Financiación justa ya

agosto 29, 2017

Parafraseando un lema de campaña de Bill Clinton, se podría decir: “Es la financiación, estúpido”. Y reflexiono (quizá sea mucho decir) sobre una noticia que escuchaba esta mañana en la Cadena Ser: Euskadi dedica más de 9.000 euros por alumno, el doble que Madrid, Castilla-La Mancha o Andalucía. Dicho de esta manera, sin ningún filtro, resulta que hay comunidades que tienen unas prioridades y otras dedican sus presupuestos a otras cosas y se desentienden de las cuestiones importantes para la gente. La realidad es bien distinta. Hay autonomías que tienen sobrefinanciación y otras que reciben menos que de lo que les correspondería por justicia. La aplicación del actual sistema de financiación del régimen común por parte del Gobierno del Mariano Rajoy, sin contar a País Vasco y Navarra, que tienen un sistema propio y muy positivo para sus intereses, está ensanchando la brecha entre las CCAA. En 2009 la diferencia por habitante entre la comunidad más financiada y la que menos recibía se situaba en poco de 400 euros y hoy, en 2017, se ha ampliado a más de 800, más del doble. De esta forma, se obstaculiza el crecimiento armónico y la cohesión de los distintos territorios. Andalucía es de los lugares más perjudicados por la gestión que el Gobierno del Partido Popular está haciendo de un instrumento que está caducado desde 2014 y que está provocando desigualdad entre los ciudadanos de este país.

Por este motivo es imprescindible aprobar un nuevo sistema de financiación que ponga coto a esta dinámica perversa. Rajoy no puede dilatar más la aprobación de un nuevo modelo que sea equitativo, que garantice la igualdad y, de camino, cumplir el compromiso contraído en la Conferencia de Presidentes, celebrada a mediados de enero de 2017.

La presidente de la Junta, Susana Díaz, ha convocado hoy a agentes sociales y partidos políticos en Andalucía a consensuar una posición común sobre el nuevo modelo de financiación autonómica. El objetivo no es otro que fijar una postura compartida que garantice la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan, y no haya ciudadanos de primera y de segunda en España. Se trata, en palabras de la presidenta, de fijar una posición nítida y clara en defensa de los intereses de Andalucía, que no es otra que blindar la igualdad en España, como se conquistó con el 28-F. Y lógicamente se puede considerar una tomadura de pelo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, siga dilatando la aprobación de una nueva financiación cuando el modelo actual lleva tres años caducado y se está incumpliendo una ley orgánica (LOFCA). Esta forma de actual del Ejecutivo del PP nos ha costado a Andalucía más de 5.500 millones. Están en juego los servicios públicos y el estado del bienestar, dicho de otra manera la igualdad de oportunidades, que no se puede poner en subasta en función de las necesidades políticas del PP para sacar unos presupuestos. Ya toca una financiación justa. Citando de nuevo a Clinton, de eso se trata, estúpido.

Foto.Diario Sur.

Anuncios

Programa de izquierdas

mayo 17, 2017

Susana Díaz ha presentado el documento de su candidatura para liderar el PSOE. Un texto que se convertirá en aportaciones a la ponencia marco que se debatirá en el 39 Congreso. Es un programa no sólo para fortalecer el modelo de partido sino es una propuesta de futuro para gobernar a España desde la izquierda, haciendo política útil. Se avanza hacia una mayor participación de la militancia y hacia liderazgos más compartidos pero sobre todo se propone dar respuesta a los nuevos desafíos y los problemas que aquejan a los ciudadanos tras siete años de crisis. Se propone la lucha contra la desigualdad y la pobreza, especialmente la infantil, desarrollar un quinto pilar del estado del bienestar para garantizar la inclusión social, la subida del salario mínimo un 6% cada año, un pacto educativo que consolide la educación gratuita desde los cero años hasta la salida de la Universidad, un crédito de 24.000 euros a interés cero para que los jóvenes puedan mejorar su formación o emprender un proyecto empresarial, favorecer la convivencia a través de avanzar a un modelo federal que respete la diversidad y las singularidades territoriales y garantice la igualdad de todos los ciudadanos, tal y como recoge la Declaración de Granada… Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en el siguiente enlace:

