La extraña

LA EXTRAÑA
Julia Uceda

La fatiga e’sedersi senza farse notare.
Cesare Pavese, Il vino triste.

Me levanté sin que se dieran cuenta
y salí sin hacerme notar.
Había estado todo el día
entre ellos, intentando
hacerme oír,
procurando decirles
lo que me habían encargado.
Pero el recado que me dieron
no era preciso. El humo,
la música, el ruido de las risas
y de los besos —estallaban
como las rosas en el aire—,
eran más fuertes que mi voz. c
ansada
de mi trabajo inútil,
me levanté,
abrí la puerta
y salí del hermoso lugar.
desde la calle
miré por la ventana: nadie había
advertido mi ausencia.
caminé. Volví el rostro:
ninguno me seguía.