Reencuentro

marzo 27, 2017

Lo necesitábamos. Llevábamos unos meses con la moral frágil, con desazón y cierta tristeza, con un pellizco en el estómago y la mirada perdida en el horizonte. Lo necesitábamos. El PSOE necesitaba una catarsis. Y eso fue precisamente el acto de presentación de Susana Díaz como candidata a la secretaría general socialista. Fue el recuentro con nuestra historia, fue la reafirmación de un presente no exento de dificultades pero todas ellas remontables y la constatación de que la fuerza política que más ha contribuido al progreso de España tiene futuro. Un proyecto encarnado en la figura de Susana Díaz que siempre conjugará el verbo en primera persona del plural, un proyecto alejado del caudillismo y que no claudicará a los cantos de sirenas de los que quieren ocupar su espacio, un proyecto con ambición legítima de ganar para cambiar a mejor la vida de la gente, un proyecto con los valores de siempre y con respuestas nuevas, modernas e inclusivas. Lo necesitábamos, sí, lo necesitábamos. Un acto de emoción, ilusión y camaradería. Así vibra el PSOE, así se reivindica el PSOE.

Y tras leer y escuchar muchas cosas desde ayer hasta este momento, sólo quiere trasladar con humildad unas pocas apreciaciones.

1. No fue el acto de las viejas glorias, sino el del PSOE de ayer, hoy y mañana. Estaban todos los que han sido (Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba, todos los que son (cuatro presidentes autonómicos, alcaldes y alcaldesas y la inmensa mayoría de cargos provinciales) y todos los que serán o pueden ser. 9.000 militantes de base, con una amplísima representación de las Juventudes Socialistas. El auditorio era transversal e intergeneracional.

2. La militancia no es de nadie, tiene madurez y criterio propios y está donde quiere estar. Además, no comparto ese mensaje subrepticio sobre que los iconos del pasado restan. Nunca renegaría de mis abuelos o de mis padres, y lo mismo ocurre con la familia socialista: me enorgullece poder contar con ese enorme patrimonio moral y real que a través de la acción de gobierno ha hecho posible la modernización de España.

3. Susana Díaz no se aferra al pasado, lo valora y lo reconoce. Lo dijo con claridad: nos votarán por lo que hagamos y no por lo que hicieron Felipe y Zapatero. Compromiso y autoexigencia. No se trata de vivir de las rentas.

4. Defendemos un PSOE ganador y no acomplejado. El PSOE debe salir a ganar y no a pactar. El objetivo de cualquier partido tiene que ser ganar y no conformarse con pactar. Eso significa gobernar desde la victoria. Cuando se sale a empatar, se pierde. Esa afán de triunfo no cierra ninguna puerta a posteriores acuerdos. Este partido tiene que tener un proyecto propio, autónomo, reconocible y distintivo y no sindicar sus expectativas electorales o entregar la cuchara antes de competir.

 

Anuncios

Suresnes

octubre 18, 2014

El PSOE ha celebrado esta semana el 40º aniversario del congreso que supuso un cambio generacional en el partido y aupó en Suresnes (Francia) a Felipe González a la secretaria general. En aquella cita histórica, en las postrimerías de la dictadura franquista, se empezó a forjar la alternativa que modernizó España, gracias al apoyo masivo de los españoles, a partir de 1982. Hoy, como entonces, siguen vigentes los valores clásicos del socialismo: libertad, igualdad y justicia social.

La Andalucía de hoy

febrero 15, 2012

 

¿Le gustará este vídeo al clasista Cayetano Martínez de Irujo? ¿Se pondrá de los nervios Artur Mas al ver que Andalucía es capaz de liderar muchos sectores y mantener el estado del bienestar? ¿Se revolverá la derecha rancia y retrógrada al comprobar que esta tierra ha superado la época de cortijos y señoritos? ¿Podrá soportar Arenas que se conozcan las verdades que desmontan su crónica negra? Andalucía se ha desembarazado del tópico y el estereotipo. Sin embargo, los de siempre se aferran al cliché, siguen en la foto fija. Lo dice nuestro himno: “Andaluces levantaos”. Y desde el 28 de febrero de 1980 que nos ganamos nuestro derecho a decidir ganando nuestro referéndum por la autonomía plena, nos pusimos de pie y cambiamos nuestro destino. Con sus problemas, esta tierra no la conoce ya ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra.

La fuerza de Espadas

enero 11, 2011

El acto de presentación de Juan Espadas como candidato socialista a alcaldía de Sevilla fue todo un éxito. Dejo unos apuntes de una tarde-noche esperanzadora que demuestra que en la capital andaluza hay mucho partido que disputar.

Poderío: Más de 2.000 personas dieron color y calor a la convocatoria. Ya se aplazó el 29 de noviembre el acto porque el escenario escogido resultó pequeño sobre las expectativas de asistencia. Anoche más de quinientas personas se quedaron a las puertas del auditorio de Fibes. Las previsiones eran buenas, pero la realidad las superó con creces. Toda una demostración de fuerza.

