La diferencia

En Andalucía se está marcando la diferencia en la forma de enfrentar esta crisis. Es el espejo en el que se pueden mirar los progresistas del resto de España. En esta comunidad no se ha eliminado ningún derecho, se mantienen los servicios públicos, se apuesta por el empleo, se refuerza la protección social y se dialoga con la sociedad. Con esas credenciales, la Junta está preparando unos propuestos para 2013 que van a ser una alternativa progresista y de izquierdas al modelo impuesto por el PP basado en los recortes y el criterio del déficit como único elemento sustantivo para hacer política en España. Al gobierno que preside Pepe Griñán le preocupan las personas y garantizar todos y cada uno de sus derechos fundamentales. Esta mañana Griñán ha anunciado que las cuentas andaluzas incluirán un plan extraordinario de acción social, que estará dotado con 60 millones, y que irá destinado a los desempleados sin recursos y también a mujeres en riesgo de exclusión social por ser víctimas de la violencia de género. Se da respuesta a dos prioridades como son el empleo y la protección de las familias más castigadas por el drama del desempleo. Además, cuenta con otro instrumento ordinario para a las personas más desfavorecidas, el salario social, que cuenta con 64 millones de euros de presupuesto en este ejercicio. Rajoy y otras autonomías podrían tomar nota.

La Luna y el dedo

Dice un viejo proverbio chino que “cuando el dedo del sabio señala la luna, el necio mira al dedo“. Viene a cuento este axioma de los intentos del Gobierno de la nación por desviar la atención de sus recortes y su calamitosa gestión. El equipo de Rajoy se ha subido al tren del populismo para jugar al despiste y hacernos quedar por tontos que embobamos con el dedo. Por eso se está sacando conejos de la chistera que dejan a las más claras su visión más reaccionaria y que buscan encauzar el debate hacia el territorio de lo ideológico. Esto es, concentrar la atención en lo accesorio para no hablar de lo verdaderamente importante, que es el desistimiento en la creación de empleo, el sometimiento a los intereses de los bancos alemanes, el desmantelamiento de los servicios públicos y la liquidación de la protección social. Es una ofensiva en toda regla: populismo penal (la instauración de la cadena perpetua revisable y revisión de la ley de interrupción voluntaria del embarazo), populismo patriótico (la reforma educativa del Catón y El Florido Pensil, españolizar a los alumnos catalanes o la exacerbación de las tensiones con Gibraltar), populismo xenófobo (dejar fuera a los inmigrantes de la cobertura sanitaria)… Suma y sigue. El populismo, empero, no todo lo cubre.

Muchos medios de comunicación, cooperadores necesarios en esta estrategia de distracción, ponen toda la carne en el asador para que nos quedemos mirando el dedo, orillando lo trascendente y poniendo el foco en lo insustancial o accesorio. Nos quieren montar una ficción posmoderna que nos abstraiga de la realidad, una especie de pan y circo para disimular el estropicio en materia de derechos, conquistas y expectativas de futuro que estamos sufriendo. Me da a mí que la gente no está para placebos. El descontento es tal que estás tácticas de mercadotecnia tienen un efecto limitado y no nos disuade de mirar a la luna de la cruda realidad.

Presupuestos decepcionantes

Los segundos presupuestos de la era Rajoy son decepcionantes y antisociales. Y no sólo porque no cumplan con Andalucía y por segundo año ignore lo recogido en nuestro Estatuto de Autonomía, son decepcionantes porque vuelven a dar la espalda al principal problema que tiene España que es el empleo y la reactivación económica. El Gobierno de la nación prosigue por el camino equivocado de los recortes y de la priorización de los objetivos del déficit público sin atender necesidades más urgentes, más eficaces y más sociales. Se apuesta por una senda que sólo conduce a la depresión de la economía, el retraimiento del consumo y la angustia para las familias.

Es difícil de entender que por segundo año consecutivo bajen las partidas destinadas a políticas activas de empleo. El Gobierno no puede bajar los brazos ante la principal preocupación y demanda de los españoles. Y sin embargo se acepte con resignación, como si no quedara otra salida, que la partida que más crece sea la del pago de la deuda financiera. Parece que las cuentas para 2013 la hubieran supervisado los bancos (alemanes).

