Una arcadia feliz

El Gobierno de las derechas ha difundido el barómetro andaluz correspondiente al segundo semestre de su triunfal mandato. No es que haya cocina, es que se les ha quemado el guiso de tanto recalentarlo. En este estudio (cuesta llamar de esta forma a semejante bodrio) se nota la mano y la firma del Rasputín de San Telmo que nos intenta dar el timo del tocomocho sociológico. Elías Bendodo hace turnos de 24 horas en la fábrica de churros, montajes y otras majaderías efectistas. En términos políticos, y pese a todo el repertorio de especias para quitar el olor a asentado, no les ha quedo más remedio que reconocer que si hoy se celebraran elecciones en Andalucía, las volvería a ganar el PSOE, como ocurrió el 2 de diciembre de 2018 y también las generales del 28 de abril y el 10 de noviembre de 2019. El Partido Popular se queda segundo a más de tres puntos, Ciudadanos se desploma y la tercera pata del banco conservador, Vox, se aúpa a la tercera posición, sacando rédito a sus imposiciones a sus socios. Adelante Andalucía se mantiene como en los últimos comicios autonómicos.

Lo que es desternillante, casi de diván, es la valoración de líderes. Este Gobierno no tiene abuela, no ha habido nunca uno tan perfecto como éste: se sienten tan satisfechos de su labor, tan pagados de sí mismos y acreedores de las buenas notas que reciben a criterio subjetivo del manijero Bendodo… El presidente Moreno Bonilla se nos presenta como una especie de Churchill redivivo: en el barómetro nos lo sacan bajo palio demoscópico, a la vieja usanza, como la reencarnación de un mesías que nos redime todas las dificultades que nos acucian.

En la encuesta manca finezza todo es de color de rosa. Los problemas de la vida diaria no existen: se nos presenta una arcadia feliz, un vergel de satisfacciones. Y todo este paisaje idílico es gracias al presidente y su equipo. Todos los miembros de este memorable gobierno aprueban y con cierta holgura. Algo insólito: no conozco ninguna encuesta en la que no haya ni un gobernante suspendido. Se han empachado con tanto azúcar… No se refleja el descontento generalizado con el consejero de Salud de todos los sectores de la sanidad pública, se oculta el clamor de los colectivos feministas y que trabajan por la igualdad con los recortes de la titular de Igualdad para contentar a Vox, los padres, madres y docentes ven en Imbroda un obstáculo para los derechos en la educación pública… Suma y sigue. Pero todo esto lo arregla Bendodo con un PowerPoint y media pinta de desahogo. Que siga la fiesta… (ellos se divierten y la pagamos entre todos).

De serie B…

…y de las muy malas. Así son las películas que se fabrica el consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, para intentar tapar la alarmante ausencia de gestión y el deterioro de los servicios públicos en la comunidad autónoma en el año que llevan en el poder. Su primer escarceo con la propaganda de celuloide low cost, la que podíamos denominar una cinta de juventud, fue inflar las listas de espera sanitarias en medio millón de pacientes, usando un método de medición sui géneris y distinto al empleado por el Sistema Nacional de Salud y el resto de autonomías. Todo para criticar la herencia socialista e inyectar unos millones a sus amigos de la sanidad privada a través de un plan de choque y autobombo. Se ha conocido hace unas fechas la estadística oficial a 30 de junio de este año, el Ministerio sigue usando los mismos indicadores y Andalucía presenta peores registros que antes, situándose a la cola, por ejemplo, con 164 días de espera media para una intervención quirúrgica, 91 días más que en el control anterior. En fin, al primer tapón, zurrapa.

Su primer largo ya con presupuesto versa sobre millones de dosis de vacunas de la gripe perdidas y revendidas en el mercado negro durante la etapa socialista. Un argumento de suspense que no pasó copia chusca y sin gracia de Torrente. Además de las dispensadas en el Servicio Andaluz de Salud, había que contabilizar las distribuidas por las áreas sanitarias a centros públicos y colectivos de riesgo (fuerzas de seguridad del estado, bomberos, universidades, residencias de mayores…). Por no saber, ni cómo funciona el sistema, ni siquiera sumar. Otro pinchazo en taquilla.

