50.000 visitas

Número redondo, guarismo macizo, dígito rotundo. El contador de este blog alcanza la cifra de 50.000 visitas. Lo he escrito en algunas ocasiones: no mantengo activa esta bitácora para acumular registros ni para protagonismo personal. Me mueve la pasión por la redacción en una clara reminiscencia de mi profesión periodística. Esta particular columna constituye el rincón para expresar mis sentimientos, mis emociones, mis vivencias y mis opiniones políticas. Y lo hago con asiduidad, a diario, con una disciplina espartana, porque disfruto y mucho con la tarea de juntar letras y conseguir que tenga un mínimo significado y de calidad literaria. Jamás esperaba que un humilde blog concitara interés para un número importante de amigos, conocidos y colegas del ciberespacio. Como esto me pone, nos seguiremos encontrando por estos lares a través de esta ventana indiscreta.