http://100por100psoe.com/wp-content/uploads/2017/05/PROPUESTAS-SUSANA-DIAZ.pdf

Día de reivindicación

marzo 8, 2017

El 8 de marzo es un día sobre todo de reivindicación de la igualdad real. No hay mucho que celebrar mientras que exista tanta desigualdad entre mujeres y hombres. Desigualdad en todos los ámbitos de la vida: más paro femenino, brecha salarial por hacer el mismo trabajo, dificultad de acceso a puestos de responsabilidad, mayor peso en las tareas de la esfera familiar, sexismo en el ámbito publicitario… Y un lago etcétera cuyo exponente más lacerante es la violencia machista. El comienzo de 2017 está siendo desgarrador con 17 asesinadas por el mero hecho de ser mujeres. Con este panorama desolador, y con los retrocesos que el machismo imperante ha perpetrado con la excusa de la crisis, no hay mucho que festejar y sí mucho que pelear juntos, mujeres y hombres que creemos en la igualdad, para que este derecho reconocido por Naciones Unidas hace más de 70 años, deje de ser una reivindicación y se convierta en una realidad. Es de justicia. Mientras tanto, todos los días son 8 de marzo.

Insaciables. Con la excusa de la crisis, el liberalismo se ha cebado con los trabajadores en los últimos cinco años. Nos han asestado golpes y más golpes y nos han arrebatado con avaricia derechos laborales. No se conforman con el resurgimiento de la figura de los trabajadores pobres, que con un sueldo de miseria no tienen para llegar a final de mes. Les parece poco que la brecha de la desigualdad se haya agrandado de tal manera que más de tres millones de personas hayan dejado de ser clase media y se encuentren en riesgo de exclusión. Se frotan las manos porque hoy los ricos son más ricos y los pobres más pobres. El peso de la crisis lo hemos soportado los trabajadores y ahora que se atisba la recuperación quieren más hachazos sobre los de siempre. No están satisfechos con las vueltas de tuerca que nos han dado. Pero hasta aquí hemos llegado.

El Banco de España plantea abaratar de nuevo el despido, quitar protección a los contratos fijos y una nueva revisión salarial. Otro tijeretazo en la barriga de los trabajadores. Al calor de las elecciones, el supervisor bancario se mete en arena política. Posiblemente animado por el Gobierno de Mariano Rajoy. Lo usa para que lance globos sonda a ver si cuelan. Quiere sin duda el PP, empujado sus compromisos inconfesables, endurecer su reforma laboral infame. Una reforma que impuso sin diálogo y que genera poco empleo y además precario y con condiciones casi de explotación. Más que nunca hace falta que el 26 de junio saquemos democráticamente a Rajoy y al PP de la Moncloa y el nuevo Gobierno socialista derogue la reforma laboral y construyamos un nuevo marco de relaciones laborales que recupere la negociación, respete los derechos de la fuerza del trabajo y genere empleo de calidad y estable.

Foto.EFE. Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Igualdad salarial ya

febrero 23, 2016

Ayer se celebró el día de la igualdad salarial, una reivindicación que no puede caer hoy en el olvido hasta el año que viene. Este vídeo de UGT resume en poco menos de un minuto la insoportable brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en España. Por el mero hecho de ser mejor se cobra una media de un 24% al año en nuestro país. Una inaceptable discriminación por razón de sexo que no respeta el principio de igualdad que consagra nuestra Constitución. Dice poco de una sociedad desarrollada que agravie a más de la mitad de su población. Es tarea urgente para todos y todas poner medidas que corrijan esta lamentable realidad. No caben más excusas ni demoras.

