Enamórate de la ciudad que brilla

La ciudad que brilla no es otra que Medina Azahara. La traducción de su nombre árabe al español es precisamente ésa. Hoy hemos dado otro paso más para conseguir que la ciudad califal sea declarada por la Unesco en 2018 como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Junto con la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, hemos presentado la imagen de la candidatura. Es fundamental contar con una imagen potente, que nos identifique, nos posicione y que nos haga reconocibles universalmente. Un logo que irá acompañado de un lema sugerente: ‘Enamórate de Medina Azahara, la ciudad que brilla’.

La imagen representa el contorno de tres arcos de herradura entrelazados que hacen referencia a la Puerta de Yafar, uno de los lugares más representativos de este yacimiento arqueológico. Por cierto, el mayor de España (con 113 hectáreas), data del siglo X, fue mandado a construir por Abderramán III y nos aporta el testimonio excepcional de la desaparecida civilización andalusí. Desde el Gobierno de Andalucía vamos a impulsar una campaña de promoción de Medina Azahara para que en julio de 2018 consiga el reconocimiento como patrimonio de la humanidad.

Para ello, además del valor patrimonial del conjunto califal, es primordial contar con un fuerte apoyo social. Es uno de los factores que más valora la Unesco. Por esa razón, y por convicción, la Consejería de Cultura de la mano del Ayuntamiento de Córdoba pondremos en marcha un consejo social de apoyo a la candidatura. Cumplimos así con uno de los compromisos adquiridos. Será una plataforma a la que se irán uniendo todas aquellas personas, instituciones como la Universidad o entidades sociales que quieran contribuir a la difusión de este proyecto.

Una alianza social porque la candidatura de Medina Azahara no es sólo la apuesta por la conservación, la investigación y la difusión del patrimonio, que de por sí ya sería relevante. Se trata también de una oportunidad para dinamizar el turismo cultural y generar riqueza empleo para Córdoba y Andalucía. A la rica oferta de la ciudad se sumaría otro elemento más, lo que significaría un nuevo atractivo para atraer visitantes.