Éxito y legado

abril 20, 2017

Se cumplen hoy 25 años de la inauguración de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Una oportunidad aprovechada por Sevilla y Andalucía para engancharse a la modernidad. La muestra fue un éxito de crítica y público, permitió recuperar espacios y construir una ciudad más cosmopolita y abierta y la gestión posterior de sus activos ha situado a la Isla de la Cartuja como un parque tecnológico rentable, competitivo y capaz de generar riqueza y empleo. Vista con la perspectiva del tiempo, la Expo fue todo un éxito, un instrumento para la convergencia, la cohesión y el desarrollo del sur. Pero sus preparativos fueron mucho más azarosos, sobre todo por el carácter refractario y derrotista de unos sectores conservadores que se niegan sistemáticamente a cualquier avance de esta ciudad. Se magnificaron errores nimios, se malmetió sobre la capacidad de un gobierno socialista para poder acometer un empresa de tanta enjundia, se llegó a pronosticar un falso retraso de seis meses en la inauguración, se persiguió al artífice de la culminación de este proyecto, Jacinto Pellón, un cántabro buen gestor aunque muy alejado de los modos y costumbres del gusto de la sevillanía rancia… Una actitud muy distinta a la que se transmitía desde Barcelona, donde toda la sociedad se sumó con ilusión a la organización de los Juegos Olímpicos. Todo los malos augurios, todos los intentos de hacer descarrilar la muestra, el tremendismo casposo de los inmovilistas… quedaron sepultados por el éxito atronador de la Expo, dentro y fuera de Sevilla, dentro y fuera de España. Este certamen empezó a cambiar el sino decadente de Sevilla. Todo un acierto político.

Anuncios

Dos patinazos

julio 26, 2016

No ha tenido un buen arranque de semana el alcalde de Málaga. Un político habitualmente moderado ha protagonizado un par de sonoros traspiés dialécticos. En primer lugar, Francisco de la Torre ha reaccionado de forma extemporánea y airada a la noticia de que el Ayuntamiento ha construido un parque para que los perros hagan sus necesidades sobre la mayor fosa de víctimas del franquismo. Al final, la realidad es tozuda y han tenido que cerrar la instalación ante tamaña ofensa. Han pasado de la bravuconería de ayer queriendo responsabilizar del dislate a las asociaciones de Memoria Histórica a templar gaitas. Con voz de no haber roto nunca un plato, el concejal de Urbanismo se ha tragado sus palabras y ha asumido un error técnico. No sólo han metido la pata sino que les faltó humildad para admitir el yerro. Bienvenida sea la rectificación de hoy. No se podía insultar de esa manera la memoria de las víctimas.

Y en paralelo un segundo tropezón. El regidor tampoco ha demostrado mesura al criticar a la Junta por no apoyar, a su juicio, a Málaga como futura sede de la Agencia Europea del Medicamento, sita actualmente en suelo británico, ante la salida del Reino Unido de la UE tras la victoria del Brexit. De la Torre debería actuar con prudencia y controlar sus arrebatos porque Bruselas y Londres ni siquiera han concretado cómo se efectuará la salida de la UE.  Sin duda, para el Gobierno de Andalucía sería una buena noticia que este centro administrativo comunitario se instale en esta tierra. Y considera tan potente la opción de Málaga como la de Granada, cuyo alcalde también ha manifestado interés por albergar este organismo. Cuando hay dos ciudades andaluzas con aspiraciones, la Junta ha de estar con las dos.

Llama la atención que De la Torre arremeta contra la Junta cuando el Gobierno de España ya ha manifestado que ayudará a la Generalitat, de Carles Puigdemont y los independentistas de Junt pel sí, a conseguir que Cataluña sea sede de la Agencia. El alcalde no debería pagar sus frustraciones con quien no debe. Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, que es de su partido por si lo ha olvidado, quien ha apostado por Barcelona dando la espalda a otras posibles candidatas. Si está molesto, que dirija las pullas a quien corresponda. A ver si va a ser culpa de la Junta que Soraya Sáenz de Santamaría haya ofrecido su apoyo a Barcelona. Un segundo patinazo por querer buscar una confrontación que no cabía.

Foto.ABC de Sevilla.

 

La gira de U2

julio 1, 2009

U2 en Barcelona 2009

La mítica banda irlandesa U2 inició anoche en Barcelona la gira mundial de presentación de su último álbum, No line on the horizon. Acogida multitudinaria de sus fans: más de 90.000 seguidores colmataron las gradas de Camp Nou y vibraron de lo lindo. En la 360º Tour promocionarán los temas de su duodécimo disco. Bono y los suyos (The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen) no pierden con el paso de los años, se comportan como los buenos vinos que adquieren buqué y solera con el transcurrir del tiempo. U2 es un clásico que nunca defrauda, un valor seguro, una garantía de buena música y de entrega ante el público. Por si no fuera poco la calidad artística, la puesta de largo en este primer acto en la Ciudad Condal –le queda otro concierto– ha sido estratosférica: han plantado un escenario gigantesco, con forma de nave espacial con extremidades arácnidas, que ocupaba la mitad del césped del campo y daba cobijo al círculo en el que estaba el cuarteto irlandés, y con una aguja central que se elevaba más allá de los 50 metros de altura. Me da rabia no haber podido asistir a esta velada casi mágica, me cuentan los amigos presentes que mereció la pena, las críticas del concierto que publican hoy los periódicos también lo certifican. Me quedaré con un tema señero del grupo rockero, Beautiful day, y otro de este álbum, Magnificent.