No podemos estar de acuerdo con un presupuesto que nos posterga a la recesión económica, que por primera vez toca el fondo de reserva de las pensiones poniendo en riesgo las prestaciones del futuro, un presupuesto que recorta el estado del bienestar con un hachazo brutal a educación y sanidad, y un presupuesto que consagra un sistema fiscal asimétrico donde la mayor carga la soportan las clases medias y trabajadoras. Estamos ante unos presupuestos que no favorecen la igualdad de oportunidades y nos conducen a una sociedad cada vez más dual, donde los ricos serán cada vez más ricos mientras las clases medias y trabajadoras pierden poder adquisitivo y a los sectores más favorecidos se los condena a la exclusión. Un dato descorazonador: se reduce a los ayuntamientos un 40% las partidas para servicios sociales. Espero que los alcaldes de Andalucía alcen la voz ante esta tremenda injusticia.

Llama la atención el intento de enmascarar un nuevo recorte de las becas, con lo que se dificulta el acceso a los estudiantes de familias con menos renta y se pone en riesgo el futuro de este país. Y es que el Gobierno tiene una visión clasista de la educación que se pone de manifiesto tanto en estos presupuestos como en la reforma educativa que quieren llevar a cabo. A esta visión sesgada obedece que la partida que más se reduce en educación sea la de los niños con necesidades educativas especiales. Y unos presupuestos que infligen un severo tijeretazo a la cultura. Con este nuevo recorte se pone en riesgo a muchas industrias culturales, o lo que es lo mismo dejar en la cuneta posibilidades de crecimiento y de generación de empleo.

Ya en una estrictamente lectura autonómica, el Gobierno de la nación se manifiesta por segundo año insumiso a nuestro Estatuto de Autonomía. Las leyes están para cumplirlas y una administración debe ser la primera para predicar con el ejemplo. En dos años el Gobierno de Rajoy ha escamoteado a Andalucía inversiones por valor de 675 millones de euros, incumplimiento el mandato estatutario de destinar una cantidad equivalente a la población andaluza. La Junta de Andalucía ha de defender lo que nos corresponde por justicia y por ley. Así lo hizo con el Gobierno anterior, reclamando la inversión no ejecutada en 2008 y 2009, y también lo hará con el Gobierno actual.

J.K. Rowling

J.K. Rowling es mucho más que una afamada escritora de best sellers. Encierra una mujer batalladora, de convicciones profundas y de ideas progresistas. En la presentación de su primera novela para adultos, The casual vacancy, una obra definida por la crítica conservadora como “manifiesto socialista enmascarado”, la autora de Harry Potter ha lamentado que con la excusa de la crisis y con el señuelo de la sacrosanta austeridad se esté dinamitado el estado del bienestar y las conquistas sociales en su país y, por extensión, en todo el entorno europeo. No es un gesto para la galería, es una posición que hunde sus raíces en las vivencias de una mujer que ha sido madre soltera, viviendo de los beneficios sociales, y que ha sufrido en sus carnes la opresión de la pobreza. No es de extrañar que defienda las políticas de protección social pese a la fortuna amasada con su éxito editorial:

  • “Me siento en deuda con el estado británico del bienestar, el mismo que el señor Cameron quiere desmantelar a cambio de un puñado de organizaciones caritativas”.
  • “Cuando mi vida tocó fondo, salí adelante gracias a las ayudas sociales y eso es algo que no puedo olvidar”.
  • “Los poderosos de este país no tienen contacto con la realidad y perciben a los pobres como una masa amorfa, como un porridge [gachas de avena]”.
  • “En los últimos años se ha producido una redistribución de beneficios y un definitivo cambio de atmósfera en este país. Las familias que lo pasan mal viven aún peor”.

Mi contacto inicial con Rowling fue a través de mis hijos y su pasión por la serie del joven mago. Ahora me pica la curiosidad por la novela social que en breve estará en todas las librerías.

PD.– Declaraciones extraídas de El Mundo.

