos expertos que hablan desde sus púlpitos de superioridad y minusvaloran la capacidad de la militancia se equivocan y habría que pensar si lo hacen con intención aviesa. La persona que avala lo hace en ejercicio de su libertad y por decisión propia. Cuando esto se pone en duda, se la falta el respeto a la gente. Ha acabado el proceso de recogida de avales y cada cual ha firmado a favor de quien ha querido. He avalado a Susana Díaz por convicción y porque creo que es lo mejor para el PSOE y para nuestro país. Y como yo más de 63.000 compañeros y compañeras, que tienen hondas raíces socialistas y quieren un proyecto de cambio para ganar a la derecha. Quien cuestiona la voluntad de tanta gente es porque no conoce a los socialistas o simplemente pretende enturbiar un resultado récord de quien parte en primera posición con más de 6.000 avales de ventaja.

¿Utilidad pública?

El grupo ultracatólico HazteOír está ahora de triste actualidad por el autobús de la transfobia. Una iniciativa insultante que atenta contra la dignidad de este colectivo. Otro disparate más que se suma a una trayectoria jalonada de episodios que van contra la convivencia y la diversidad. Por estos motivos, un juez ha prohibido que circule el autobús. Si ya resultan chocantes las actuaciones de HazteOír, lo que produce bochorno es que desde 2013 esté considerada una asociación de “utilidad pública” por el Ministerio de Interior. El pío Jorge Fernández Díaz le otorgó este reconocimiento que les permite obtener subvenciones públicas y desgravaciones fiscales para sus campañas. ¿Son de utilidad pública actividades homófobas o tránsfobas? ¿Y las racistas? ¿O las que atacan la libertad de las mujeres? En cualquier país serio este grupo de comportamiento sectario no tendría la bendición oficial. En ese sentido, me parece oportuna la retirada de esta calificación pública a este reducto radical, como han pedido en el Congreso de los Diputados tanto PSOE como Podemos. No puede tener beneficios públicos un grupo que incita al odio, la intolerancia y la fractura social… No se puede soportar ni un minuto más por muchos favores que les deba el PP y el Gobierno de Rajoy.

El socialismo de siempre

Hoy hace 91 años que falleció Pablo Iglesias, fundador del PSOE y también de UGT. Su partido, nuestro partido, cuenta con 137 años de historia y ha contribuido a través de la defensa de sus ideas y sus valores (libertad, igualdad y justicia social) a la transformación de este país. El legado de Pablo Iglesias sigue vigente: he elaborado un decálogo con diez de sus muchas reflexiones:

1. Los socialistas no mueren: los socialistas se siembran.

2. Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes.

3. El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes.

4. No dejen, no, los obreros de conquistar cuantas mejoras puedan mediante el empleo de la acción económica, pero no olviden que toda mejora general, lo mismo la jornada de ocho horas para todos los oficios, que cualquiera otra, únicamente podrán alcanzarla por la acción política, por la vía legislativa.

5. No hay que ir a las huelgas desorganizados y ciegamente, ni cuando intencionadamente las provoque el adversario. Por el contrario, hay que prevenirse bien, hay que organizarse mucho y saber de antemano los resultados que se pueden alcanzar. Donde no hay organización ni cálculo ni los medios complementarios que necesitan aquellas para dar buen fruto, se esconde una victoria patronal, un triunfo de los enemigos del trabajo.

6. Los proletarios no deben ser nunca sumisos ni esclavos del capitalismo, sino rebelarse siempre contra él; pero en su rebeldía deben ajustarse en todo momento a los dictados de la razón, no inspirados en el capricho o en la inconsciencia. Así serán fuertes y temibles y conseguirán, sin experimentar retrocesos, poner fin a la explotación que hoy sufren.

7. Por mucho que valgan las ideas, no pueden prosperar en el grado que deben si sus sostenedores, y principalmente los que ocupan las primeras filas, no son enteros, serios y morales. No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres.

8. Del Partido Socialista forman parte las mujeres, y es natural que así sea, porque si los hombres necesitan emanciparse, ellas lo necesitan más, por ser mayor su esclavitud…

9. Raya en lo absurdo ver a una porción de seres andar desnudos, carecer de albergue y morir de hambre, cuando hay casas inhabitadas, ropas y calzado que deteriora el tiempo, no el uso, géneros alimenticios de todas clases que se pudren y pierden por no haber sido entregados al consumo en el momento necesario.

10. La violencia, por si sola, no resolvió nunca nada: es cosa adjetiva. En España e esencialmente reaccionaria, lo mismo si la ejercen los gobiernos que si la practica el anarquismo. La fórmula salvadora es libertad y justicia. No hay otra.