Insensibilidad

Nos vuelven a abrir los ojos. Durante los últimos días estamos viendo imágenes durísimas de los refugiados en las puertas de Europa combatiendo las inclemencias del invierno. Las condiciones extremas han agudizado la dureza de la supervivencia en los campos instalados en las fronteras de nuestro continente. No se puede conocer esa realidad y permanecer impasibles al dolor ajeno. ACNUR y otras organizaciones no gubernamentales han lanzado un SOS urgente. Están en riesgo vidas humanas. Familias con niños y ancianos en circunstancias infrahumanas. Se necesitan mantas y ropa de abrigo para soportar la nieve y el frío. Europa no puede estar instalada en el bienestar y hacer como si no estuviera ocurriendo nada. Sin duda, el capítulo más vergonzante de la Unión Europea y sus países miembros es su insensibilidad ante la crisis de los refugiados. Se requiere de una vez por todas una respuesta decente a esta tragedia humanitaria, una respuesta que pasa por cumplir los acuerdos para la acogida de desplazados por la guerra y el terror, por acelerar la llegada de menores no acompañados como hace, por ejemplo, en Andalucía de la mano de ACNUR y que se retomen la políticas de cooperación que se han reducido mucho durante los años de crisis. Es insoportable ver cómo muchas familias soportan el intenso frío sin medios, viven situaciones dantescas que ponen en riesgo las vidas de muchas personas que huyen del terror. Mientras Europa mirando hacia otro lado instalada en el confort y en sus fronteras muchas personas muriéndose. Ya está bien. Tenemos que dar una respuesta decente y generosa a los que peor lo están pasando.

Foto.- El Español.

Reaccionemos ante el dolor

Hoy es el Día Internacional del Refugiado. Decenas de miles de sirios se encuentran en campamentos en la frontera de Europa. En unas condiciones infrahumanas sobreviven niños y niñas mientras que Europa mira hacia otro lado. España, por culpa del Gobierno de Mariano Rajoy, calla sumisa y otorga. Son 90.000 los menores no acompañados que han llegado a la UE en el último año, de los cuales hay 10.000 que están ilocalizables, huyendo de la guerra y del terror del Estado islámico. El vídeo, realizado por un equipo capitaneado por la periodista María Iglesias y difundido por la Asociación de la Prensa de Sevilla, muestra escenas desgarradoras de la vida diaria de estos seres humanos olvidados. Ya la conmoción por la muerte de Aylan y otros niños en las costas del Egeo se nos ha quedado muy atrás.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, acordó hace unas semanas con ACNUR poner en marcha un programa de acogimiento de estos menores no acompañados, similar al que desde hace lustros se viene realizando con la población infantil saharaui. El Ministerio de Interior, que es quien tiene las competencias de extranjería, ha autorizado por fin a la Junta a desarrollar esta iniciativa. De este modo llegarán a Motril en las próximas fechas 24 menores. Este podría ser un ejemplo que puedan hacer suyo el resto de comunidades autónomas y que, de esta manera, seamos el país de referencia en la acogida de estos menores que lo han perdido todo y que merecen que se respeten sus derechos y que puedan vivir en un entorno seguro y en paz.

PD.– Esta tarde, todos y todas, a las manifestaciones por la dignidad de las personas que tienen que dejar sus países por la guerra y las persecuciones. Hay más de 65 millones de refugiados en el mundo. Y no olvidemos que los desplazados están por todo el planeta procedentes de Siria, Irak, Afganistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, República Democrática del Congo, Myanmar, Eritrea…