El siguiente proyecto no aspira tampoco a estar entre los preseleccionados para los Goya. La productora cutre de Bendodo anunció un estreno sobre el hallazgo de tres cajas fuertes con documentos secretos en los que se encontraría la piedra filosofal del caso de los ERE. El guión resultó ser más propio de una historieta de Mortadelo y Filemón. De nuevo fiasco: simples archivadores ignífugos de los que hay centenares en la Junta, documentos cuyo contenido se conocía y un tufo a montaje insoportable. El ataque se le volvió en contra como un bumerán.

Pero no hay duda de que el hombre fuerte de San Telmo es de los que persevera hasta el más absoluto de los ridículos y lo suyo es seguir calentando la silla de director de bulos. Ha preparado una superproducción sobre una supuesta intervención de las cuentas de la Junta por el Ministerio de Hacienda por el incumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria. El filme presenta unas lagunas importantes y la trama se cae por inconsistencia. Simplemente se les aplica la legislación aún vigente promulgada durante los años de Mariano RajoyCristóbal Montoro, medicina propia para control de las cuentas públicas. El libreto también omite que la comunicación oficial se recibe el 5 de diciembre y no se difunde de manera sesgada hasta el 16. Entretanto, se juega a la opacidad y sin dar a conocer este aviso del Ministerio, se aprueban los Presupuestos de 2020, que no contemplan esta exigencia del Estado, y por tanto nacen ya viciados de origen, y no sólo por el peaje pagado a la extrema derecha. Nuevo revés en las pantallas.

A este ritmo y con esta forma fullera de actuar, la credibilidad con la que arranca cualquier gobierno la van a dilapidar en tiempo récord. Qué se puede esperar si el manijero de este plató de despropósitos se ausentó de sus responsabilidades institucionales para recoger un premio en Estados Unidos a la mejor campaña política de guerra sucia. Vendrán más desvaríos que tampoco llegarán a las grandes plataformas de contenidos audiovisuales. Eso sí, no nos pillarán desprevenidos.

* Artículo que me han publicado este martes 17 de diciembre en centrohistorico.info

Foto.- Cadena Ser. Bendodo, a la izquierda, y el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla.

A pique

Ni con la presencia del presidente de la Junta de Andalucía remonta. El programa que presenta y dirige Mariló Montero, ‘5C El debate’, ha vuelto a pinchar y presenta unas cuotas de pantalla bajísimas, muy por debajo de la media de la cadena y de otros espacios del prime time de Canal Sur Televisión. Jueves tras jueves, este debate de la cadena autonómica ofrece unos pobres resultados de audiencia. En cualquier cadena, un programa con estos registros estaría fuera de la parrilla.

Pero el share sería el menor de los problemas si cumpliera el programa con la misión de servicio público. 5C es un formato que tendría cabida en una cadena pública si respondiera a los estándares de neutralidad y pluralismo político. En cambio, se caracteriza por su sesgo tendencioso, por su parcialidad en los enfoques y en la selección de asuntos, por su tono subjetivo y editorializante, por la ausencia de pluralismo en la selección de invitados y tertulianos y por su claro seguidismo de las instrucciones que le marcan desde el Palacio de San Telmo (los tentáculos del ‘supersonsejero’ Bendodo se notan demasiado). En definitiva, un programa más propio de Intereconomía que de una televisión pública. Así es imposible que gane telespectadores. La carencia absoluta de valores públicos espanta a la audiencia.

En muy poco tiempo, Canal Sur TV ha perdido de forma alarmante cuota de pantalla. Ahora se sitúa en torno al 7% de media diaria y crece entre los trabajadores de la casa que todo se va a pique. Y el nuevo equipo directivo se emplea a fondo para acelerar la pérdida de credibilidad de la cadena. Curiosa forma de defender a una empresa que es de todos.

