Euforia desmedida

Como siempre, con pocas palabras y fina inteligencia, Forges refleja en su viñeta la realidad que vive la inmensa mayoría de los españoles pese a las fanfarrias de la propaganda de Mariano Rajoy y el Partido Popular. El presidente del Gobierno derrocha un optimismo tan desmesurado como injustificado e irreal. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 supone un baño de agua fría para la euforia de la Moncloa: se han destruido más de 114.000 empleos. Y cada vez son más los trabajadores pobres: uno de cada tres cobra menos que el salario mínimo profesional (648,6 euros al mes). La auténtica recuperación se producirá cuando mejore la calidad de vida y el bienestar de las personas. Sólo con la generación de puestos y con salarios dignos será posible. De momento la recuperación sólo la perciben los bancos, que vuelven a ganar dinero de manera escandalosa.

Humor contra el IVA cultural

Un grupo de humoristas gráficos ha desarrollado una peculiar protesta contra el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por el 21% del IVA cultural. Siete reconocidas firmas (Peridis, Forges, Gallego&Rey, Puebla, Malagón, Darío Adanit y José Luis Martín) han remitido una postal navideña a Montoro para que el Gobierno de Rajoy rebaje un tributo que está asfixiando a la industria cultural, muy especialmente al cine y al teatro. Los humoristas se han sumado a otra nueva acción reivindicativa de la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural. La decisión del Ejecutivo del PP de subir el IVA cultural está causando un daño casi irreparable al sector.

Viñeta.– Una de las ocho viñetas, la del Puebla. Las demás las puedes encontrar en este enlace: click.

 

Del túnel a la caverma

Forges ha sintetizado genialmente hacia dónde nos conduce el Gobierno de Rajoy con su perjudicial gestión de la salida de esta maldita crisis. Une dos metáforas: del túnel de este tenebroso periodo de turbulencias económicas, sociales y políticas a la caverna del pasado. El Ejecutivo del PP protagoniza una enorme involución con leyes como la del aborto o la de seguridad ciudadana, con la reforma educativa, laboral o de la administración local, con la privatización de servicios públicos o el copago, con una justicia sólo para quienes tienen recursos y pueden pagar las tasas… Suma y sigue. En definitiva, recortes en derechos y en libertades que nos hacen retroceder a tiempos de infausto recuerdo y dibujan un país menos atractivo y más gris.