Los medios de comunicación juegan a la política. Salvando las honrosas excepciones, el periodismo ha quedado sepultado por los intereses ideológicos o mercantiles de cada cabecera. Salta a la vista con un simple repaso al universo mediático español. Ahora bien, cuando la manipulación es tan obscena y retorcida como la de esta noticia de Intereconomía para desacreditar la masiva movilización de la comunidad educativa contra la reforma educativa del Gobierno, produce rechazo entre los propios profesionales, demasiados dóciles a veces ante las imposiciones intolerables de la empresa. La continuidad en el puesto de trabajo pende de un hilo demasiado frágil y el mercado laboral no invita a rebeldías ni a ejercicios de ética, como demuestra este vídeo difundido por elplural.com. Sin percatarse que tenía el micro abierto, la presentadora (a ver si no rueda su cabeza) reacciona con hastío ante el abusivo retorcimiento de la realidad con fines espurios por parte de esta cadena ultraconservadora. Quizá hubiera sido mejor dar un deontológico puñetazo sobre la mesa y negarse a leer una entradilla falsa e infumable. En su descarga habrá que pensar que las listas del INEM están llenas de valientes.

Anuncios

El reportero Bárcenas

marzo 23, 2013

Es un fragmento de la entrevista del ex tesorero del PP Luis Bárcenas en ‘El Gato al agua’, de Intereconomía, obtenida minutos después de que el imputado pasara ayer por la Audiencia Nacional sin abrir la boca a las preguntas del juez Ruz. Sin entrar en su discutible contenido, su particular interpretación de las acusaciones judiciales que pesan sobre él o su estretagia selectiva de declaraciones públicas, lo más curioso es que el propio Bárcenas sujeta el micro, como si fuera el reportero de cadena, y eso que tiene otro de corbata en la solapa de la chaqueta. Más que una entrevista parece un comentario de la actualidad tan habituales en las televisiones del TDT-Party, un comentario a lo Terstch o Jiménez Losantos. Dos cosas: o Intereconomía no tiene dinero para periodistas, o al ex tesorero le encanta emular a la rana Gustavo, el reportero más dicharachero de ‘Barrio Sésamo’, y está pensando hacerle la competencia a El Gran Wyoming, dado el gran caudal de audiencia que le está reportando Bárcenas (“el puto amo”) y su busto a ‘El Intermedio’.

Vaca flaca

junio 8, 2011

El toro se ha quedado en vaca flaca. Intereconomía, la joya mediática del TeDeTé Party español, atraviesa problemas económicos. Una cadena más que entra la UCI financiera: hace tan sólo unas fechas, Veo7, la televisión de El Mundo, anunciaba recortes drásticos en informativos y deportes frente a los rumores de un inminente cierre. Lo curioso de la situación es que la ultraconservadora Intereconomía pide donativos a sus televidentes para poder hacer frente a sus apuros contables. Para redondear la maniobra y seguir sufragando los desvaríos de telepredicadores apocalípticos, este grupo multimedia culpa ‘casualmente’ al Gobierno de sus penurias y blande un lema falaz, ‘La libertad no tiene precio’, para animar a los posibles donantes a hacer reintegros en su cuenta bancaria. Lo que sí tiene precio, y muy elevado, es el mantenimiento de un grupo multimedia con muy poca audiencia y más gastos que ingresos. Una realidad del todo punto insostenible por muchos demonios que busquen para explicar sus desgracias. El mercado, ese dios al que tanto rezan estos ultraliberales de comunión diaria y corazón podrido, pone a cada uno en su sitio.

Foto.- Vertele.com.

Sin respeto

enero 28, 2010

De forma casual cayó en mis manos una edición atrasada de la revista Época. Nunca consumo los productos nocivos (o quizá repulsivos) que elabora el Grupo Intereconomía. Estaba en la sala de espera en la consulta de mi dentista y me llamó la atención una portada dedicada casi íntegramente a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. No pude pasar de esa primera plana, me pareció infumable y la coloqué convenientemente debajo del montón de publicaciones al que de forma desganada se recurre para matar el tiempo hasta que a uno le toca el turno.

Era un número del primeros de enero, con predominio cromático del rojo y una foto de Bibiana con aire ingenuo y esplendorosa juventud. Esta revista, dirigida por el periodista ultraconservador Carlos Dávila, escogía un titular que no puede pasar desapercibido: la ministra “tonta”. No es que sea una demostración de periodismo nauseabundo y sin escrúpulos, significa una falta de respeto intolerable y una agresión a la inteligencia de cualquier persona de orden, como diría el capitidisminuido líder del PP, Mariano Rajoy.

Y pensé: “No se puede caer más bajo y degradar más el ejercicio de esta profesión”. Al menos eso creía. Pertrechándome de información para este post, que me bullía en la cabeza desde hace 24 horas, me encuentro que en La Gaceta, otro derivado de esa factoría de sectarismo y talibanismo que es Interconomía, se insiste en el dislate y en la agresión gratuita. Es la redacción de este panfleto antiperiodístico la que resolvió por unanimidad otorgar el galardón El tonto contemporáneo a la titular de Igualdad.

Hay formas más educadas, corteses o ingeniosas de criticar el actividad de un personaje público. Ahora bien, el atajo de la agresión personal se antoja chocarrero, procaz, extemporáneo, una manifestación palmaria de pereza intelectual. Dice muy poco de quien toma estos derroteros, más aún si se trata de un grupo de fervorosos católicos de comunión diaria que, sin embargo, actúan como los mercaderes que Jesucristo expulsó a latigazos del templo.