Una oficina del ‘FBI’ en San Telmo

En la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, el Palacio de San Telmo, se ha instalado el FBI. No la agencia federal de investigación norteamericana, sino la Factoría Bendodo de Injurias (que algo queda). Cada martes el consejero de la Presidencia protagoniza una ópera bufa que insulta a la inteligencia de cualquier observador neutral. En sus comparecencias ‘marcianas’, hace gala de un desahogo que produce vergüenza ajena. A falta de gestión que vender, se dedica a lanzar insidias y ataques difamatorios sobre la etapa socialista. Apenas ofrece datos, sólo mucha literatura barata con elementos inconexos que reviste de un halo de sospecha. Son historias que se asemejan mucho más a las de la TIA de Mortadelo y Filemón.

La última historieta del TBO es el descubrimiento en la Agencia IDEA (antiguo IFA) de tres cajas fuertes con documentación, a su juicio, crucial para la causa de los ERE. Elías Bendodo habla de convenios secretos, sobre lacrados y documentos que no se enviaron al juzgado sobre la compra por parte de Campofrío de la empresa Cárnicas Molina. Toda una patraña sobre unas supuestas ‘cajas fuertes’: primero, porque cualquier bien de la Junta está inventariado y su compra justificada con un expediente; segundo, porque se puede acceder a la documentación a través del Archivo General; y tercero, porque un mobiliario de tanta dimensión no pasa desapercibido para los trabajadores, que conocían su existencia. Como me comenta un amigo mío, una denuncia de Jaimito, que no se sostiene en pie.

Pero yendo a lo mollar, Rasputín Bendodo sostiene que esos documentos se habían ocultado al juzgado número 6 en la investigación de los ERE. Otra acusación que se cae por su peso: si no estaba, era porque no había sido solicitado por el juzgado, y es que la causa comprende el periodo 2000-2010 y, por tanto, un convenio de 1998 no se corresponde con lo investigado. Y otro insidia más: dice el superconsejero que era un convenio clandestino: de todo ello hay referencias en los medios de comunicación y, lo más importante, en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía y acuerdos del Consejo de Gobierno. Todo, por consiguiente, público. El FBI de San Telmo viene ahora a descubrir la pólvora… Lo dicho: de Jaimito. Pero con su maldad están convirtiendo el espacio público en un lodazal.

 

El Makinavaja de San Telmo

El Gobierno de las derechas en Andalucía se rige por la máxima de “miente que algo queda”. Ante la falta alarmante de gestión de un gabinete inerme y sin ambición, toda su producción se reduce a la creación de bulos bajo el mantra de la herencia recibida de la etapa socialista. Cero patatero en gestión y toda la maquinaria puesta al servicio de la producción de mentiras, patrañas y artificios injuriosos. Al frente de la fábrica de mercancía averiada para tapar las carencias de estos nueve meses inanes está Elías Bendodo, consejero plenipotenciario y manijero mayor del Palacio de San Telmo.

Bendodo es el muñidor de la propaganda. De la propaganda de peor estilo y que sólo pretende influir torticeramente en la opinión pública. No puede vender lo bueno de la gestión de su gobierno porque no hay nada a lo que sacar lustre. Dedica todas sus valiosas horas a engendrar falsedades sin importarle la verdad y el daño gratuito que pueda causar a determinadas personas. Opera con el cálculo y la flema de un killer (hablando en términos políticos). Es un profesional frío que cumple sin ningún sonrojo ni remoción de conciencia el papel que le ha correspondido. Todo un Rasputín, como lo ha definido Teodoro León Gross, un trilero institucional o el ministro de propaganda, en palabras de otros dos veteranos periodistas curtidos en mil batallas. Yo, con respeto, lo dejo en un Makinavaja de barrio pijo.

