Si el hombre pudiera decir lo que ama…

Un poema con dedicatoria especial para Regina, la mujer que quiero y con quien comparto felicidad, con motivo de nuestro primer aniversario de boda. Imposible expresarse con más sensibilidad y mejores palabras que Cernuda.

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA…

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Segundo aniversario

Este blog cumple hoy se segundo año en el ciberespacio. Me costó mucho tomar la decisión de abrir esta ventana en la red. No porque no entendiera su utilidad o sus bonanzas, sino por la responsabilidad que contraía al disponer de un espacio que tenía que dotar de contenido y lo tenía que hacer de forma regular y sistemática. Y cumplir ese objetivo sólo es posible con disciplina y dedicación. Escribir en este escaparate (que algunos adversarios desinformados llamaron “escondrijo”) se ha convertido para mí en una adicción, y no es la primera vez que lo escribo, una obligación ineludible que cumplo con devoción y con ilusión porque mato el gusanillo de mi vocación periodística.

Sin entrar a valorar la calidad de los posts publicados, eso corresponde a las y los lectores que pasan por aquí, si puedo manifestar mi satisfacción por la actualización de mi humilde bitácora. Acumulo 796 entradas, a razón de más de una diaria, y en el último año sólo un día no he acudido a la cita con esta columna de análisis político, fundamentalmente, pero salpimentada de asuntos personales y de poesía maravillosa de grandes plumas.

Al poner la segunda vela a esta virtual tarta de cumpleaños, tengo que tener unas palabras de agradecimiento a todas esas sufridas personas que tienen la osadía de leer lo que escribo. No es falsa modestia. Me sorprende que esta gota de agua en el océano de la red acumule un número de visitas tan elevado. Muchas más de las que podría haber imaginado. En este momento, el contador marca la friolera de 90.360. Un motivo más para perseverar y mejorar en la redacción. De corazón, muchas gracias.