Presión migratoria

junio 12, 2017

En lo que llevamos de año más de 3.800 inmigrantes han arribado a las costas de Andalucía. Este dato supone un incremento del 80 por ciento respecto a 2016. Pero no estamos hablando de números, sino de seres humanos que su juegan la vida por una expectativa de futuro mejor. Se demuestra, una y otra vez, que no existe frontera que contenga el hambre, las penurias o el miedo a la muerte por la guerra o el terrorismo. La costa andaluza se ha convertido en el segundo punto con más llegada de migrantes de la Unión Europea. Una realidad que nos debe hacer reflexionar. Sin embargo, vivimos demasiado ensimismados en nuestros problemas del primer mundo y no vemos la necesidad de recuperar la cooperación internacional y favorecer el desarrollo y la mejora de vida en los países de origen de la migración. Nadie quiere abandonar su hogar, sólo buscan oportunidades donde las hay. Ese anhelo no conoce límites.

Foto.- El País.

Anuncios

Aznar, en la lista negra

octubre 6, 2010

Una revista norteamericana ha confirmado lo que muchísima gente de España ya sabía: José María Aznar es uno de los peores gobernantes del mundo. Para desgracia de la propaganda pepera, que hace una barbaridad de ruido, la inmensa mayoría de este país no ve con buenos ojos a un ex presidente que no sólo se retiró con la soberbia de un Napoleón (menor), sino que en sus más de seis años de ex mandatario se ha encargado de tirar por tierra a España fuera de nuestras fronteras con tal de meterle el dedo en el ojo a José Luis Rodríguez Zapatero.

Foreign Policy ha puesto negro sobre blanco un clamor generalizado en nuestra piel de toro. Ha colocado a Aznar en la lista negra de los cinco gobernantes peor valorados por sus desafueros verbales, su procacidad y sus malos modos desde que dejó el cargo en 2004. La publicación justifica ese negativo palmarés para líder espiritual de la derecha patria en un catálogo de declaraciones tan desafortunadas como cuando dijo que los musulmanes deberían haber pedido perdón a España por ocupar el país o cuando calificó a Barack Obama de exótico. Además, en el texto se considera que Aznar ha tenido una extraña habilidad para defender lo que puede causar más daño a España e incluso a su propio partido, y para hacer la guerra por su cuenta en Washington a espaldas de la embajada.

Esta revista retrata a la perfección al personaje. No pasan desapercibidas las andanzas de este fatídico estadista que campa a sus anchas sin el más mínimo reparo y orillando la compostura y el saber estar exigibles a alguien que ha ocupado una responsabilidad tan alta en un gobierno.

Más que una foto

octubre 13, 2009

Zapatero y Obama

Es la imagen más esperada: Barack Obama y José Luis Rodríguez Zapatero en la Casa Blanca. No es un gesto para la galería ni una pose. Es una fotografía que tiene enjundia, que tiene mensaje, que aporta valor añadido a España. Sin sumisiones, sin miradas por encima del hombro y sin directrices abominables al chico de los recados con acento tejano. No en vano el actual presidente norteamericano ha puesto a nuestro país como ejemplo de políticas a seguir (energías renovables, transporte ferroviario, Alianza de las Civilizaciones…) y avala la estrategia multilateral que ha defendido siempre el jefe del Gobierno español. Se abre una nueva era en las relaciones entre los dos países basada en la colaboración y en el entendimiento sincero, muy lejos del ordeno y mando de la etapa Bush, de infausto recuerdo y nocivas consecuencias para todo el planeta.

Salir de Kosovo

marzo 22, 2009

chacon-en-kosovo

Somos un país que se recrea en el debate. Gentes de dos orillas, de posiciones encontradas, amantes de la controversia, adalides del cainismo. En ocasiones tanta rivalidad, tanta confrontación, resulta desmedida e insoportable. Nos metemos en el fango de la disputa dialéctica por pura inercia, como deporte o como estrategia de desgaste del adversario.

