Sube y sube

El precio de la electricidad sigue creciendo en este enero muy frío que estamos soportando. El Gobierno de la nación no acaba de tomar el toro por los cuernos y el ministro de Energía, Álvaro Nadal, se ha escondido en su despacho después de soltar la ligereza de que un incremento de la factura de 100 euros al año no supone nada. Qué falta de conocimiento de la realidad de muchas familias, qué frialdad ante las dificultades de muchos hogares para llegar a final de mes. La actuación del gabinete de Mariano Rajoy se resume en tres íes:

  1. Insensibilidad. Ni sufre ni padece con los aprietos de las familias. Empatía cero con los que lo pasan peor. Dentro de España y fuera también con el drama humanitario de los refugiados.
  2. Incompetencia. Pusieron en marcha un sistema tarifario ininteligible y que permite el abuso de las eléctricas desde su posición dominante y oligopólica. El que paga el plato de la incapacidad y/o del entreguismo del Gobierno somos los ciudadanos.
  3. Impotencia: Conocen que existe un problema que asfixia a la gente y se encogen de hombros, con actitud indolente, en lugar de buscar respuestas rápidas que alivien la presión sobre las familias.

Y estas tres íes se resumen en una: IMPRESENTABLE (gestión del Gobierno).

Viñeta.- Forges en El País.

La luz, por las nubes

El precio de la electricidad ha alcanzado máximos históricos coincidiendo con la ola de frío siberiano que está recorriendo España. Una curiosa coincidencia que castiga a los ciudadanos en los días de más consumo de energía. La factura de la luz se va a disparar este mes para nuestra desgracia y la cuesta de enero será de aúpa. No ha dado muestra el Gobierno de Mariano Rajoy de empatía, de tener la mínima sensibilidad de ponerse en la piel de los sufridos consumidores. Se ha limitado a encogerse de hombros y minimizar el impacto real de este gran sablazo a las economías familiares. Y además no piensan mover un dedo para controlar los precios. Dice Álvaro Nadal, el ministro competente (o no tanto) en la materia, que las familias sólo pagarán 100 euros más al año. Qué fácil es tirar con pólvora ajena cuando hay hogares en los que a duras penas llegan a final de mes. Tenemos un sistema tarifario eléctrico que no hay quién lo entienda y está sujeto a los vaivenes del mercado. Será todo muy legal pero las familias están soportando unos precios desorbitados.

El camelo de la tarifa eléctrica

El Gobierno de Mariano Rajoy lleva toda la legislatura engañando a los usuarios y favoreciendo a las grandes compañías de electricidad. Ha anunciado mil y una rebajas de las tarifas y cada vez pagamos más. Y en meses tan extremos de calor como el de julio que acabamos de pasar esa escalada de precios se dejará notar en la cuenta que tendremos que abonar. Vamos a sudar tinta por haber puesto los aires acondicionados a tope para resistir las altísimas temperaturas que hemos sufrido en este verano especialmente tórrido. Los discursos del Partido Popular siempre encierran trampas. Hemos cogido la enésima media verdad del Ejecutivo: ha bajado el 2,2% de la parte fija de la tarifa, pero aumenta la parte variable. Ha crecido la demanda eléctrica un 10% y, por tanto, el suministro combinado encarece la factura. En los siete meses que han transcurrido de 2015, la luz ha subido más de un 11% con respecto al año pasado. Están tomando el pelo a los españoles: con la factura eléctrica nos aplican eso tan antiguo del palo y la zanahoria.

El tarifazo eléctrico en clave de humor

Tarifazo RamónTarifazo Gallego&ReyTarifazo RicardoTarifazo Miki&Duarte

El tarifazo eléctrico que nos quería colar el Gobierno del PP visto por humoristas gráficos de la prensa española: Erlich y Ramón, en El País; Gallego&Rey y Ricardo, en El Mundo; y Miki&Duarte, en el Grupo Joly. El escándalo social que había levantado esta desorbitada subida (11% de media) ha obligado el Ejecutivo a intervenir después de lavarse las manos y considerar que el resultado era inevitable. Ante el clamor ciudadano, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha invalidado la subasta y Rajoy nos dice que no se va a trasladar el resultado de la puja a la factura de la luz. Ha sido la crónica de un fracaso… Y es el que el Ministerio de Industria aprobó en septiembre una reforma que iba a arreglar el mercado eléctrico. Está claro que no ha sido así.