Pa negre (Pan negro)

Pa negre (Pan negro), un drama de la posguerra española, ha arrasado en los Goyas 2011. La cinta, dirigida por Agustí Villaronga, ha cosechado un triunfo inesperado e incontestable en la gala del cine español. Hasta nueve galardones, entre otros, a la mejor película, al mejor director, a la mejor actriz, al actor y la actriz revelación, dejando a otros favoritos como También la lluvia, de Iciar Bollaín, o Balada triste de trompeta, de Álex de la Iglesia, con premios de consolación. En menor medida Buried (Enterrado), la opera prima de Rodrigo Cortés, se ha colado en el cuadro de honor con mérito propio y tres distinciones. Apenas si había oído hablar de Pa negre, así que la mejor forma de saber si es acreedora de tanto reconocimiento será pasar por taquilla y sacar mis propias conclusiones.

Al margen de los premios, el morbo lo ponían Álex de la Iglesia y la ministra Ángeles González-Sinde, entrando juntos que no revueltos, cogidos del brazo, aparcando rencillas y sabiendo anteponer la etiqueta a las tensiones surgidas tras la aprobación de la ley antidescargas en Internet, bautizada con el nombre de la titular de Cultura. El conductor de la gala, Andréu Buenafuente, se permitió un chiste con el encontronazo del director y la ministra y lo definió como la mejor campaña de promoción de los Goyas jamás imaginada. Superada la parte protocolaria, en su discurso el todavía presidente de la Academia del Cine se reafirmó en las tesis que le han llevado a presentar su dimisión, hizo un alegato por la renovación de la industria cinematográfica y señaló que “Internet es precisamente la salvación de nuestro cine”.  (Discurso íntegro)

Flamenco universal

El ministro Ángel Gabilondo ha puesto el dardo en el centro de la diana: el flamenco es ya un patrimonio de la humanidad. Sólo nos falta recoger un reconocimiento del que somos acreedores. El flamenco es una manifestación artística que enardece al público más allá de nuestras fronteras, desde Tokio a Nueva York, una referencia universal que une pueblos y sentimientos por amor a lo jondo. O como diría el titular de Educación del Gobierno de España: “La humanidad ya siente el flamenco como un depósito de cultura, de creación, de expresión y de transmisión de una forma de concebir la realidad, y hasta como una forma de vivir“. Estamos de vigilia esperando la resolución del comité de la UNESCO que concede esta distinción en Nairobi (Kenia). La fumata blanca se conocerá hoy, o a lo más tardar mañana.

Si finalmente triunfa la apuesta de Andalucía, que ha liderado una iniciativa en la que ha embarcado al Gobierno de España y a las comunidades de Extremadura y Murcia, será un triunfo del conjunto, en general, y de la Junta de Andalucía, en particular. Pero como todo gran hito hay personajes que han trabajado en la sombra, con entrega, eficacia y solvencia, que hacen posibles los éxitos. Aparcando mi enorme amistad, voy a poner los focos sobre uno de los facedores, esperemos, del presunto éxito. Es de justicia señalar a Francisco Perujo, en su momento responsable de la Agencia Andaluza de Flamenco y desde hace unos meses director de la Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz, como impulsor y baluarte de esta candidatura del flamenco. Dejó el proyecto muy bien orientado cuando saltó a otras responsabilidades. En términos futbolísticos, Perujo ha dado una asistencia tan precisa y formidable que el delantero sólo ha tenido que empujar la pelota a puerta vacía. O dicho en jerga flamenca, él ha protagonizado todo el festival y otros se encargarán de la pataíta final.

Se consiga o no el reconocimiento de la UNESCO, se ha hecho un gran trabajo. El flamenco se merece esta alta consideración internacional, sería muy bienvenida por estos lares. Lo que abunda no daña. Si no llega, este arte seguirá siendo un patrimonio de incalculable valor y millones de fervorosos seguidores.

PD.- Dos horas después de este post, el deseo colectivo es ya una realidad. El flamenco, de hecho y de derecho, es patrimonio de la humanidad.

Mucho ruido y pocas nueces

La abolición de los toros en Cataluña ha provocado un acalorado debate entre los partidarios y detractores de la fiesta sobre si prepondera la libertad o el derecho de los animales, trufado de dardos políticos envenenados. Unos que entonan con facilidad el ‘Una, grande y libre’ han aprovechado este ocasional Pisuerga para sacar a relucir los fantasmas del ‘España se rompe’. Otros que se calan barretina y agitan la señera con histrionismo para afilar sus uñas separatistas.