El Gobierno de España plantea la retirada de las tropas españolas en Kosovo y el primer partido de la oposición, que venía reclamando esa medida desde que este territorio declaró la independencia de Serbia de manera unilateral y saltándose a las bravas el derecho internacional, censura la resolución gubernamental por una cuestión de formas, por producirse en la antesala de una cumbre de la OTAN. Eso en argot coloquial tiene una definición muy gráfica, que me ahorraré, pero rebuscando en el refranero nos topamos con ese perro del hortelano que ni come ni deja comer. Algunos medios de comunicación se han sumado al festín para chapotear en un asunto que merecía más altura de miras y menos ansiedades electoralistas.

Desde las filas del PP, como siempre, no ha salido ni una palabra de apoyo al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero pese al acuerdo o sintonía en la cuestión de fondo. La retirada, que no se producirá de forma radical, sino ordenada, escalonada en el plazo de seis meses como mínimo, para facilitar la reordenación operativa del contingente de la OTAN, era algo lógico, conocido y que en algún momento se tenía que producir.

Hemos cumplido con creces una misión para la estabilidad en los Balcanes. Nuestros soldados durante diez años lo han hecho con entrega (algunos incluso han perdido la vida), con eficacia y generando un gran aprecio de los habitantes de la zona.

Hace un año se produjo la declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo, que España, como es bien conocido por todos nuestros aliados y socios en la Unión Europea, no ha reconocido. Nuestro papel en ese escenario perdía una buena parte de su sentido, aun más, una vez que la estabilidad en la zona es cada día mejor. Por tanto, la decisión del Gobierno es coherente y requeriría del respaldo inequívoco del primer partido de la oposición y de otros muchos pescadores en aguas revueltas.

Nuestra presencia en Afganistán es ya otro cantar. España ha adquirido un compromiso por la paz y la democracia para ese país asiático. Nos hemos comprometido en esta misión amparada por Naciones Unidas en función de nuestro peso económico y político en el orden internacional. Es nuestro deber y nuestra responsabilidad estar a la altura de las circunstancias.

Foto: AFP. La ministra de Defensa, Carmen Chacón, pasa revista a las tropas españolas destacadas en Kosovo.

¿Estadolatría?

diciembre 19, 2008

Hay un pequeño Estado con bula en el concierto internacional. Se arroga el privilegio de entrometerse en cuestiones de otros gobiernos y éstos suelen mirar dócilmente a otro lado, como si la cuestión no fuera con ellos, y actuar de una forma tan reverencial que a veces roza el servilismo. Hablamos de la Santa Sede, por supuesto. Uno de los hombres fuertes del jefe de este minúsculo Estado, aprovechando la tradicional benevolencia de los mandatarios de otros países, ha lanzado uno de esos habituales dardos envenenados al modelo aconfesional que dibuja nuestra Constitución de 1978. Benedicto XVI ha utilizado a uno de sus edecanes para arrearle cera al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El influyente y ultraconservador Angelo Amato, prefecto de la Congregación Pontificia para la Causas de los Santos, censura en una revista católica italiana la “estadolatría” que avanza en España, lamenta la “ilegítima intrusión estatal” en la libertad de opción educativa de las familias españolas y sostiene que se obliga a “elegir determinadas escuelas con determinadas materias, no de instrucción sino de adoctrinamiento”. En fin, que al purpurado no le gusta la asignatura de Educación para la Ciudadanía, una materia que sólo pretende dar a conocer los principios y valores constitucionales que sustentan a un estado democrático como el nuestro. Sin embargo, omite que en todos los colegios públicos está garantizada la enseñanza de religión, una disciplina aséptica, que educa y no adoctrina, que adiestra y no busca ganar prosélitos. Si semejante descalificación hubiera partido de un ministro de cualquier país del mundo surgiría un conflicto diplomático de cierta envergadura. Se le exigiría una rectificación o una disculpa inmediata. Se le tolera demasiado a la Santa Sede, que tiene poco de que quejarse: trato preferente en los fastos, financiación estatal, presencia en el currículum escolar, exenciones fiscales… El Concordato huele a naftalina. Envidio la separación Iglesia-Estado de países como Francia o Alemania. En España tenemos aún esta asignatura pendiente. La estadolatría, por desgracia, progresa muy lentamente. Se han dado muy pocos y tímidos pasos en tres décadas de régimen constitucional. Queremos más, muchos más.

