Prevenir la obesidad

En Andalucía el 18,7% de la población adulta muestra síntomas de obesidad, un porcentaje que se dispara al 22,5% en el tramo de edad infantil y juvenil. La obesidad perjudica seriamente a uno de cada cinco andaluces. Con estos datos, similares a los que se registran en el resto de España, está claro que el exceso de peso supone una preocupación desde el punto de vista de la salud pública. Los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo representan el 10% de las causas de mortalidad y de discapacidad y son factores determinantes para desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, así como graves problemas cardiovasculares. Por tanto, las personas con sobrepeso y obesidad constituyen un grupo de riesgo sanitario y su situación ha de ser un problema prioritario de salud pública. Ante esta realidad, el Gobierno que preside Susana Díaz está elaborando una ley promoción de una vida activa y una alimentación equilibrada en Andalucía para intentar revertir la situación.

Este texto no nace con espíritu punitivo sino de concienciación. Así se quiere llegar a familias, centros educativos, empresas, centros de mayores y personas con discapacidad, sector agroalimentario y a la industria de la alimentación, turismo, urbanismo, medios de comunicación, a la publicidad… Se pretende crear entornos saludables y favorecer políticas de transporte activo y movilidad sostenible, rutas seguras y libres de tráfico para caminar o ir en bici, aparcamientos de bicis en empresas o acceso a instalaciones deportivas, de ocio y de tiempo libre. En el ámbito educativo, se apuesta por un mínimo de 5 horas semanales de actividad y ejercicio físico, recreos con juegos de acción, mayor oferta de actividades extraescolares para ejercicio físico e inclusivo y la promoción de una dieta saludable.

Otro de los objetivos es proteger a la población frente a la publicidad y el patrocinio de alimentos y bebidas y que toda la ciudadanía reciba una información veraz sobre su calidad nutricional. Frente a los efectos que tienen en la población infantil u adolescente, se establecen nuevas limitaciones para las campañas publicitarias dirigidas a menores de 15 años, sistemas de autocontrol sobre la información que suministran y acuerdos de regulación voluntarios con operadores económicos y profesionales en materia de publicidad. También es una prioridad prevenir los trastornos de la conducta alimentaria y otros asociados a una distorsión negativa de la propia imagen corporal, como la anorexia o bulimia. Por eso, hay que contrarrestar las actitudes discriminatorias, prejuicios y estereotipos y fomentar valores sobre una imagen corporal diversa.

En definitiva, Andalucía prepara una ley pionera, la primera en España para prevenir la obesidad y mejorar la calidad de vida de las personas que la sufren. Una apuesta por el bienestar.

Foto.El País.

Mucho más grave

MUCHO MÁS GRAVE
Mario Benedetti

Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo

sin embargo hay algo que quisiera aclararte
cuando digo todas las parcelas
no me refiero sólo a esto de ahora
a esto de esperarte y aleluya encontrarte
y carajo perderte
y volverte a encontrar
y ojalá nada más

no me refiero sólo a que de pronto digas
voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta
bueno llorá
y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizá por eso salga enseguida el sol

ni me refiero sólo a que día tras día
aumente el stock de nuestras pequeñas
y decisivas complicidades
o que yo pueda o creerme que puedo
convertir mis reveses en victorias
o me hagas el tierno regalo
de tu más reciente desesperación

no
la cosa es muchísimo más grave

cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo
también estás reescribiendo mi infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran
y vos en cambio sabés que eso no sirve
quiero decir que estás rearmando mi adolescencia
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo
mi germen de alegría y regarlo mirándolo

quiero decir que estás sacudiendo mi juventud
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos
esa sombra que nadie arrimó a su sombra
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas
y quede el armazón de mi verdad sin proezas

quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia
este extraño confín de angustia y nieve
esta bujía que ilumina la muerte
este precipicio de la pobre vida

como ves es más grave
muchísimo más grave
porque con estas o con otras palabras
quiero decir que no sos tan sólo
la querida muchacha que sos
sino también las espléndidas
o cautelosas mujeres
que quise o quiero

porque gracias a vos he descubierto
(dirás que ya era hora
y con razón)
que el amor es una bahía linda y generosa
que se ilumina y se oscurece
según venga la vida

una bahía donde los barcos
llegan y se van
llegan con pájaros y augurios
y se van con sirenas y nubarrones
una bahía linda y generosa
donde los barcos llegan
y se van

pero vos
por favor
no te vayas.

Hubo un tiempo…

HUBO UN TIEMPO…
Ana Rossetti

Hubo un tiempo en el que el amor era un
intruso temido y anhelado.
Un roce furtivo, premeditado, reelaborado durante
insoportables desvelos.
Una confesión perturbada y audaz, corregida mil
veces, que jamás llegaría a su destino.
Una incesante y tiránica inquietud.
Un galopar repentino del corazón ingobernable.
Un continuo batallar contra la despiadada infalibilidad
de los espejos.
Una íntima dificultad para distinguir la congoja del
júbilo.
Era un tiempo adolescente e impreciso, el tiempo del
amor sin nombre, hasta casi sin rostro, que merodeaba,
como un beso prometido, por el punto más umbrío de la
escalera.