Amor fati

AMOR FATI
Antonio Cabrera

El crepitar
de unas ramas de olivo
que se queman sin prisa tras la poda,
el ímpetu del pájaro en el cielo,
su timidez en el arbusto, el áspero
zarzal y la humareda
me están pidiendo
una confirmación, su debido registro
entre lo que sucede.
Necesitan
el sí callado que he de darles
para poder hacer en su existencia
un hueco a mi existencia muda.
Comprendo que se trata
-como en el lazo entre la flor y el día-
de un destino recíproco,
de un mutuo ser en lo que es, sin más.
(Ninguna plenitud,
tampoco, aún, ninguna pérdida.)

Acepto estar aquí, y estar mirando
estas cosas sin cifra.
Acepto, juzgo, doy
al aire
el mismo aire
que me sustenta a mí.

* Antonio Cabrera, poeta gaditano afincado en la Comunidad Valenciana, sufrió hace siete meses un accidente que lo dejó tetrapléjico. Hoy podemos leer en El Mundo su primer poema tras la grave lesión: ‘Médula’. Dice el autor: “La poesía me ha salvado la vida”.