Sillones y referéndum

febrero 16, 2016

Sin entrar en las formas, la prepotencia que preside todas las comparecencias de Pablo Iglesias salta a la vista de cualquiera, el documento de Podemos para pactar con el PSOE representa una apuesta inequívoca por unas nuevas elecciones. Esta contraoferta al programa inicial presentado por el socialista Pedro Sánchez está cargada de maximalismo y pretende dinamitar cualquier posibilidad de encuentro o humillar a un partido con 136 años de historia con postulados inasumibles y que se alejan mucho de la gente y de la tradición de la izquierda.

El texto de la formación morada sitúa al mismo nivel el rescate ciudadano, la lucha contra el desempleo o el fortalecimiento de los servicios públicos con el reparto de sillones, la celebración de un “imprescindible” referéndum sobre la independencia de Cataluña o la reforma del modelo territorial dividiendo España entre territorios de primera (naciones) y de segunda (comunidades políticas), lo que en la práctica supone un modelo confederal asimétrico y con estados independientes (léase Cataluña, Euskadi o Galicia) que se asocian a España. Con estos mimbres resulta imposible un acuerdo de gobierno. Mucha retórica hueca de Iglesias y sus cuates y a la hora de la verdad sus prioridades se centran en contentar a sus confluencias independentistas descosiendo España.

Y la agenda social no es ni siquiera segundo plato. El documento de Podemos destila un ansia de poder desmedido. Ellos, que tantas lecciones han dado a lo que denominan la vieja política, anteponen los sillones también a una respuesta de progreso para los ciudadanos que peor lo han pasado durante esta crisis. Iglesias se arroga para sí una vicepresidencia con competencias absolutas, cuando algunas corresponderían incluso al presidente del Gobierno. El documento establece la estructura del futuro Ejecutivo, el número de ministerios (con una pintoresca cartera de Plurinacionalidad para pagar el peaje que les exige Ada Colau y En comú) y la creación de nuevos organismos estatales bajo la órbita del partido morado.

Iglesias y compañía están demostrando una forma de negociar sui géneris por no decir arrogante y desde la atalaya de una hipotética superioridad. ¿No habíamos quedado que lo primero son las políticas y luego los nombres y los puestos? Pues no. Éstos que van de nuevos pero ya tienen varios trienios en política no están mostrando su vis más antigua. Parecen vendedores ambulantes de crecepelo. Qué diferencia con la actitud de Izquierda Unida, con quien los socialistas ya han acordado doce medidas políticas y sociales pensando en la gente.

Consejos vendo….

enero 5, 2016

“Cuando las cosas se hacen mal, suelen terminar mal”. Estas palabras pertenecen a Mariano Rajoy y las ha pronunciado esta mañana en una entrevista en la COPE para argumentar que la mejor salida para Cataluña es la repetición de elecciones. Si fuera coherente, tendría que aplicarse la misma medicina que receta a los demás. El presidente del Gobierno en funciones hace gala del refrán español “consejos vendo y para mí no tengo”. Que distinto es predicar de dar trigo. Su gestión tampoco es para presumir. Con Rajoy, no sólo no hay menos personas trabajando en nuestro país sino que ha aumentado hasta cotas insoportables la brecha de la desigualdad por sus políticas de recortes y de desmantelamiento del estado del bienestar y del principio constitucional de igualdad de oportunidades. Con este expediente es lógico que nadie quiera acercarse al PP. El político gallego se podría aplicar sus propias argumentaciones si no reúne la mayoría suficiente para formar gobierno. Porque si llega el caso cualquier ciudadano de España podría invocar que cuando las cosas se hacen mal, suelen terminar mal. Por tanto, señor Rajoy, no hay que dramatizar si en nuestro país hay que volver a convocar elecciones porque el resultado del 20 de diciembre haya provocado una aritmética imposible. Lo que no admite objeciones es que los cinco millones y medio de hombres y mujeres que votaron al PSOE lo hicieron por el cambio y, por consiguiente, para desalojar al PP de la Moncloa.