P.D. El juez decano de Córdoba, Luis Rabasa, matiza algo pero no rectifica en una entrevista en El País (léela). Dicen que van a trabajar lo justo y si el sistema judicial revienta, no es su problema. Está dispuesto a dirimir un pulso con la Junta de Andalucía. Pues nada, que redoblen los tambores. Si fuera político, ya habría voces (y muchas) pidiendo su dimisión. Se merece el aguijón que le concedí en el post de ayer.

Esos vuelos…

diciembre 1, 2008

…infames. Todo lo que tiene que ver con la guerra de Irak suena a oprobio, a bravuconería, a la ley del más fuerte, a vergüenza. Desde el infausto momento en que las tropas norteamericanas empezaron la ofensiva aquel 20 de marzo de 2003, todo lo relacionado con ese conflicto está maldito, infectado, contaminado… La administración Bush, con el apoyo cómplice de unos cuantos adláteres, se pasó y se sigue pasando por el forro el derecho internacional. Una guerra ilegal, vulneración sistemática de tratados, el infierno de Guantánamo, un país destrozado, el equilibrio geoestratégico dinamitado… Y España, en aquellos momentos de Napoleón Aznar, con su acento tejano, amparando todo el desmadre, admitiendo la conculcación de derechos y tratados universales. Lo último que se ha conocido es que el Gobierno de EEUU pidió autorización al Ejecutivo español para usar territorio español en el traslado ilegal de presos hasta el centro de confinamiento de Guantánamo. Aznar respondió en menos de 24 horas a la propuesta inmoral de Bush, le buscó aeropuertos discretos para cometer sus tropelías sin testigos y preparó un argumentario en caso de que el asunto aflorara a la opinión pública. Hay ilustres voces del ala conservadora que siguen sosteniendo que nuestro país no participó en la guerra de Irak. Y no se les cae la cara de vergüenza. Ahora, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debe actuar con diligencia y ofrecer a la sociedad española toda la información al respecto. No valen medias tintas. Con la verdad por delante. Y que el PP dé la cara y no se esconda, tiene una oportunidad de redimirse si obra con valentía (no lo hará, seguro).

Foto: El País.

Másters del Universo

noviembre 14, 2008

No llevan ni armaduras de metales nobles ni espadas láser. Son los másters del Universo, los señores del dinero. En esta foto están todos los que son, los grandes gurús (¿o quizá especuladores?) de las finanzas internacionales. Desde izquierda a derecha, George Soros, James Simons, John Pailson, Philip Falcone y Kenneth Griffin, durante su comparecencia de ayer ante la Cámara de Representantes de EE UU para aclarar su responsabilidad en la crisis internacional que preocupa a la inmensa mayoría y que está desquiciando a la economía planetaria. Y no sólo son los culpables de las turbulencias, sino que en este río revuelto se han puesto las botas y han engordado sus ya opíparas cuentas bancarias. En este sistema capitalista neoliberal que se está viniendo a pique, unos cuantos se forran y el resto nos repartimos las migajas. Y lo que es peor, los desarrapados nos peleamos por un miserable puñado de céntimos. Quién sabe si al final esta crisis nos conducirá a un mundo mejor y más solidario. Ya hemos descubierto que éste no es el camino. No creo que tropecemos otra vez en la misma piedra.