Festival consolidado

El Festival de Teatros Romanos de Andalucía ha cerrado su quinta edición y arroja un balance más que satisfactorio. Pese a esta breve trayectoria, se ha convertido en uno de los principales referentes de la oferta cultural y una cita imprescindible del verano en espacios únicos como Baelo Claudia, Málaga o Itálica. Los datos de 2017 confirman estas palabras: 25.125 espectadores frente a los 8.250 de 2013, más de 359.000 euros de recaudación frente a los 91.490 de la primera edición y 38 proyectos escénicos que han concurrido a la convocatoria pública frente a los 16 de hace cinco años. Todo un salto exponencial que contribuye al crecimiento del turismo cultural.

El programa se inauguró el 27 de junio en Málaga y se prolongó hasta el 2 de septiembre, que se cerró en Baelo, ofreciendo en total diez semanas de actividad y 67 funciones. Han participado 16 compañías, 11 de ellas son andaluzas, acogiendo ocho estrenos absolutos, lo que demuestra el interés que despierta este circuito en el sector para producir espectáculos. Además, la programación ha incluido dos espectáculos especiales a cargo del Ballet Flamenco de Andalucía y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. La edición de 2017 ha sido la del crecimiento: casi el doble de compañías participantes, 34% más de funciones, 55% más de espectadores y 60% más de recaudación respecto al año anterior. Todo ello manteniendo los precios públicos para que la cultura sea accesible de la ciudadanía.

Por tanto, estamos ante un festival que se consolida año a año, que apuesta por las industrias creativas andaluzas y que pone en valor nuestro patrimonio histórico. Este programa se ha convertido en tan sólo cinco años en atractivo adicional para el turismo y la oferta cultural en verano y un aliado importante para el desarrollo y el crecimiento.

Foto.- Aforo Libre. Un momento de Amazonas en el Teatro Romano de Málaga.