Díaz Ferrán, alea iacta est

Cuando se confirma en el puesto a un entrenador de fútbol que está en la cuerda floja por una mala racha de resultados, suele ocurrir que es la antesala de su destitución. Gerardo Díaz Ferrán achica aguas como puede para salvar algo de la riada que ha arrasado buena parte de su patrimonio empresarial y su credibilidad para dirigir los destinos de la patronal CEOE. Su futuro al frente de la cluster empresarial pende de un hilo… Ya ha empezado el desfile de hipotéticos sustitutos (el ultraliberal Manuel Pizarro figura en las quinielas conservadoras) cuando el titular aún está ocupando (eso sí, a duras penas) el puente de mando. Ya se sabe, a rey muerto, rey puesto. Es cruel e irremisible ley de vida.

La CEOE salió ayer de nuevo al rescate de su presidente. La dirección de la patronal, con un método tan poco ortodoxo como un comunicado vía telefónica, ha cerrado filas con Díaz Ferrán por segunda vez en dos semanas. Tanta actuación de emergencia evidencia la profunda crisis que afecta al patrón de patrones destapada con el embargo y cierre de la aerolínea de su propiedad. ¿Está capacitado para pilotar el destino del empresariado español alguien que no administra bien sus propias sociedades? Éste es el interrogante que se cierne sobre el jefe de la CEOE por mucho que sus portavoces se empeñen en difundir el apoyo de buena parte de la patronal.

Desde CEPYME, la organización de las pequeñas y medianas empresas, su presidente, Jesús Bárcenas, le ha sugerido públicamente la puerta de salida, una voz discrepante que no ha sido la única. El respaldo ya no es unánime a causa de los estragos que ha causado la pésima gestión de esta situación de crisis y la alarma que ha generado el conocimiento la situación financiera de Díaz Ferrán. Impago de 25 millones a Caja Madrid, deuda de 16 millones con la Seguridad Social y una aerolínea clausurada dejando a 666 trabajadores en la calle y a unos 7.000 viajeros sin billetes. Esto es lo que se sabe al día de hoy. Es posible que cuando se mire debajo de las alfombras aparezca algún pufo más.

En estos días de zozobra, con la presión de propios y extraños, Díaz Ferrán ha tenido un amargo 67 cumpleaños deshojando la margarita de su futuro. Un enroque numantino sólo serviría para perjudicar a sus compañeros de viaje y alargar su agonía. Su descrédito creciente no alumbra un horizonte halagüeño. Alea iacta est.

Foto.- El País. Trabajadores de Air Comet cortaron el tráfico ayer en el paseo de la Castellana en Madrid.