Un curso especial

Comienza el curso universitario (hoy ha tenido lugar el solemne acto de apertura) y lo hace de una forma muy especial en Andalucía. Estamos ante un año que viene marcado por la bonificación del 99% para los estudiantes que aprueben en primera matrícula. Esta medida, pionera en toda España, supone que en esta comunidad se cursa estudios universitarios a precio de una entrada de cine premiando el esfuerzo y el trabajo. Es un paso que marca un camino diferente y que garantiza la igualdad de oportunidades con una inversión pública de 30 millones.

La bonificación puesta en marcha por el Gobierno de Andalucía se aplica a los estudios de grado y a los másteres, tanto habilitantes (imprescindibles para ejercer una profesión regulada) como los no habilitantes. De esta forma, un estudiante con buen rendimiento podrá cursar el grado pagando prácticamente solo el primer curso (757 euros por los 60 créditos del año completo) y el máster, casi gratis. La medida está dirigida a todos los alumnos que cursen estudios en los centros propios de las universidades andaluzas y que no tengan la condición de becarios del Ministerio de Educación, que ya tienen las matrículas gratuitas. El impacto de la bonificación se está notando en la demanda de másteres, con 26.908 solicitudes hasta la fecha, lo que supone un 30% más que el año anterior, para un total de 20.850 plazas.

Además de la bonificación de matrícula, la Junta cuenta con otras medidas económicas orientadas a lograr un acceso igualitario a la educación superior. Se mantienen congelados por quinto año consecutivo los precios de los grados (en 12,62 euros) y se iguala a la baja el coste de los másteres habilitantes y no habilitantes (13,68 euros). Andalucía es la única comunidad autónoma en mantener los precios de los grados y másteres igual para todas las ramas del conocimiento. También se mantienen los precios de los doctorados (13,68 euros) y tutela académica del periodo de investigación (60,30 euros) y continúan otras medidas como el fraccionamiento de los pagos hasta en ocho cuotas, las exenciones a personas con discapacidad o víctimas de violencia de género o las becas para conseguir las competencias lingüísticas en un idioma extranjero.

Andalucía contará este curso con más de 207.000 alumnos distribuidos en las diez universidades públicas andaluzas, con una oferta académica compuesta por 439 grados, 499 másteres y 164 programas de doctorado, con la novedad del Grado de Cine y Cultura en la Universidad de Córdoba. La plantilla asciende a 16.700 docentes e investigadores y 9.600 profesionales de administración y servicios.

Un tajazo injusto

El Ministerio de Educación le quiere meter la mano en la cartera a alumnos que reciben sus becas y cursan Formación Profesional en Andalucía. Haciendo una interpretación torticera de sus propias normas, les quieren rebajar drásticamente la ayuda que les corresponde por derecho. Estamos hablando de becas de una cuantía alta, de hasta 2.000 y 3.000 euros, y que han sido recortadas con saña hasta dejarlas en 260 euros. Los estudiantes afectados han convalidado alguna asignatura de un ciclo anterior. El Ministerio, actuando de forma arbitraria, ha considerado esa convalidación como una matrícula parcial y le ha denegado la beca completa pese a que sí cumplían los requisitos. La Junta de Andalucía le ha trasladado su enérgica protesta al Gobierno de Mariano Rajoy. Se ha manifestado el rechazo frontal a los criterios aplicados y se ha exigido que cese el castigo contra este grupo de alumnos andaluces de FP. El gabinete que preside Susana Díaz va a estar al lado de estos jóvenes y sus familias en la defensa de los derechos que les quieren arrebatar.

Y las trastadas del Ministerio no se quedan ahí. Es inaceptable el trato injusto y discriminatorio a los estudiantes andaluces. Éstos siguen esperando recibir su beca, mientras que los de otros territorios ya las han recibido. A día de hoy, 113.000 estudiantes continúan sin cobrar la ayuda del Ministerio de Educación y tristemente se debe a que el titular, Íñigo Méndez de Vigo, parece no tener tiempo para firmar un papel. Cuesta trabajo entender esa parsimonia desde el 28 de diciembre para tomar un bolígrafo y mientras los estudiantes andaluces pendientes del cobro su beca. Esta trato desigual retrata a un PP que nunca ha sentido cariño por Andalucía.

Foto.- Granada hoy.

