Retroceso

Reaparece Aznar y se reconcilia con su partido. El PP está celebrando este fin de semana una convención para un supuesto rearme ideológico. Más que rearme se trata de un regreso al pasado, de un retroceso ideológico, de copiar lo que hace Vox. Sí Aznar asiente y consiente es que han vuelto al catecismo político que él elaboró, con mucho espacio de intersección con la extrema derecha. Pablo Casado, fiel alumno del ex presidente, no sólo sigue el camino que le marca su mentor, sino se mira en el espejo de Santiago Abascal. Y la gente siempre prefiere el original a la copia. Viendo los ponentes de este aquelarre conservador, y muy especialmente los económicos, ya sabemos que se abrazan a la línea dura de recortes y tijeretazos a la igualdad de oportunidades, a un liberalismo salvaje sin regulación y sin participación del Estado. El PP siempre ha sido muy de derechas pero se presentaba moderado para no asustar a los ciudadanos de centro. Ahora asustado por la irrupción de Vox, que le come el terreno, le sigue la estela, dice sin complejos y con seguidismo compartir sus postulados. A día de hoy PP y Vox son lo mismo, reacción y marcha atrás. Las dos caras de la misma moneda.