Si la discusión se circunscribe al hecho concreto, las cosas serían mucho más sencillas. En Cataluña no hay afición a las corridas de toros. Basta con analizar la raquítica entrada de ayer en la Monumental de Barcelona en el primer cartel tras la controvertida medida aprobada por el Parlament para certificar el desapego del pueblo catalán hacia los festejos taurinos. Ni una tercera parte de los asientos estaban ocupados y muchos de los asistentes eran turistas. Mientras que en otros territorios de España la lidia de reses bravas constituye un espectáculo con enorme tirón, en Cataluña no engancha. Ya en Canarias, allá por 1991, la fiesta pasó a la historia y no ocurrió ningún apocalipsis. Simplemente hay artes (en este caso el de Cúchares) que no se entienden, es cuestión de gustos y educación.

Moraleja: los fanáticos de uno y otro lado están manoseando las corridas para agitar espantajos, calentando un ambiente con mercancía política de dudoso origen.

Mark Knopfler

Mark Knopfler está completando una exitosa gira por España. Badalona, Córdoba y Santiago de Compostela ya han disfrutado de la magia de su guitarra. Quedan Madrid, Bilbao y Gredos entre hoy y el sábado. A punto de cumplir los 61, va a concierto diario por la geografía española. No ha perdido ni un ápice de su fuerza ni de su creatividad. Sigue encandilando con un ritmo menos rockero pero igual de portentoso. El ex líder de la maravillosa banda Dire Straits está en la brecha. Los viejos rockeros nunca mueren.

Bon Jovi

Bon Jovi ha venido a España y la ha liado en su concierto en Rock en Rio. Como decía el cronista de El País, el festival musical tiene una “vocación irrefrenable de traspasar lo superlativo”. Bon Jovi, con su triunfo en la gala inaugural, dio buena cuenta de este objetivo de sus organizadores. Dejo un tema que lleva sonando ya varias semanas en las radiofórmulas españolas con notable éxito: We weren´t born to follow. ¡Que lo disfrutéis!

Nacionalismos insufribles

El nacionalismo, en cualquiera de sus manifestaciones, constituye una ideología fanática y miope, egocéntrica y de cortas miras, que todo lo tamiza por el filtro de lo identitario, que todo lo canaliza a través de la exclusión, que se mueve por el patrioterismo ramplón exacerbando las diferencias hasta el paroxismo. Cuando los contrastes políticos se circunscriben al ring del aldeanismo, de los alardes localistas y del ensalzamiento del terruño frente a la razón, el debate se vuelve insufrible, insoportable, de escaso nivel intelectual.

Se han montado esta semana un gran revuelo con la posible prohibición de las corridas de toros en Cataluña. El Parlamento catalán dio ayer luz verde a la iniciativa legislativa popular que, con el apoyo de 180.000 firmas, reclama la abolición de este espectáculo en la comunidad autónoma. Sus señorías recurrieron a la votación secreta, y no entiendo por qué esta reserva y falta de transparencia ante la opinión pública, cuando tan legítima es una postura como la contraria.

No soy aficionado a la tauromaquia, quede expresado de antemano, aunque tampoco hago bandera de condenarla a los libros de historia o a los museos etnográficos. Desde esta distancia objetiva comparto postulados de una y otra parte en torno a una fiesta a la que me niego a denominar nacional. Entiendo la reivindicación de los abolicionistas contra el maltrato que sufren estos bellos animales, símbolo oficioso de este país por todos los rincones del mundo, y a fuer de ser sincero, en las contadas ocasiones que he acudido a una plaza, me han sobrecogido lances extraordinariamente violentos y el ritual de la muerte de la res brava. También asiste la razón a los amantes del arte de Cúchares cuando blanden el carácter cultural de la fiesta y sostienen que sin el toro la dehesa, ecosistema típicamente ibérico, acabaría desapareciendo. No hay una verdad absoluta, ni en esto ni en casi nada. Argumentos tienen unos y otros para entablar una acalorada polémica en los meses venideros hasta que la Cámara autonómica apruebe o no esta iniciativa popular en torno a mayo.

Sin embargo, choca sobremanera la deriva política e identitaria que la caverna conservadora le ha conferido a este asunto para agitar las bajas pasiones de su parroquia y mantener a punto de ebullición la catalanofobia. Los nacionalistas catalanes (pese al carácter secreto de la votación se ha sabido que los representantes de CiU, ERC e Iniciativa per Catalunya han votado a favor del inicio del trámite parlamentario) han lanzado un señuelo en un claro intento de provocación y los sectores más reaccionarios del españolismo han entrado al trapo (preciosa expresión de raíz taurina, como otras muchas). Así, en un ligero repaso del quiosco nacional nos encontramos algunas cabeceras con enfoques incendiarios por la posible abolición de la fiesta:

Si las primeras páginas tienen su notoria carga de profundidad, en los editoriales se carga las tintas contra estos partidos catalanistas, se les demoniza hasta la extenuación por “su desafío permanente a cualquier signo de españolidad en la sociedad catalana”. Y menos mal que el PSC no los ha acompañado en este punto… Sería ya el acabose, un apocalipsis para la unidad de España o cualquier otro disparate que se le ocurriera a la prensa de derechas para poner a José Luis Rodríguez Zapatero en la picota.