Agenda social

Unos hablan, otros hacen. En el segundo grupo está la Junta de Andalucía. El Gobierno que preside Susana Díaz se caracteriza por su política social. Podemos plantea ahora una ley de emergencia social cuando en Andalucía se está haciendo desde hace años. La realidad salta a la vista:

1. Aquí tenemos la legislación más avanzada en la lucha contra los desahucios. Se aprobó la ley de función social de la vivienda, que no se puede desarrollar en su integridad porque el Gobierno de Rajoy la recurrió ante el Tribunal Constitucional. Pero ya está en el Parlamento la ley de protección de los usuarios en el mercado hipotecario y está a punto de llegar la ley de retracto para que la Junta pueda comprar la vivienda que se pretende desahuciar.

2. Andalucía es la única CCAA que da los libros de texto gratis a los escolares en la educación obligatoria. Se mantienen el transporte escolar, los comedores, las aulas matinales, actividades extraescolares y becas propias que ha permitido rescatar a 100.000 alumnos que habían sido expulsados por decisiones del Gobierno del PP. Estas prestaciones públicas suponen un ahorro de 2.000 euros a las familias andaluzas.

3. Aquí se garantizan las necesidades vitales mínimas a las familias que no pueden hacer frente a los recibos de luz y agua. Se han destinado 13 millones de euros en los dos últimos años a atender a familias en esta situación de vulnerabilidad.

4. Aquí se garantizan las tres comidas para los niños en riesgo de malnutrición. Cuando se puso en marcha esta medida desde el PP se nos comparó con Etiopía. Más de 51.000 niños en los dos últimos años se han beneficiado de este programa a través de comedores escolares y las escuelas de verano.

5. Aquí los mayores no adelantan el pago farmacéutico que instauró Rajoy como ocurre en el resto de España.

6. Aquí se ha puesto en marcha el Programa Extraordinario de Ayuda a la Contratación con un presupuesto anual de 40 millones en 2014 y 2015. Ha permitido la formalización de 52.000 contratos en este tiempo a personas en riesgo de exclusión.

Es importante la recuperación económica, pero que ésta sea justa y que llegue a las familias que peor lo han pasado en esta larga crisis. También seguir blindando los servicios públicos y fortaleciendo el estado del bienestar. Así, y como anunció Susana Díaz, el próximo martes el Gobierno andaluz va a aprobar el anteproyecto de ley  de Servicios Sociales, un proyecto pionero que recoge todo lo que ya se hace, que es mucho, e incorpora importantes novedades. Esta norma ofrece la relación de derechos más amplia de todas las leyes autonómicas en esta materia. Entre otras cuestiones, se reconocerá el derecho de las personas que necesitan atención individualizada y a entidades sin ánimo de lucro para que tengan un nivel de protección y atención con las administraciones. Como antes se conquistó la sanidad, ahora se hará con la protección social.

Esta ley demuestra que se puede seguir avanzando en la protección de las personas y atendiendo a los colectivos más vulnerables. Andalucía ha sido, es y seguirá siendo un ejemplo, una referencia con políticas avanzadas que consagran la igualdad de oportunidades que a la derecha tanto molesta.

Vamos a contar mentiras

Por el mar corren las liebres (bis), por el monte las sardinas, tralará… Será por aquello de que estaba en un campamento de verano, el que organiza Aznar y su fundación FAES, Mariano Rajoy quiso dar réplica en su discurso a esta famosa canción infantil. Ni corto ni perezoso, el presidente del Gobierno desgranó una ristra de falsedades e inexactitudes que ni mucho menos borran una gestión marcada por los recortes de derechos y libertades y el desmantelamiento del estado del bienestar.

Dijo Rajoy que es profundamente injusta la afirmación de que aquí se ha liquidado el modelo de bienestar (vamos a contar mentiras, tralará), que la sanidad es más universal que antes (vamos a contar mentiras, tralará), que no hay copago (vamos a contar mentiras, tralará); que el sistema de atención a personas dependientes funciona mejor (vamos a contar mentiras, tralará), que no ha congelado las pensiones (vamos a contar mentiras, tralará), que la política más importante es la de becas (vamos a contar mentiras, tralará)… Tralará, tralará.