Movilización social: Más de quinientas asociaciones, colectivos y entidades ciudadanas de todos los ámbitos se dieron cita en el Palacio de Congresos. Una demostración palpable de que al tejido social sevillano le interesa el proyecto de Espadas para Sevilla. Además, se registró un significativo seguimiento a través de las distintas redes sociales y a través de la transmisión por internet desde el blog del candidato.

Espíritu de victoria: En el auditorio se respiraba ilusión y expectativa de triunfo electoral. Una corriente de optimismo que como, señaló el presidente de la Junta, Pepe Griñán, transmite de forma contagiosa el aspirante del PSOE.

Proyecto solvente, programa ganador: Espadas tiene un proyecto serio, con contenido y con respuestas para Sevilla. Otros viven de las rentas y el socialista ha configurada una propuesta de contenido social, con la mirada puesta en los barrios más necesitados, basado en la eficacia de la administración municipal, con el Guadalquivir como proyecto señero y con el empleo y la reactivación económica como prioridad.

El mejor Espadas: Los que conocemos a Juan desde hace muchos años tenemos confianza y sabemos de sus valores y potencialidades. Anoche el futuro alcalde de Sevilla mostró la mejor versión de sí mismo: cercanía, frescura, su sevillanía sin barroquismo y a ras de suelo, preparación, seriedad y pasión por la política. No necesita maquillaje ni artificios de mercadotecnia es auténtico en estado puro.

Unidad sin fisuras: Todos y todas en el PSOE con Juan Espadas. La presencia del alcalde saliente, Alfredo Sánchez Monteseirín, y otros cualificados miembros de su equipo certifican una transición modélica y con sintonía. Las reiteradas (y justas) ovaciones a la transformación de la ciudad durante los últimos doce años demuestran el grado de cohesión interno. Elegancia y saber estar de Alfredo en su despedida.

Guerra es mucho Guerra: La gente de Sevilla quiere a Alfonso Guerra a rabiar. Es una referencia ineludible en el paisaje del socialismo sevillano y español.  Apoteósica acogida de este ilustre político, que se vio obligado a saludar al enfervorecido auditorio.

Sevilla, un sentimiento: El vídeo de campaña, con música de Fondo Flamenco, tiene pellizco, pone los vellos de punta. Un himno que conmueve.

¡Ay Fibes!: La dirección de Fibes debería ponerse con urgencia manos a la obra e invertir en la renovación de los equipos de sonido. Los problemas de microfonía en el arranque de la presentación de Espadas fue el único punto negro del acto. Fibes no estuvo a la altura de una cita de tanta relevancia como ésta. Se echó de menos más profesionalidad por parte de la institución ferial.

Los topos de Zoido: Al candidato popular se le ve cada vez más nervioso con Espadas. Si ya nos tiene habituados a mandar a boicoteadores a los encuentros digitales organizados el 22 de cada mes, ahora ha dado un paso más. Envió al Palacio de Congresos a delegados de distritos de su partido, como David Antequera, a espiar la puesta de largo de su rival en las municipales. Pillado in fraganti, el topo se escabulló abochornado.

El portazo de Cascos

enero 2, 2011

No seré yo quien defienda a Francisco Álvarez Cascos, genuino representante de la derecha más dura y reaccionaria de este país, con el que no comparto absolutamente nada. No obstante, es sintomático que el durante muchos años número dos del PP en la época de Aznar dé un portazo y abandone las filas de la gaviota. Su trayectoria política sería equiparable por rango y jerarquía en el seno del conservadurismo a la de Alfonso Guerra en el PSOE, salvando las distancias, muchas distancias… La fundamental que el socialista se fajó en la lucha contra el franquismo y el asturiano se incorporó a la democracia desde las tinieblas de la dictadura.

Se va Cascos dejando 34 años de militancia primero en AP y luego en el PP, con un expediente al servicio de su causa que no le ha sido tenido en cuenta. Le han vetado como candidato a la Presidencia del Principado de Asturias. Una decisión de Mariano Rajoy a la que ha reaccionado el susodicho con su visceralidad y sus bemoles característicos. El presidente del PP, al que un día, tiempo ha, el encartado promocionó internamente, ha estado mareando la perdiz más tiempo de lo necesario y ha favorecido que se enquistara el cisma en su partido en Asturias.

Me considero un político de aparato. Y si la dirección de un partido toma una decisión, sus razones suele tener para ello. Ahora bien, observando las demandas de mayor participación por parte de las bases (una tendencia que también prende en la ciudadanía) y tratándose de un personaje tan cualificado en la historia del PP, podrían haber buscado en la calle Génova fórmulas menos estalinistas que el dedazo (el mismo método que catapultó a Rajoy a la cúspide) en la designación del cartel electoral asturiano y haber posibilitado un proceso de primarias como ha vivido el PSOE en Madrid, aunque la dirección federal tenía su propia opción, que finalmente resultó perdedora. A Rajoy y a los suyos les produce sarpullido la democracia interna. Si hubiera hablado la militancia, quizá el resultado habría sido distinto.

Foto.Público. Imagen de abril de 2010 para rememorar los veinte años del congreso del PP que encubró a Aznar como presidente en Sevilla.