Chiquito

Hoy ha fallecido Gregorio Sánchez FernándezChiquito de la Calzada, nombre artístico que evocaba a su barrio de su Málaga natal. Flamenco y cómico que construyó un estilo y un lenguaje propios. Encontró el éxito ya con 62 años después de una larga trayectoria en el programa de Antena 3 ‘Genio y figura’. Rindo homenaje a este gran artista que tanto me hizo reír y del que tan bien hablan sus compañeros con una breve selección de sus chistes. DEP.

El pinchazo de Podemos, en clave de humor

Sobran los comentarios. El ácido humor de los opinadores gráficos lo dice todo sobre el traspié electoral sufrido por Unidos Podemos. Hemos pasado de la campaña de los osos amorosos a las amenazas de purgas estalinistas. Menudo pendulazo. Viñetas de Peridis (El País), Miki&Duarte (Grupo Joly), Puebla (ABC) y Los calvitos (elplural.com).

Mas y la gran farsa

Nada mejor que recurrir al humor gráfico para conocer de forma sencilla y directa los asuntos más complejos. Estas viñetas de opinión de Gallego&Rey y Ricardo en El Mundo, El Roto en El País o Miki&Duarte en el Grupo Joly, muestran el disparate que supone el proceso de independencia de Cataluña y la obsesión de Artur Mas por continuar con su huida hacia adelante para tapar los casos de corrupción que cercan a su partido y el despropósito de una gestión ineficaz y caracterizada por los recortes. Cuando más dificultad tiene para repetir como presidente y salvar el pellejo político, más se aferra al desvarío separatista y más mendiga el apoyo a los antisistema de la CUP. Y es que el independentismo catalán se ha situado en la locura y fuera de la ley. Han usado el Parlamento y una minoría con ínfulas de superioridad moral para pisotear nuestra Constitución, la razón y la convivencia de los catalanes entre sí y de todos los españoles. Es inaceptable que Artur Mas haga gala de la desobediencia a la ley. No sólo es una barbaridad, sino que sitúa a Cataluña en el abismo y en el camino a ninguna parte. ¿Adónde quieren llegar con esta gran farsa? Artur Mas se ha amarrado el palo de la ruptura para salvarse él mismo. Y mientras los catalanes siguen sin tener solución a sus problemas.

¡Y un jamón!

Lazón jamónLos españoles nos hemos tomado con humor, con mucha guasa, el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los riesgos cancerígenos de las carnes procesadas. Los chistes y los comentarios jocosos inundan las redes sociales, ya sea Twitter, Facebook o WhatsApp. En Andalucía, tierra de jamón, caña de lomo y otros maravillosos embutidos, está tendencia se acentúa. La opinión es unánime: nadie va a dejar de comer estos sabrosos manjares. Y la razón es bien sencilla: las chacinas de esta tierra están certificadas, son de calidad y sanas. Estos productos cárnicos forman parte de la dieta mediterránea, que tanto reconocimiento tiene dentro de la comunidad médica y científica, y lógicamente no pueden ser el único patrón de alimentación, se recomienda un consumo moderado y equilibrado pero no por su relación con el cáncer. Además, no existe ningún informe médico que avale esta afirmación tan rotunda de la OMS por lo que es necesario tomarla con prudencia. No vaya a ser que ocurra lo mismo que con el aceite de oliva, nuestro oro líquido, que un estudio de dudosa reputación quiso poner bajo sospecha. Todo lo que no sea actuar con mesura supone alarmar innecesaria e infundadamente al consumidor y perjudicar a un sector económico andaluz que es puntero y goza de enorme prestigio internacional.

De la realidad a la ficción

Tanto eco han tenido las andanzas de Luis Bárcenas que han pasado al mundo del cómic. ‘El tesorero’ es el título de la nueva entrega de Mortadelo y Filemón. El dibujante Francisco Ibáñez ha creado una trama en la que estos dos estrambóticos agentes de la T.I.A. siguen los pasos del responsable de finanzas del Partido Papilar y su misión es encontrar el dinero desaparecido en la sede del partido en el Gobierno. La realidad se ha convertido en ficción con éxito de crítica y de ventas: a la tirada inicial de 50.000 ejemplares se ha sumado otra impresión de 40.000 más. Cuando las historias se cuentan bien, enganchan al lector. Diversión muy pegada a la triste realidad.