Más repago… ahora en dependencia

Lo pondrán vender desde el Palacio de la Moncloa como reforma, como medida modernizadora y que nos ayudará a crecer como país. Puro envoltorio. Será otro recorte en toda regla del Gobierno de Rajoy. El tajo que le piensan dar a la ley de Dependencia, avanzado por la Cadena Ser, no resiste ni el eufemismo ni la propaganda barata. El Gobierno de la nación hará perder  bienestar a los beneficiarios de la prestación (personas enfermas o sin autonomía que necesitan esa ayuda), le meterá al ciudadano la mano en la cartera de forma notoria y pondrá en riesgo muchos puestos de trabajo de cuidadores. Otra ‘alegría’ en ese afán reformista que está condicionando a peor nuestro futuro y empobreciendo a las clases medias y trabajadoras.

Los beneficiarios tendrán que pagar más por la atención que reciben con la reforma legislativa que prepara el Gobierno de la nación. Sólo quedarán exentos del repago los dependientes con unos ingresos inferiores a los 400 euros mensuales. Lo que pretende este insaciable equipo recortador de Rajoy se resume en lo siguiente:

  • Se incrementa el copago (o repago) por la prestación de servicios y la ayuda a domicilio o los centros de día. Para algunos pensionistas supondrá el 20% de la pensión.
  • El servicio de teleasistencia, hasta ahora gratuito, tendrá un coste para sus usuarios.
  • Se rebaja la cuantía de las ayudas económicas de las cuidadoras familiares.
  • Si el dependiente va a una residencia, la vivienda computará como aval si su pensión no alcanza para pagar la plaza.
  • Los menores discapacitados no pagaban. A partir de ahora para recibir atención tendrán que abonar sus padres.

El Gobierno pepero de la motosierra está empezando a desmontar el cuarto pilar del estado del bienestar que puso en marcha el anterior Ejecutivo socialista. Y en los próximos días otro ajuste de 30.000 millones de euros que harán temblar los cimientos del país. Que no nos hablen más de reformas, por favor. Que llamen al pan, pan y al vino, vino, como predicaba Rajoy.

Foto.- ABC.

Paguemos todos

La propuesta del PSOE de que las distintas confesiones religiosas paguen el impuesto de bienes inmuebles (IBI) de aquellas propiedades que no son de culto me parece oportuna. Una iniciativa más necesaria en estos momentos en que todos nos estamos apretando el cinturón y aceptando sacrificios adicionales por mor de esta dichosa crisis económica que padecemos. Todos los ciudadanos y todas las instituciones han de contribuir al erario público de acuerdo con su capacidad económica. Mucha gente lo está pasando mal y es por eso que las administraciones han de contar con mayores recursos para poder atenderlos. Según nuestro marco normativo, sólo están exentos del IBI los lugares de culto de todas las confesiones religiosas. El resto de su patrimonio, ya sean pisos, garajes, fincas o lonjas, no. Y por tanto es de justicia exigirles el pago de los tributos. No es sólo un ejercicio solidario el que se pide, sino el cumplimiento estricto de la ley. Estamos en plena campaña de la renta y se hacen campañas para que se ponga una X en determinada casilla. Lo primero es predicar con el ejemplo y colaborar con las arcas públicas.

Que se mueran… los viejos

Al Fondo Monetario Internacional le molesta que vivamos tantos años y en tan buenas condiciones. Como queda feo poner fecha de caducidad a personas o sugerir la administración de cianuro a los que cumplan los 80, recomiendan retrasar la jubilación, bajar las pensiones y aumentar las cotizaciones. La gente vive “más de lo esperado” y estos reputados contables con desorbitados ingresos quieren amargarles los últimos años de vida. Ellos, que cobran como marajás, se permiten dar lecciones a mayores que hacen encajes de bolillos con 600 euros mensuales. Con el pretexto de la crisis, nos quieren sacar las tripas con una navaja trapera. Al FMI le falta entonar el que ‘se mueran los… viejos’ como fórmula para reducir el gasto público. Ahora resulta que vivir mucho es un riesgo para la economía. ¡Hay que joderse!

Viñeta.Forges en El País.

