Gran acierto

El Programa de Impulso a la Construcción Sostenible en Andalucía se puede considerar un éxito. En menos de dos meses se ha comprometido el 80% de los 150 millones presupuestados para la mejora de la eficiencia energética del parque de viviendas. En cinco provincias (Jaén, Granada, Córdoba, Huelva y Almería) se ha agotado íntegramente el presupuesto destinado para este programa destinado, entre otras cuestiones, a la renovación e instalación de ventanas, elementos de protección solar y sombreado, el cerramiento o acristalamiento de terrazas ya techadas, aislamiento de cubiertas o suelos, la renovación de termos o la instalación de renovables.

Esta fuerte demanda demuestra el acierto de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para dinamizar la generación de empleo con el objetivo de dinamizar un sector castigado por el paro por la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria. Los ciudadanos (más de 20.000) y las empresas (más de 6.500) del sector han respondido a esta medida del Gobierno andaluz. Estos datos certifican la gran acogida que ha tenido esta medida.

A estos 150 millones se añaden otros 50 millones de euros más para facilitar la financiación de pymes y de las empresas de economía social. El programa completo destinado al sector de la construcción se pondrá en marcha en el mes de octubre.

Más por menos

La sanidad pública de Andalucía ofrece más que las del resto de autonomías y cuesta menos por habitante. Es ésta una ecuación que refleja una eficaz gestión de lo público y que, por tanto, permite no restar ni derechos ni prestaciones a los ciudadanos. En esta comunidad, a diferencia de las gobernadas por el PP, ni se cierran centros de salud, ni se privatizan hospitales, ni se priva a los usuarios de atenciones. Al contrario, los andaluces cuentan con la cartera más amplia de servicios del Estado y una sanidad gratuita, universal y de calidad. Es consencuencia de un sistema que funciona y está basado en la eficiencia. Desde hace tiempo se han ido tomando medidas que han contribuido a reducir gastos y no sólo a mantener sino a ampliar la cobertura a los ciudadanos. Entre otras destacan:

  • La subasta de fármacos, con un ahorro anual de más de 100 millones de euros.
  • El fomento de la cirugía mayor ambulatoria, que ahorra más de 300 millones al año.
  • El uso racional del medicamento –y medidas como la prescripción por principio activo o la receta electrónica- que han permitido ahorrar unos 100 millones anuales. Más de 1.000 en la última década.
  • Uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud, con reducción de trámites burocráticos en la actividad asistencial valorados en 128 millones de euros.
  • Contratación a través de las Centrales Logísticas de Compra desde hace más de 15 años a razón de 100 millones de ahorro anual.

Todo este catálogo de iniciativas pioneras sitúa a la sanidad pública andaluza en referencia nacional e internacional. Y esa realidad molesta mucho a la derecha política y económica de nuestro país.

Foto.SUR.