Con esta astuta jugarreta, los catalanistas han puesto en evidencia al españolismo rancio, que ha saltado como un resorte ante la añagaza. Ciertos extremistas de la roja y gualda han demostrado tener menos cintura que un frigorífico, una circunstancia que aprovecharán los más radicales de la senyra (señera) para pregonar el odio del madrileñismo cañí hacia la periferia. Jugada perfecta para los más ultras de Esquerra y de Convergencia, que se estarán frontando las manos por la pifia de sus acérrimos antagonistas.

Se antoja excesivamente reduccionista, pobre y hasta patético entablar un rifirrafe identitario a cuenta de la fiesta de los toros. Con esta reacción histérica del centralismo, algunos esconden más aviesas intenciones: mantener la confrontación entre el conjunto de España y una de sus partes porque tiene buen rendimiento para aglutinar y movilizar el voto de la derecha. La defensa o el rechazo a los toros transciende la dialéctica territorial e ideológica. Hay seguidores y detractores en Cataluña y en el resto de nuestro país.

Lo que es una realidad incontestable es que el interés taurino en esa comunidad autónoma ha caído de manera sensible, sólo se llena la Monumental de Barcelona cuando torea José Tomás. Se detecta un desapego de la sociedad catalana para con la fiesta y es que desde hace tiempo en muchas localidades, especialmente en la Ciudad Condal, está prohibida actuaciones de circo con animales o el uso de palomas o conejos por parte de prestidigitadores, como recordaba esta mañana José María Martí Gómez en la Cadena Ser. Estamos, por tanto, ante una cuestión de gustos y preferencias, y estos españoles que viven en Cataluña hace tiempo que tienen otra forma de entender el uso de animales en el espectáculo (que lo pregunten a Salvador Távora y los problemas que tuvo para la representación de su Carmen). Es una convicción cada vez más extendida y como tal hay que respetarla, nos guste o no.

Sevilla, plató de cine

Sin chovinismo, Sevilla es una ciudad con encanto y enorme atractivo para el mundo del celuloide. La capital de Andalucía acoge el rodaje de Knight & Day, una cinta que estará protagonizada por Tom Cruise y Cameron Díaz (ambos coincidieron en Vanilla Sky). La producción de 20th Century Fox se extiende por el casco histórico y dejará una derrama interesante de euros (hasta 7,5 millones en varios conceptos, según datos del Ayuntamiento) por las molestias causadas, además del valor intangible de la promoción de la imagen de Sevilla.

Se han rodado ya escenas de especialistas ante la mirada atenta de los viandantes. El entorno de las plazas Nueva y de San Francisco ha albergado la filmación de una secuencia de acción donde el doble de Cruise protagoniza un espectacular salto con una motocicleta perseguido y tiroteado desde un deportivo. Los clones de Cruise y Díaz han tomado las calles mientras se produce el aterrizaje de los originales de carne y hueso, acompañados por su director, James Mangold. Los tres siguen en Boston por el retraso acumulado en el rodaje debido a las adversas condiciones meteorológicas registradas en el estado de Massachusetts. 

Knight & Day es una comedia de acción al estilo Misión: Imposible que desarrolla, en paralelo, un romance plagado de sobresaltos en los enclaves más hermosos del mundo. Las dos estrellas de Hollywood interpretan a una pareja de fugitivos que tiene una aventura fascinante y en ocasiones mortal, en donde nada ni nadie (ni siquiera ellos mismos) son lo que parecen. En medio de cambios de alianzas y traiciones inesperadas, corren alrededor del mundo, con su supervivencia en juego en última instancia, en una batalla entre la verdad frente a la confianza.

Cuando acabe el trabajo en Sevilla, el equipo de la Fox se irá con la fiesta a Cádiz. La fecha prevista para el estreno de esta cinta es el 2 de julio próximo.

La noche de Pe y el cine independiente

La gala de los Oscars ha tenido sabor a curry indio. Sin duda, la gran triunfadora de la noche ha sido la producción Slumdog Millionaire. Una cinta de cine independiente que ha roto los esquemas, ha arrasado y se ha llevado nada más y nada menos que ocho estatuíllas. Unas horas antes, unos colegas que la habían visto la noche anterior en la sesión golfa, me la pusieron por las nubes. Mensaje premonitorio del éxito del cine independiente.