Se dedica a fabricar señuelos esperando que los medios de comunicación no le descubran la trampa y piquen. El último montaje, con tiro por la culata incluido, es el de las campañas de vacunación contra la gripe. La semana pasada acusó a la administración anterior de haber inflado la lista de vacunados para mejorar la posición andaluza en el ranking nacional. Hoy, en una nueva pirueta, sostiene que se han perdido 1,8 millones de dosis, valoradas en seis millones de euros, con datos manipulados que los periodistas no se han dejado colar. Le han descubierto la trampa. Sólo pretendía desviar la atención del lío que tienen montado en la sanidad pública. Con agentes del sector, muy próximos siempre al PP, que ahora están en la calle protestando por las carencias y reivindicando mejoras del sistema.

El Gobierno de las derechas debe pasar esta página tan mediocre del revanchismo. Y en lugar de gastar tantas energías para engañar a la gente, que se dedique de una vez por todas a trabajar. Si es que sabe…

Foto.- elplural.com.

Langostino party

La casa de los líos, capítulo 9.
LANGOSTINO PARTY

Un ciudadano ha tenido la santa paciencia de compilar los gastos que ocasionaron la celebración de una reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) el pasado 26 de marzo a través de reiteradas preguntas al portal autonómico de la transparencia. No ha sido un trabajo fácil. Como una hormiguita, ha tenido que ir preguntando consejería a consejería para conocer el personal que se desplazó y el dinero público que se destinó a esta reunión, que algunos han bautizado como ‘Langostino Party’. Para preparar este encuentro semanal, el gobierno de las derechas se concentró una tarde antes en el estuario del Guadalquivir a fin de dar cuenta de una suculenta cena en uno de los santuarios del marisco de la zona. Como fueron pillados in fraganti unas horas antes del lujoso banquete, se vieron obligados a pagar a escote el atracón de ricos productos del mar. Su intención era otra, pero se quedaron en este caso con el sabor del crustáceo gratis en los labios. Como escribí en su día, está más que justificado celebrar una reunión del Ejecutivo en Sanlúcar o en cualquier otro punto de Andalucía. Lo que parece un despropósito es irse una noche antes todo el gabinete y su séquito cuando se tarda una hora desde Sevilla, donde más de la mitad cuenta ya con vivienda pagada con nuestro impuestos por ser altos cargos de fuera de la capital andaluza.

Con perseverancia, este tenaz ciudadano ha conseguido reunir los datos de esta jornada de convivencia. No todas las consejerías han facilitado la misma información. Sin contar la factura de los políticos que se sientan en el Consejo de Gobierno (presidente, vicepresidente, diez consejeros y el viceconsejero de Presidencia), el desembolso público fue de 3.295,22 euros en concepto de dietas de manutención, alojamiento, peaje, locomoción y horas extras. La consejería de Fomento no ha ofrecido ningún gasto: o bien se desplazó por teletransporte o se ha saltado a la torera la obligación legal de hacer públicos los datos a la ciudadanía como marca la ley de transparencia.

El total de empleados públicos movilizados para el sarao del langostino fueron 41, 21 de ellos conductores. En este recuento no se tiene en cuenta por razones de seguridad los miembros de la Unidad adscrita del Cuerpo Nacional de Policía pueden acompañar a altos cargos de la Administración de la Junta de Andalucía en labores de protección y escolta. Como acreditan las cifras oficiales, el Gobierno estuvo bien arropado por personal de confianza y de sus gabinetes.

Sólo me queda rogar a este encomiable andaluz que ha reunido toda esta información de forma minuciosa y constante que siga en la tarea de fiscalizar a nuestros representantes públicos. Y si es posible, que insista para conseguir la factura total del ‘Langostino Party’, con todo lo desembolsado para cubrir la estancia de los barandas del Gobierno de las derechas, y tener una visión global de este desahogo en Bajo Guía. Nos sorprendería cómo disparan con pólvora ajena.

Foto.ABC. Llegada de los popes gubernamentales al afamado restaurante sanluqueño.

