Descentrado

Cuando uno mismo se anima a centrarse es que antes tenía la cabeza en otra cosa o estaba distraído. O las dos cosas. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha justificado su repentina renuncia al escaño del Senado en la necesidad de centrarse en Andalucía. Esto quiere decir que en estos años que ha estado haciendo doblete, zafándose incluso de las incompatibilidades que marca su propio partido, no ha estado centrado en sus tareas de oposición en el Parlamento de Andalucía. Le ha traicionado el subconsciente en una declaración rimbombante en la que pretendía poner en valor una decisión que no es más que cumplir con su obligación. No puede vender como gesto o virtud lo que simplemente es una urgencia electoral porque las cuentas no le salen ante las autonómicas de 2019.