Trágala

No se puede definir de forma más acertada la imposición del límite de déficit público por parte del Gobierno de Rajoy a las autonomías. Es un trágala en toda regla. La expresión es de Pepe Griñán y la suscribo en su integridad. La administración central, con más déficit, se permite hasta el 4% de desfase mientras a las comunidades, que son las que atienden los principales servicios, se les baja el listón hasta el 1,5%. Este trato no igualitario no es casual, encierra un fin ideológico perverso: reducir drásticamente las prestaciones en sanidad, educación y dependencia. Se quieren eliminar servicios que son gratuitos para cobrar por ellos o privatizarlos. Una maniobra aviesa por parte de los dirigentes del Partido Popular que, envueltos en la bandera de una falsa austeridad, nos quieren quitar conquistas irrenunciables. Lo estamos viendo en las autonomías donde gobiernan los peperos (por desgracia, la mayoría): cierre o privatización de hospitales, centros de salud, colegios o centros de atención a la mujer. Nos dirán que la sanidad gratuita y universal como la conocemos es un lujo, nos dirán que ir a la universidad cuesta mucho dinero y que hay que subir las tasas, nos dirán que para qué tantos profesores en la pública, nos dirán que las prestacions por desempleo constituyen un despilfarro… Nos dirán eso y mucho más. Sólo quieren arrebatarnos lo que es nuestro. Y además por la cara, sin argumentos de peso. Sólo aprovechando la coartada del déficit para derribar lo que tanto nos ha costado construir durante los últimos treinta años. ¿Por qué no le cobran impuestos a la Iglesia, menguan el gasto en Defensa o gravan las operaciones financieras de la banca? No, eso no. Prefieren agredir a las clases medias y trabajadoras. El no de Andalucía a estos recortes pretende ser un dique contra la injusticia y contra el deseo del sector privado de hacer negocio a gran escala. Lo que quiere el PP no es lo que quiere la ciudadanía. Se verá el 25 de marzo en las elecciones autonómicas.

Los recortes del PP

Un vídeo que recoge los innumerables recortes efectuados por las distintas autonomías y ayuntamientos gobernados por el Partido Popular con la excusa de la crisis económica. Un ataque a los pilares del bienestar con la falsa excusa de la austeridad. No se persigue desde la derecha una mayor eficacia de los servicios públicos sino su degradación para beneficiar el futuro negocio privado. Me ahorro más comentarios: el relato de los hechos hablan por sí solos.

Escandalazo

Dominique Strauss-Kahn está en el epicentro de un gran terremoto que ha destruido su rutilante carrera. Más allá de su presunción de inocencia, el supuesto intento de abuso sexual a una trabajadora del lujoso hotel donde se alojaba pone en entredicho su continuidad como director-gerente del Fondo Monetario Internacional y sus aspiraciones a competir por la Presidencia de Francia ante Nicolás Sarkozy. Todo un escándalo que lo tiene en prisión preventiva y que se une a otros lúgubres episodios de similares características que jalonan el expediente de este controvertido personaje público con fama de seductor y de un cacareado furor en el bajo vientre.

Siendo este lamentable incidente lo mollar, al calor del caso se está conociendo el desahogado tren de vida del rector de un organismo que a la gran mayoría de la población del planeta nos pone el pie en el cuello con recortes y ajustes en aras de la supuesta recuperación económica, una crisis internacional creada por la ambición de los tiburones del ultraliberalismo que ahora pagamos todos. Strauss-Kahn vivía en un hotel con una módica tarifa de 3.000 dólares al día o disfrutaba de coches de altísima gama (de 150.000 euros) sin ningún tipo de recato.

Mientras tanto el FMI pidiendo la reducción de salarios de los trabajadores, el despido libre, el recorte de la protección social o la eliminación de conquistas y derechos ciudadanos. Todo un ejemplo de cinismo para pasmo de esa inmensa mayoría que sufrimos las consecuencias de sus recetas. A esta casta que nos aplica aquello tan viejo de que ‘la letra con sangre entra’ hay que exigirle, como mínimo, más ética y decencia en sus comportamientos.

Foto.- El País.