Profesionales del desahogo

La gestión de la mayor alerta sanitaria por listeriosis a cargo de la Junta de Andalucía ha sido manifiestamente mejorable a ojos de cualquiera. Menos para las derechas, que se jactan sin recato y con engreimiento de su nefasta labor, instalados en un narcisismo político aberrante. El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, puso el listón alto calificando de “impecable” la respuesta de la Administración autonómica a una crisis que se ha cobrado tres vidas, 200 ingresados en centros hospitalarios y casi 2.000 afectados. El presidente Moreno Bonilla no quiso ser menos, subió la puja de las grandilocuencias y sentenció sin rubor: “Estamos escribiendo un nuevo relato contra la listeriosis en el mundo”. Soltó esta fanfarronada y se quedó tan pancho, incluso con regusto de satisfacción ante semejante ostentación (injustificada). Tanta fanfarria y salvas de cañones no se compadecen con la realidad. La gestión de esta alerta por parte del Ejecutivo de PP y Ciudadanos, con el apoyo de Vox, se ha caracterizado por:

Incompetencia: Reaccionaron tarde y mal. Había 12 casos detectados en julio y la alerta no se declaró hasta el 15 de agosto. Tampoco estuvieron diligentes tras el primer informe del laboratorio municipal certificando la presencia de la bacteria en la carne mechá el 9 de agosto.

Desconocimiento: A la administración se llega con preparación y no se viene a aprender. La ciudadanía no puede estar en un vilo por la falta de experiencia en crisis alimentarias y de salud pública. El portavoz del PP en el Parlamento, José Antonio Nieto, intentó escurrir las culpas con el argumento tan inconsistente que para ser la primera no se había gestionado mal. ¿En qué manos estamos?

Cobardía: Viendo la dimensión que estaba cogiendo el caso, el Partido Popular optó por esparcir tinta de calamar para confundir a la opinión pública. Primero, pinchó al pretender corresponsabilizar al Ayuntamiento de Sevilla de los errores de la Junta y luego, más tímidamente y sin éxito, ha apuntado al Ministerio de Sanidad, cuando las competencias son de la comunidad autónoma. Es de buen gobernante asumir sus responsabilidades, las buenas y también las malas.

Insensibilidad e indolencia: El Gobierno andaluz, muy especialmente su consejero de Sanidad, ha demostrado más comprensión con la empresa causante del brote que con los afectados y las familias de las víctimas mortales. Con la cifra de ingresados creciendo, el presidente, los consejeros y los responsables sanitarios han estado de asueto, de vacaciones y en los toros. Nada de empatía con los que sufrían las consecuencias del brote.

Mentiras: El gabinete de las derechas es una factoría de mentiras. Esto no es nuevo. Elías Bendodo es el encargado de fabricarlas. No les ha valido ni el encendido del ventilador para implicar a otras administraciones ni su pretensión desesperada de disimular sus fallos clamorosos. Sólo han contabilizado los casos desde el 15 de agosto y sólo por ingesta de carne mechá. Se les ha cogido en el truco para manipular la cifra real de afectados y la verdadera dimensión de la crisis.

Nula transparencia: Han ido ocultando información y datos para cubrir su comportamiento negligente. El consejero de Salud no comparecerá hasta mañana en el Parlamento por la presión social, de la oposición y también de sus socios de la extrema derecha, que no han tenido más remedio después de este escándalo nacional.

Cinismo: El Gobierno de las derechas ha estado evitando dar la cara durante todo agosto. Eso sí, PP y Ciudadanos pedían la comparecencia de la ministra de Sanidad en el Congreso de los Diputados aun cuando las competencias y la responsabilidad es de la Junta de Andalucía. Una respuesta hipócrita y de defensa del interés particular.

Este es el resumen de un mes de despropósitos, ocultamientos y fallos en una gestión incapaz e insolvente que ni las derechas pueden tapar con su proverbial desahogo y triunfalismo.

Foto.eldiario.es. Moreno Bonilla y Aguirre.