Lo que no hay que hacer…

Esta crisis sin precedentes por el coronavirus es el momento de la unidad, de la solidaridad, de la responsabilidad individual y colectiva. En definitiva, de dar lo mejor de nosotros mismos como ciudadanos y como sociedad. Ahora no toca el regate corto y la búsqueda de un pírrico beneficio político. Esta consideración viene a tenor de una carta dirigida con el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por la distribución de material sanitario para hacer frente a la pandemia. Una misiva convenientemente filtrada a los medios y jaleada por el PP andaluz y que desafortunadamente no es consecuente con la excepcionalidad y la gravedad de la situación que nos está tocando vivir. No podemos perder la perspectiva en la que nos encontramos: desde la declaración del estado de alarma, la autoridad competente es el Ministerio y las decisiones se toman pensando en una dimensión nacional en colaboración con el resto de administraciones.

No se trata de que cada comunidad autónoma haga la guerra por su cuenta, sino de dar una respuesta colectiva a este desafío que afecta España (y a todo el planeta). Además, no caben ni la media verdad ni el regate corto. No se ha producido incautación, como reconoce la propia empresa (ver vídeo), sino puesta a disposición del material como exige nuestra legislación y el sentido común. Lo que está haciendo el consejero Aguirre y su equipo es justo lo contrario que exige este momento histórico. Debemos remar todos juntos y no retorcer la realidad buscando un espurio rédito político. En esta crisis o vamos todos juntos o no venceremos. Confiemos en que sólo sea un desliz pasajero del consejero y que la Junta de Andalucía se sume a la unidad de acción que exigen y se merecen todos los andaluces y los españoles.