Otra mala idea de Wert

José Ignacio Wert llevaba unos meses agazapado. Después del estropicio que ha organizado con sus medidas para dinamitar la educción pública, cuyo culmen es la LOMCE, y que lo ha colocado como el ministro peor valorado posiblemente de la historia de nuestra democracia, los asesores del Gobierno de Rajoy le había pedido un tiempo de silencio. Ha roto el mutismo con una nueva andanada a la igualdad de oportunidades: se plantea pasar del sistema de becas a otro de préstamos a la norteamericana. El titular de la cartera de Educación ha lanzado por delante a su número dos, Montserrat Gomendio, para defender un mayor componente privado en la financiación universitaria. O lo que es lo mismo, para desmontar el modelo que ha permitido el acceso a estudios superiores a muchísimos jóvenes de familias con menos recursos económicos. Da la impresión que es un globo sonda para ver cómo reacciona una sociedad española que, por cierto, está hasta la coronilla de recortes y pérdida de derechos. Tenemos que conseguir entre todos que sólo se quede en una mala idea que no salga del despacho del ministro. La tentación de sacar la motosierra neoliberal siempre ronda la cabeza de Wert y no es de extrañar que piense que sólo puede acceder a la Universidad aquéllos que puedan pagárselo. En esa línea está la subida de las tasas o la reducción del presupuesto de becas. Esta medida injustificable de los préstamos es una manifestación más de la visión clasista que el PP tiene de la educación.

Foto.- El País.  Gomendio y Wert.

De rescates y prioridades

Cada vez que las grandes empresas tienen un problema, sale a su auxilio papá Estado o mamá Administración. El agujero del sector financiero nos obligó a solicitar un rescate de 41.000 millones, del que las entidades no devolverán 37.000 millones, un pico importante. Por si no fuera suficiente, en el Palacio de la Moncloa se han sacado 4.320 millones (2.400 de manera inmediata) para echar un cable a una decena de autopistas de peaje a punto de quebrar. Todo el mundo apretándose el cinturón, la apisonadora de los objetivos de déficit público machacando con recortes los servicios públicos, los datos de empobrecimiento del país cada vez más alarmantes por mucho que le estropeen la estrategia triunfalista al ministro Montoro… Y como por arte de magia, el Gobierno de Mariano Rajoy está preparando un suculento cheque para socorrer a las concesionarias de estas vías de pago. El Ejecutivo del PP reduce las partidas para becas, quita fondos a la sanidad pública, jibariza la I+D+i, nos cruje a impuestos y una largo etcétera de decisiones que pagamos y sufrimos los ciudadanos. Sin embargo, saca nada más y nada menos que 4.320 millones para salvar estas autopistas. Con esta cantidad, según Cáritas, se podría haber rescatado a 700.000 personas en riesgo de exclusión y recuperar muchas de las conquistas sociales arrebatados en educación, salud y atención a la dependencia. Ya sabemos cuáles son las prioridades de Rajoy y el PP.

 

Menudo repaso a Wert

La diputada socialista Patricia Hernández le leyó la cartilla al ministro Wert en el Congreso de los Diputados. Lo hizo con argumentos incontestables, de mucho peso y perfectamente contrastables. Una intervención que dejó al descubierto el ataque frontal del titular de Educación a la igualdad de oportunidades. Éste no supo encajar la invitación de la parlamentaria a que dimita y vuelva a las tertulias por Navidad por el daño que está haciendo al sistema educativo. Wert se revolvió en su escaño y, en su turno de palabra, le espetó que el ‘Grinch’ (personaje de ficción contrario al espíritu navideño) a su lado “parece Papá Noel”. Mucha metáfora por parte del ministro y pocas explicaciones, por ejemplo, sobre la reducción de las becas Erasmus para el próximo curso.

Reforma a las bravas

El Gobierno de la nación no ceja en su aquelarre de recortes. La motosierra no deja de funcionar en la Moncloa y aledaños. Se han afanado en desmontar el estado del bienestar, imponiendo un ajusto duro y restricciones presupuestarias a las autonomías y ahora persiguen una vuelta de tuerca más, ideológicamente neoliberal a más no poder, para reducir democracia y libertades y laminar el título VIII de la Constitución, el pilar sobre el que se descansa el estado de las autonomías. Un título en el que nunca han creído y de hecho la Alianza Popular de entonces, el Partido Popular de ahora, votó en contra en el proceso constituyente.

El informe de la Comisión para la Reforma de las Administraciones (CORA) indicia ese camino del retroceso, que tanto identifica al Partido Popular. Tal como se plantea desde el Gobierno de Rajoy, sería una reforma del Estado de las Autonomías a las bravas y por la puerta de atrás. La gran pregunta, por tanto, es si esta operación tiene cabida con la Constitución en la mano.

Es una propuesta que se está gestando de espaldas a las CCAA. La CORA es un grupo de trabajo sólo integrado por representantes del Gobierno y que no ha tenido en cuenta a las comunidades. Esta reforma sería merecedora como mínimo de un escenario institucional para su debate. No en vano hacer un estudio de las duplicidades fue uno de los acuerdos de la Conferencia de Presidentes de octubre de 2012.