En clave nacional, todos contentos con el galardón de Penélope Cruz, Oscar a la mejor actriz de reparto por la película de Woody Allen Vicky Cristina Barcelona. La fiesta patria recorre todas las ediciones digitales de los periódicos:

El País: El Oscar corona el sueño

El Mundo: “Todavía no me lo creo”

ABC: Hollywood corona a Penélope Cruz

La Vanguardia: Penélope Cruz gana el Oscar en una edición dominada por ‘Slumdog Millionaire’

El Periódico de Catalunya: ”Todavía no me lo creo, es una emoción muy fuerte”

Público: “Pesa mucho, pero no lo suelto”

Diario de Sevilla: Un Oscar para la historia

El Correo de Andalucía: Penélope Cruz, Oscar a la mejor actriz de reparto por ‘Vicky Cristina Barcelona’

(Ver todos los premiados)

Otro pelotazo

De oca a oca… Nuevo logro de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, adscrita a la Consejería de Cultura que dirige Rosa Torres. En menos de un mes han conseguido llevar esta manifestación artística y seña de identidad de nuestra tierra primero al Instituto Cervantes y ahora al Auditorio Nacional. Tanto en tan poco tiempo, derribando fronteras, abriendo horizontes, devorando desafíos, y encima lidiando en tiempos de crisis con unos presupuestos a la baja. No se puede pedir más. El director de la Agencia, Francisco Perujo, se ha apuntado otro tanto consiguiendo sustanciar una vieja aspiración de la Junta atascada desde hace años: que el Auditorio Nacional programara flamenco. No es una conquista menor, sino un paso trascendental desde el punto de vista cualitativo. Supone llevar esta disciplina a una de las mecas de la música en España. Al menos en los últimos veinte años no había ocurrido y no hay documentación anterior que certifique la presencia del flamenco en tan destacado escenario. El ritmo que ha imprimido Perujo a la gestión de la Agencia es tremendo y no ha hecho más que empezar. El objetivo es popularizar el flamenco, más si cabe, acercándolo a más gente, haciéndolo más accesible, brindando propuestas atractivas y al alcance de cualquiera. Que tiemble el mundillo, el muchacho (dicho con todo el cariño) está motivado, es incombustible, atesora brillantes ideas y posee un tesón sin límites y una voluntad de hierro. Vamos, es un Haile Gebreselassie del flamenco: no hay quien le aguante la zancada a la hora de arremangarse y ponerse a currar, y encima no pierde nunca la sonrisa y el buen humor, como el portentoso atleta etíope recordman o plusmarquista mundial de maratón (un poquito más blanquito de piel, eso sí).

PD.- Lo tengo que reconocer: Paco Perujo es mi amigo del alma, pero tan importante circunstancia no le resta un ápice a mi objetividad a la hora de escribir, de valorar un logro de este calibre o de analizar su trayectoria en la Agencia. Para celebrarlo, sin triunfalismos ni campanas repicando, un tema que sé que le gusta: Miguel Poveda, con Diego Carrasco, en la Bienal de Sevilla de 2006, interpretando Alfileres de colores. Lo vivimos en directo y cuántas veces lo hemos escuchado después  juntos, verdad, hermano.

Flamenco en el Instituto Cervantes

Lo reconozco: no puedo ser objetivo. Cuando escriba las siguientes líneas me moverá casi al mismo tiempo la razón y el corazón, pero hay realidades que incluso observándolas con el cristal de la subjetividad son incontrovertibles. No lleva Paco Perujo, amigo y hermano a carta cabal, ni cinco meses en la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, y ha conseguido ya un gran hito (amén de otros logros de gestión de menos relumbrón): llevar el flamenco al Instituto Cervantes. Hace apenas una hora, la consejera de Cultura, Rosa Torres, y la directora del Cervantes, Carmen Caffarel, han firmado un protocolo de colaboración para incorporar este arte tan andaluz al Instituto. La iniciativa tiene enorme trascendencia en la medida que supone que el flamenco, además de en los salones de actos y los escenarios, ingrese en las aulas y en las bibiotecas de este centro de la cultura española con sedes repartidas por todo el mundo. Perujo está hilvanando un plan de actuación de fomento y promoción del flamenco que dará nuevos e interesantes resultados en las próximas fechas. Tiene una cabeza priviligiada que no para de bullir ideas y proyectos de futuro. Los presupuestos para 2009 le vienen recortados por mor de la crisis de origen internacional que nos afecta a España y Andalucía. Eso no será obstáculo, ya se las ingeniará para hacer un canasto mejor que el de 2008 pese a contar con menos mimbres… El cariño no me hace perder el norte, hablo con conocimiento de causa.