Además de esta reflexión general, si nos adentramos en los detalles, el asombro crece cuando se plantea la hipótesis de suprimir instituciones autonómicas como el Defensor del Pueblo y la Cámara de Cuentas. ¿Es acertado cerrar una institución como el Defensor del Pueblo que pone al alcance del ciudadano una puerta para la denuncia? ¿Es acertado prescindir de un mecanismo de fiscalización externo como la Cámara de Cuentas? Al mismo tiempo que el Gobierno saca pecho con las bondades de su flamante Ley de Transparencia, se pretende acabar con instituciones de denuncia y de fiscalización de la actividad pública. Paradoja brutal.

También la CORA pretende eliminar las becas que Andalucía (y también Cataluña) concede de sus propios presupuestos para hacer más equitativo y justo el sistema educativo. Resulta preocupante que el Gobierno, tras recortar tanto en becas, verbigracia el modelo neoliberal que preconiza Pert, quiera ahora liquidar las ayudas de Andalucía. No se entiende esta nefasta cruzada para dificultar el acceso a los estudios de jóvenes con familias con menos recursos.

Palabras “basura”

José Ignacio Wert nos anunciaba ayer una drástica reducción de la aportación de la Unión Europea a las becas Erasmus. Nos dibujaba un escenario dramático como consecuencia el reparto previsto de los fondos por parte de Bruselas para el periodo 2014-2020. El ministro de Educación se parapetó en una falacia para justificar el gatillazo de la semana pasada y el recorte que el Gobierno de Rajoy pondrá en marcha a estas ayudas para la movilidad internacional de nuestros universitarios. Hete aquí que esta mañana, con un lenguaje directo y sin diplomacia, el portavoz comunitario de Educación ha dejado a Wert en evidencia.  Les parecen “completamente erróneas” estas declaraciones y ha anunciado un aumento de la partida para los próximo siete años en un 40% a repartir entre los estados miembros. No sólo no baja la cantidad, como había pronosticado el Ministerio, sino aumenta casi el doble de manera global. En concreto, España recibirá 4,5% más en 2014 y hasta un 60% más en 2020. Tanto ha molestado en Bruselas la salida del controvertido ministro que el citado portavoz ha definido sus palabras de “basura” (sic). Wert está haciendo una carrera política de despropósitos para la que no obtendría ninguna beca. Después de esta nueva desautorización, el ministro queda muy tocado, casi hundido.

PD.– Por su hay alguna duda de la crudeza del desmentido, El País recoge en su web el vídeo con el desmentido del portavoz comunitario: enlace.

Apuesta total

Otro curso más Andalucía marca diferencias (importantes) en el ámbito educativo público. La comunidad seguirá siendo la autonomía que más apoya al alumnado y a las familias con más dificultades económicas. El Gobierno andaluz tiene claras las prioridades y las familias tienen un respaldo económico muy importante para que sus hijos no noten los efectos de la crisis en la escuela. Para ello, Se mantienen todos los derechos y prestaciones de los cursos anteriores.

  • Los precios públicos de escuelas infantiles, comedores, aulas matinales y actividades extraescolares no suben por cuarto año consecutivo.
  • Las bonificaciones que permiten, por ejemplo, que más de la mitad de los usuarios de comedores escolares lo hagan con bonificación del 100%.
  • La gratuidad de libros de texto que ha desaparecido en 15 CCAA.
  • La gratuidad del transporte escolar, también para las enseñanzas posobligatorias que no existe en ninguna otra comunidad.
  • Se seguirá desarrollando el programa de tres comidas en los comedores escolares para el alumnado más desfavorecido.

Garantía de igualdad de oportunidades. Andalucía amplía sus becas y se consolida como el sistema más potente y solidario de España

  • Repone la beca que ha quitado el Gobierno de la nación ha quitado. Se pone en marcha la nueva beca Adriano, que permitirá que en Andalucía sigan estudiando los alumnos que aprueban con independencia de su situación económica. Serán 1.500 euros (la misma cuantía fija de las becas del Ministerio de Educación) para el alumnado de bachiller, formación profesional y enseñanzas posobligatorias que aprobando no superan los requisitos académicos del Ministerio.
  • Se mantiene todas las ayudas anteriores: beca 6000 y beca Segunda Oportunidad

Apuesta por una educación pública de calidad. se blinda la ratio de alumnos por aula y aumenta la plantilla de profesorado, registrando el mayor crecimiento de toda España:

  • 850 profesores y profesoras más, 220 de primaria y 630 de secundaria.
  • Se seguirán cubriendo todas las vacantes por jubilación, fallecimientos, bajas de larga duración
  • Se mantiene el 100% del profesorado de apoyo en infantil y primaria y para diversificación curricular, crece el profesorado adicional para desdobles.